Ir a contenido

EL CALVARIO DE CADA JUNIO EN BARCELONA

Las familias sin plaza pública de P3 rechazan las asignaciones de oficio

Las plataformas de Gràcia y el Eixample denuncian que las derivan a centros concertados o fuera del barrio

Aseguran sentirse ninguneadas por el consorcio y señalan que seguirán con las movilizaciones

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Protesta de familias sin plaza pública en la plaza de Sant Jaume.

Protesta de familias sin plaza pública en la plaza de Sant Jaume. / JORDI COTRINA

La fecha estaba marcada en el calendario desde hacía semanas: el 12 de junio era el día de las listas definitivas. Las familias que se quedaron fuera de los centros públicos escogidos en primera opción -o de todas las familias- en las listas provisionales no esperaban el milagro, pero lucharon hasta el último momento. Manifestaciones, reuniones -intentos de reuniones-, declaraciones públicas... Y aseguran que lo seguirán haciendo. 19 familias de Gràcia y otras 16 de la Esquerra del Eixample han sido asignadas de oficio en escuelas concertadas, algunas confesionales, o en escuelas públicas fuera de su barrio. La decisión del Consorcio de Educación de Barcelona la conocieron este martes y las familias, movilizadas en plataformas, han decidido no aceptarla y recorrerla, para exigir a la administración "una plaza pública y laica de proximidad". Las familias del Eixample denuncian que esta falta de proximidad tiene consecuencias ''muy graves'' para los niños como el desarraigo en el barrio. Por ello, continúan movilizadas hasta tener una solución "real y global" para todas las familias afectadas por lo que consideran una falta de planificación.

Desde la Esquerra del Eixample, las familias expresan su ''malestar'' con las instituciones implicadas. Consideran que los responsables políticos han ido dilatando el asunto y posponiendo las reuniones para agotar los tempos (tempos marcados por ellos). Por ello, aseguran que se sienten ''engañadas, abandonadas e ignoradas''. Consideran que la administración solo les ha dado la opción ''de hipotecar el tiempo de la familia'' para llevar a los niños fuera del barrio o no escolarizarlos. En una primera reunión les ofrecieron la opción de matricular a sus hijos en el distrito de Sants-Montjuïc, o en la escuela Jacint Verdaguer del Poble Sec o en la Francesc Macià, en la plaza de Espanya, en el barrio de Hostafrancs.

En esa misma línea se ha pronunciado la plataforma de familias de Gràcia, que siguen movilizadas para rechazar esta asignación de oficio.

Barrios complicados

En cuanto a las familias afectadas en el distrito del Guinardó, denuncian que hay unas 50 niños que no han podido entrar en la escuela elegida en primera opción. En una carta dirigida a la gerente del Consorcio, las familias de esta zona de Barcelona critican que todos los niños podrán ir a una escuela del distrito pero que esto no significa que sea de proximidad porque la orografía del barrio y los medios de transporte público dificultan el desplazamiento, sobre todo en el barrio de Font d'en Fargues.

Además, estas familias consideran que las escuelas que deben acoger a los niños que no tienen plaza en la primera escuela solicitada, el Baix Guinardó, son escuelas con baja demanda -y por ello, plazas vacantes- "porque los proyectos educativos no son interesantes". Por ello, proponen medidas para que en un futuro próximo puedan tener demanda, como es la inclusión en el programa Magnet. Proponen también la apertura de una escuela nueva en esta zona del distrito.