CITA ANUAL

Pride Barcelona 2018 | El Orgullo Gay suma recursos y espectacularidad para crecer

El pregón de este jueves abrirá una edición aún más reivindicativa y festiva

Edificios icónicos se iluminarán con los colores de la bandera arcoiris

Celebración del Pride Barcelona, el año pasado.

Celebración del Pride Barcelona, el año pasado. / JOAN PUIG

3
Se lee en minutos
Patricia Castán

El objetivo es hacer llegar más alto, más claro y más lejos el mensaje: un 'allmyloving' que recupere -a golpe de amor- "el orgullo del Orgullo de Barcelona". O sea, que el Pride BCN multiplique su eco reivindicativo en el marco del Día mundial del orgullo LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales, intersexuales), que se celebrará este jueves. Ese mismo día la convocatoria barcelonesa abrirá con su pregón tres días centrales de celebración con un cartel artístico muy mejorado y la promesa de más espectacularidad en la marcha central del sábado.

Con una organización más profesionalizada, la cita espera crecer hasta los 350.000 asistentes en el conjunto de actividades y aumentar su impacto económico hasta los 64 millones de euros, un 60% por encima de la anterior edición. Como explica su nuevo director, Eloi Morte, la celebración de la diversidad estrena imagen y la ambición de alcanzar un mayor impacto, habida cuenta de que la capital catalana figura entre los principales destinos LGTBI del mundo, junto con Nueva York, Tel Aviv, Copenhague, Londres y Berlín, destacan en Turisme de Barcelona, que este año ha reforzado su campaña promocional al respecto. El consorcio ha impulsado una acción con periodistas y agentes de viajesde Japón, Corea y Taiwan para que vivan en primera persona el grado de "sensibilización social" de la sociedad catalana y se reúnan con 40 empresas locales con las que colaborar en la captación turística.

Público local

Y eso que el despliegue del Pride apunta esencialmente al "público local", mientras que se calcula que un 20% de los asistentes serán viajeros, enfatiza Morte. Es también director de Acegal (la Asociación Catalana de Empresas para Gays y Lesbianas que organiza el montaje), organizadora del Pride, y que trabaja con 37 entidades del mismo ámbito para dotarlo de contenido social y actividades. La asociación -presidida ahora por Juan Julià- ha renovado equipo y ha incorporado a más empresas, lo que le permite este año ampliar agenda y previsiones.

De hecho, diversas iniciativas se engloban en el Pride desde el pasado día 23, aunque será el pregón del 28 el que dé paso a las más multitunidarias. Comenzará a las 19.00 horas en la plaza de la Universitat, abanderado por La Terremoto de Alcorcón, Sharonne y Merche Mar. Una de las novedades llegará a partir de las 21.00 horas, con la iluminación con los colores de la bandera del arcoiris de edificios conocidos, como la Casa Batlló, el Hotel W, la torre de Glòries, el centro Las Arenas y El Molino, en apoyo de sus derechos.

La actividad principal a partir de ese momento volverá a la avenida de Maria Cristina, tras dos años en el Moll de la Fusta (de menor aforo). El viernes convivirán la divertida carrera de tacones (19.00) y espectáculos de música y humor con los mejores Drags sobre el escenario. Por la noche, el cartel musical incluye a ganadoras de Eurovisión como Conchita y Loreen.

El sábado habrá tiempo para deporte matutino, con el objetivo de batir un récord de asistencia a un entreno de alto rendimiento, mientras que el punto álgido llegará por la tarde. Para evitar la banalización de la celebración y reforzar su fin reivindicativo, el desfile del sábado se identificará como "manifestación" en toda su envergadura. Además de promover la tolerancia y la igualdad del colectivo, cada año se hace hincapié en alguna problemática específica, en esta ocasión bajo el lema 'Por las personas refugidadas LGTBI'. La marcha transcurrirá desde el parque de Les Tres Xemeneies por el Paral·lel hasta Maria Cristina, donde se leerá el manifiesto 'Orgullo es acoger', en presencia de representantes políticos.

Noticias relacionadas

La tradicional caravana sumará esta vez unas 30 carrozas, más espectaculares bajo la dirección artística de Ferran Poca, y con presencia destacada del montaje de Casa Batlló, y de la compañía Music has no limits, con 60 bailarines y acróbatas sobre el escenario justo antes de la fiesta final, con más cantantes eurovisivos, 'triunfitos' (Natalia) y supervoces como la diva Rebeka Brown.