Ir a contenido

pleno municipal

Barcelona dice 'no' a prohibir la prostitución

El pleno tumba la ordenanza propuesta por el PSC

Felipe Valenzuela

Un grupo de mujeres protestan en el pleno durante la intervención de Jaume Collboni en defensa de su protesta para prohibir la prostitución, este viernes.

Un grupo de mujeres protestan en el pleno durante la intervención de Jaume Collboni en defensa de su protesta para prohibir la prostitución, este viernes. / EFE / Quique Garcia

La propuesta del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) para erradicar la prostitución y la explotación sexual en Barcelona se ha quedado en nada al no contar con los apoyos suficientes en el consistorio. Jaume Collboni ha presentado sin éxito este viernes en el pleno del Consell Municipal el proyecto de ordenanza de su partido, que ha obtenido el apoyo del Grup Demòcrata y el PPC, la abstención de Ciudadanos y el no adscrito Gerard Ardanuy y el voto en contra de Barcelona en Comú, la CUP y el desde ahora no adscrito Juanjo Puigcorbé.

Collboni, al defender la moción, ha asegurado que el 95 % de las mujeres que practican la prostitución son víctimas de la explotación sexual, están en situación ilegal y "no pueden hablar", y ha preguntado "quién las representa" a quienes defienden los intereses de las prostitutas que ejercen libremente el trabajo sexual.

Para el concejal socialista, "la tolerancia mal entendida" de quienes piden legalizar la prostitución "solo tiene como consecuencia aumentar el trafico, la explotación sexual y la esclavitud de mujeres, niños y niñas".

El edil socialista ha denunciado que la prostitución afecta a aspectos de convivencia diaria, a lo que varios partidos del consistorio se han mostrado indignados. Laura Pérez, de Barcelona en Comú, ha remarcado que la propuesta del PSC es una falta de respeto a la ciudadanía y ha afirmado que es una ordenanza destinada al fracaso. 

La CUP también se ha mostrado indignada por la propuesta socialista. La anticapitalista Maria Rovira ha denunciado que el proyecto de ordenanza no es más que violencia institucional hacia todas las trabajadoras sexuales, con la excusa de que iban a por los proxenetas y el trabajo forzado, y ha defendido la no criminalización del trabajo sexual. "Esta propuesta muestra lo poco que importan los derechos de las mujeres al grupo que la impulsa", ha afirmado Rovira.

"En el mismo saco"

María Barceló, de Ciudadanos, ha acusado a Collboni de poner a todas las trabajadoras en el "mismo saco", alegando que la ordenanza iría en contra tanto de aquellas mujeres que ejercen la prostitución de manera forzada como de las que lo hacen voluntariamente.

El Grup Municipal Demòcrata se ha mostrado a favor de la propuesta alegando que la prostitución era la cara más dura de la desigualdad de género. El partido nacionalista ha afirmado que no se puede vender la dignidad y ha comparado el trabajo sexual con la venta de sangre u órganos.

El pleno ha contado con la presencia de una veintena de mujeres que han ido a mostrar su oposición al proyecto del PSC, con camisetas en las que se podía leer 'puta feminista' y un gran cartel con el título de 'Orgull putes'. Las activistas se han llevado varias reprimendas de Laia Ortiz, moderadora del debate en ese momento, después de aplaudir y gritar tras las intervenciones de algunos grupos municipales.

A través de su perfil de Twitter, Collboni ha expresado su malestar con el equipo de Ada Colau por vetar su propuesta.

0 Comentarios
cargando