Ir a contenido

PLAN MUNICIPAL

Barcelona aspira a lograr la total accesibilidad en el 2026

El 91% de la red ferroviaria ya es apta para personas con discapacidad mientras el bus todavía presenta obstáculos

El consistorio ha analizado el transporte público y en breve realizará un diagnóstico de distintos equipamientos

Carlos Márquez Daniel

Ascensor en el andén de metro de Diagonal para acceder al vestíbulo de la línea 5.

Ascensor en el andén de metro de Diagonal para acceder al vestíbulo de la línea 5. / Joan Puig

Hay asuntos en los que los porcentajes resultan algo injustos con la realidad. Este es uno de esos casos. El nivel de accesibilidad al transporte público en Barcelona es más que aceptable (de los mejores del mundo), pero el escaso tanto por ciento que falta para alcanzar la plenitud esconde realidades anónimas que aunque no son conocidas ni cuantificables, sí son constantes y diarias. Es decir, que el 91% de la red ferroviaria sea apta para personas con discapacidad significa que hay un 9% de esta infraestructura que no lo es. Si una persona en silla de ruedas es usuario de esas estaciones o paradas que mantienen barreras arquitectónicas, en su caso, la accesibilidad es del 0%. De ahí que este tema no solo pueda explicarse con la estadística. Aunque sí pueda resolverse, y no solo a nivel de transporte, sino a través de un plan de ciudad que aborde todos los aspectos que afectan a la calle y el uso compartido y masivo de la vía pública.

El ayuntamiento, para tratar de reducir esa bolsa de personas que no pueden acceder al bus, al metro o al tranvía, ha realizado un diagnóstico de la situación que le ha permitido radiografiar la situación de cara a plantear mejoras y soluciones. Se han estudiado 2.451 paradas de bus, 154 estaciones de metro, 26 de tranvía, 20 de Ferrocarrils y nueve apeaderos de Renfe. Con un ambicioso objetivo: que la capital catalana, no solo el transporte público, sino también equipamientos, sea 100% accesible en el 2025. El análisis ha concluido que la situación "es buena", aunque también señala la urgencia de mejorar la accesibilidad en el transporte de superficie, resolver discontinuidades entre andenes y trenes o potenciar los sistemas acústicos de información a los usuarios.

Soluciones

En Barcelona, una de cada 10 personas tiene algún problema de movilidad. Eso son cerca de 160.000 personas, así que este quizás sea uno de los planes municipales que afecta a un mayor número de ciudadanos. Bajo ese prisma, y una vez realizado el análisis, ahora se pasará a la pantalla de elaboración de soluciones para cada anomalía detectada, lo que dará paso a la estocada final de la ejecución de las mejoras, que requerirán, como es obvio, de un partida presupuestaria, ya sea municipal o del operador de transporte afectado (TMB, Tram, FGC o Renfe/Adif).

Gemma Tarafa, comisionada de Salud del ayuntamiento, ha sido la encargada este jueves de presentar el plan de accesibilidad, que en un futuro también tiene previsto estudiar la situación en museos, cines, bibliotecas, mercados o teatros. Ha recordado que todas las medidas que se tomen a partir de ahora suponen para muchos barceloneses “la diferencia entre poder salir de casa o no poder salir”, y ha señalado que este plan es en el fondo un compromiso con “los derechos, la equidad y la justicia”. 

Donde más trabajo se prevé es en la calle, en el entorno de las paradas de bus. Una cuestión de lógica: es donde más elementos participan (terrazas, mobiliario, vehículos...) y a la vez entorpecen el camino de la anhelada accesibilidad universal