Ir a contenido

La movilidad urbana

El RACC cuestiona los carriles bici de doble sentido

La entidad pide vias de dirección única para las dos ruedas salvo excepciones

Óscar Hernández

Carril bici de doble sentido en Barcelona.

Carril bici de doble sentido en Barcelona. / DANNY CAMINAL

Unas 63.000 personas se desplazan cada día en bicicleta por las calles de Barcelona, que dispone de 166 kilómetros de carriles bici. Y la cifra, tanto de usuarios como de vías aptas para  las bicicletas, no deja de aumentar. Sensibilizado por este auge, el Reial Automòbil Club de Catalunya (RACC) se ha lanzado a realizar el Barómetro del ciclista urbano de Barcelona, una radiografía de la movilidad urbana más ecológica y saludable.

Entre las recomendaciones de los expertos, que han encuestado a 600 ciclistas, destacan eliminar los carriles bici de doble sentido en calzadas con tráfico en una única dirección, que son más peligrosos que los de sentido único, y mejorar los elementos de su entorno, como bordillos y postes, para evitar lesiones de los ciclistas, ya que la mayoría de accidentes que sufren estos son caídas.

Este chequeo a la bicicleta confirma que su uso no deja de aumentar. Desde el 2010, el número de viajes en bici ha crecido en un 56% y los accideB ntes con bicis implicadas lo han hecho un 110%. La extensión del Bicing, un referente de transporte sostenible, que ya ha cumplido 10 años, «ha hecho que muchas personas descubrieran este medio de transporte, favorecido por la extensión de la red de carriles bici, el clima suave de la ciudad y la creciente voluntad de moverse de una forma sana y respetuosa con el medio ambiente», subraya el estudio de la asociación de automovilistas.

El informe recoge que la ciudad dispone de 1.207 kilómetros de viales recomendados para bicicletas, en los que se incluyen los carriles bici (166 kilómetros), las calles de Zona 30 (355 kilómetros), las denominadas Calles 30 (558 kilómetros) y las vías de plataforma única (128 kilómetros) –estas últimas son aquellas en las que la acera y la calzada están al mismo nivel–.

Evitar un "sentimiento adverso"

Pese a que el Ayuntamiento no cesa de construir nuevos carriles bici en toda la ciudad, el RACC lanza algunas críticas al modelo actual. «Hay que centrarse en consolidar los carriles bici existentes, resolver las problemáticas puntuales que se han creado, antes de priorizar la extensión de la red, con el objetivo de evitar la generación de un sentimiento adverso hacia la movilidad ciclista», señalan. Entre los fallos destacan algunos problemas de congestión de vehículos a motora causa de los viales para bicis y la reducción de zonas de aparcamiento y carga y descarga «lo que provoca que algunos vehículos de detengan sobre el carril bici»

«Antes de hacer más carriles bici hay que hablar con los barrios, consultar a los vecinos y a los comerciantes, escuchar a la gente», indicó  Josep Mateu, presidente del RACC en la presentación del informe.

Los técnicos del RACC consideran que «hay que priorizar los carriles de sentido único antes que los bidireccionales, e instalar semaforización propia para los ciclistas en todos los cariles bici». Se pide que estos semáforos esten a la altura del ciclista y bien diferenciados del resto. También piden proteger los entornos de los carriles bici para evitar lesiones con el mobiliario en caso de caída». Los bordillos o los postes pueden agravar las lesiones de un ciclista. De hecho, este es el tipo de accidente más común (44%) a gran distancia del atropellamiento de peatones (19%).

La entidad llama a consolidar y mejorar los carriles existentes antes de seguir expandiendo la red

¿Cuáles son los problemas de los carriles bidireccionales? Fundamentalmente, que si se colocan en una calle del Eixample con el resto del tráfico (coches) en sentido único, los peatones cruzan sin mirar a los dos lados, lo que puede causar accidentes. El mismo problema tienen los coches y las motos en los giros al no esperar que pueda aparecer una bicicleta por el lado contrario.

«Nuestra veto a los carriles bici  bidireccionales se refiere solo a los que hay en calles de sentido único, como Urgell, pero no a los de otras vías como la calle de Marina o del paseo de Sant Joan donde, al ir por el centro de calzada y segregados, no suponen ningún problema», explican fuentes de la Fundació RACC, que ha realizado esta radiografía del ciclismo urbano. 

Reacción municipal

Fuentes del Ayuntamiento indicaron que estudiarán este informe del RACC para ver si se puede mejorar la circulación de los ciclistas. Añadieron que  «existe la voluntad de desdoblar los carriles bicis bidereccionales de mayor utiización y convertirlos en unidireccionales tal y como se ha hecho en las calles paralelas de París y Londres y de Sant Antoni Maria Claret e Indústria»

El perfil del ciclista en Barcelona según el RACC

Peril del ciclista en Barcelona según el barómetro del RACC - 01

Peril del ciclista en Barcelona según el barómetro del RACC - 02

La mitad de los ciclistas desconoce las normas

La mitad (46%) de los 600 ciclistas consultados por el RACC en su chequeo a la bicicleta admiten que no conoce la normativa de la circulación de estos vehículos en Barcelona, que determina entre otras cosas que solo se puede ir en bici en aceras de más de 4,5 metros o que de noche hay que llevar luces delante y detrás y prendas reflectantes. El casco, que no es obligatorio, solo lo lleva el 35% de los encuestados. Otros elemenos importantes que afectan a la seguridad del ciclista, y cuyo uso a normativa prohíbe, son los auriculares y el teléfono móvil. El 24% de los ciclistas lleva auriculares y el 10% usa el móvil mientras conduce..

Temas: Bicicletas