Ir a contenido

Reunión en la capital francesa

Anne Hidalgo apoya el plan de Colau para que las promotoras destinen un 30% a vivienda social

La alcaldesa de Barcelona defenderá en Naciones Unidas más competencias legislativas para frenar el aumento abusivo del precio del alquiler

Eva Cantón

Ada Colau y Anne HIdalgo, en el Ayuntamiento de París.

Ada Colau y Anne HIdalgo, en el Ayuntamiento de París. / Fernando Pérez / Efe

El plan del Ayuntamiento de Barcelona para obligar a las promotoras a reservar el 30% de las nuevas viviendas a un uso social ha recibido este miércoles el apoyo entusiasta de París, una ciudad que Ada Colau ve como una referencia en la materia.

La capital francesa aplica la medida desde el 2006 y su alcaldesa, la socialista de origen gaditano Anne Hidalgo, ha explicado que, aunque al principio tropezó con las reticencias del sector privado, ahora los promotores están satisfechos porque ha permitido avanzar en estándares de calidad y en la construcción de edificios sostenibles.

“Todo el mundo gana”, ha dicho Hidalgo a la prensa tras reunirse con Colau en el consistorio parisino, donde ambas han participado en el encuentro Fab City Summit, una red  global para impulsar la innovación digital en las grandes ciudades.

Para Colau, el ejemplo de Londres o París es “muy útil” para lograr que la inversión en vivienda esté al servicio de la población joven, la clase media y de los trabajadores de empresas que quieren instalarse en Barcelona y buscan un lugar donde vivir. “Queremos ciudades con alma que no se vacíen por procesos especulativos”, ha resaltado.

La vivienda será el tema central de la declaración que Colau llevará la próxima semana a Naciones Unidas para reclamar a los Estados más fondos y competencias que permitan a las administraciones locales regular el mercado del alquiler y mantener los precios en niveles asequibles. Una iniciativa respaldada, entre otras capitales, por París, Londres, Amsterdam, Montevideo, Montreal y Nueva York.

Además, la alcaldesa de Barcelona quiere tratar este asunto con el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dado que el marco legislativo para impedir un aumento “abusivo” de los alquileres es estatal. “Es un tema estratégico de las grandes ciudades. No solo para garantizar un derecho, sino como modelo de gestión económica sostenible. Necesitamos ciudades productivas que atraigan talento, y eso requiere una vivienda asequible”, ha justificado.

Un déficit histórico

En su opinión, España está a tiempo de corregir el “déficit histórico” que tiene respecto a otros países europeos, donde el parque público de viviendas es muy superior, y ha subrayado que no es incompatible la regulación del sector con la salud de mercado inmobiliario. “Tiene que haber unas reglas de juego, porque hasta ahora solo ganaba el sector privado”, ha insistido.

Hidalgo se ha sumado a la defensa de un mayor grado de descentralización porque, a su juicio, las políticas públicas locales, lejos de competir con el Estado, deben verse como un aliado.

”Las ciudades no son un contrapoder. Tenemos una experiencia que hay que tomar en serio y necesitamos herramientas para intervenir cuando hay tensiones en el mercado”, ha especificado. La alcaldesa de París ha anunciado, por otro lado, que pretende reforzar la regulación de los pisos ofertados en plataformas como Airbn. “El destino de París no puede ser el de Venecia, donde solo hay turistas”, ha advertido.