Ir a contenido

RECONOCIMIENTO HISTÓRICO

Barcelona aprueba dedicar una calle del Call a un rabino medieval

El ayuntamiento elimina el nombre histórico de Sant Domènec de Call, que celebraba la matanza de 300 judíos en 1391

Felipe Valenzuela

Gerardo Pisarello reunido con miembros de la comunidad judía, este martes

Gerardo Pisarello reunido con miembros de la comunidad judía, este martes / FERRAN SENDRA

El Ayuntamiento de Barcelona cambiará el nombre de la calle Sant Domènec de Call en el barrio del Call, en Ciutat Vella, como avanzó este diario el pasado miércoles. La calle recibió este nombre para conmemorar el día de 1391 en el que murieron 300 judíos en la matanza antisemita más sangrienta d ela historia de la ciudad. La calle, ubicada en el Call, el antiguo barrio judío barcelonés, llevará el nombre de Salomó Ben Adret, en honor a un rabino medieval, conocido por ser "un hombre de pactos acuerdos". "La obligación del ayuntamiento es defender una ciudad que exprese ese compromiso con la idea de diversidadpluralidad y dar visibilidad a todas esas voces que han sido calladas", ha afirmado el primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello.

El teniente de alcalde se reunió este martes con representantes de las comunidades judías, donde aprovechó para condenar el ataque al fotoperiodista Jordi Borràs, ocurrido en la tarde del pasado lunes. La propuesta de rebautizar la calle fue aprobada por el pleno del distrito de Ciutat Vella este lunes y cuenta con el informe favorable de la Ponencia de Nomenclátor, que tramitará el expediente y lo hará efectivo en los próximos meses.

Una ciudad tolerante

"Somos una ciudad de paz, lo demostramos en los atentados del 17 de agosto del año pasado. Somos una sociedad interconviccional", ha explicado el primer teniente, quien ha considerado el cambio de nombre como un "acto de reparación y reconocimiento".  "La amenaza de la intolerancia, del antisemitismo, la islamofobia e incluso de nuevas formas de fascimo en Europa están presentes", ha observado.

El pleno del distrito aprobó la propuesta de forma unánime. "La calle se llamaba así en conmemoración por unos hechos que sucedieron el cinco de agosto de 1391 [día de Santa Domingo] cuando fueron asesinados mujereshombres y niños barceloneses por solo el hecho de que eran judios", ha apuntado Jai Anguita, de la Comunitat Jueva Progessista Bet Shalom en el encuentro con Pisarello, al que también asistió la concejal del distrito, Gala Pin.

Unanimidad política positiva

El rabino David Liverson ha felicitado la "unanimidad política" de todos los grupos del consistorio para aprobar el cambio de nombre y Daniel Santillo, presidente de la Associació de Comerciants del Call, ha afirmado que es "un reconocimiento histórico que hasta ahora estaba un poco abandonado" y ha recordado que en el barrio del Call se encuentran establecimientos poco usuales en el centro de Barcelona. Anguita ha remeorado que se había pedido el cambio del nombre desde "el retorno de la democracia" y que se lo habían planteado a varios gobiernos municipales.

Anguita también ha destacado la importancia de Salomó Ben Adret como uno de los rabinos con mayor producción literaria de la ciudad. "Concilió las diferentes tendencias dentro de la comunidad judía, con convivencia y tuvo muy buena relación con la sociedad civil", ha apuntado. 

Ben Adret nació y murió en Barcelona (1235-1310). Fue discípulo del rabino de Girona conocido como Nahmánides o Bonastruc ça Porta y dirigió la escuela talmúdica de Barcelona en sustitución de su maestro. Fue también prestamista del rey Jaume I y rabino de la ciudad durante cerca de 50 años.