Ir a contenido

SECTOR ECONÓMICO

Un turismo menos rentable regresa a Barcelona

Hoteleros y comerciantes mantienen que la facturación foránea aún cae entre un 10 y un 30%

El aeropuerto gana viajeros, pero los volúmenes no se corresponden con los ingresos

PATRICIA CASTÁN

Turistas ante la Sagrada Família.

Turistas ante la Sagrada Família. / CARLOS MONTAÑÉS

Un paseo por el centro puede llevar a pensar que la situación turística de Barcelona se ha normalizado. Eso, si por normal se entiende el ligero crecimiento previo al triple combinado –doliente para el sector- del atentado de la Rambla, los brotes turismofóbicos y la inestabilidad política- que llevó a varios meses a la baja. Los turistas vuelven a tomar las calles del Gòtic y los iconos visitables. Pero las cifras no sustentan la vuelta a la calma en lo referente a la rentabilidad que genera este motor económico. Los sectores más vinculados al turismo lo tienen claro: el viajero gasta menos y genera menos ingresos.

Todos esperaban a la primavera y a que las aguas políticas se calmasen (las movilizaciones y conflictos en la calle fueron vistos en todo el mundo) para evaluar el estado de la cuestión. Y el presidente de la Associació del Passeig de Gràcia, Luis Sans, ha sido el primero, en la gala anual que celebraron el pasado miércoles, en poner el dedo en la llaga: la facturación ha caído en ese eje de oro en torno a un 15%. "El ayuntamiento dice que no baja el turismo, pero lo que constatamos es que es un turismo de menor poder adquisitivo". Con ese mensaje, reiteró la reivindicación de una promoción turística "extra" como "corresponde tras una situación de crisis" y sin esperar que todo se normalice por inercia.

Secunda su teoría Gabriel Jené, de Barcelona Oberta, la plataforma que integra a todos los ejes céntricos y turísticos, y que sitúa entre un 10% y un 30% la caída de ingresos, según la zona. "El descenso de la calidad del turista y del gasto es claro, y no solo en la zona de lujo". Para muestra, los casos del Born y Barna Centre, en pleno meollo.

¿Por qué el ayuntamiento insiste en que el turismo se ha recuperado y no precisa de inyecciones promocionales especiales? Apuntalan esa tesis sobre todo en el incremento de viajeros en el aeropuerto de El Prat. Un hecho incontestable, con un aumento del 6% solo en el mes de mayo, y del 5% en abril, tanto en viajeros nacionales como internacionales.

Evolución dispar

Comercio, restauración y hoteleros coinciden en que el primer trimestre fue de caídas. La afluencia de viajeros en hoteles bajó entre el 5% y el 12% los tres primeros meses, la pernoctaciones hasta un 10,3% y la ocupación algo más del 5% en los últimos meses. Abril es el primer mes que recupera las cifras del 2017 en teórico número de alojados. Pero no sucede lo mismo con la ocupación ni, sobre todo, con la facturación. Porque para mantener el tirón el alojamiento ha tenido que aplicar evidentes rebajas, como admite el director del Gremi d’Hotels, Manel Casals, quien afirma que en mayo la facturación interanual bajó un 15% (similar a los dos meses previos). "El verano se prevé en la misma línea", vistas las reservas.

Como los comerciantes, mantiene que el viajero de más nivel de consumo "elige de momento otros destinos". Por el contrario, llegan muchos atraídos por precios bajos y por la "gran oferta todavía de pisos turísticos ilegales", apunta. "Fomentar un turismo sostenible no es cuestión de cantidad sino de calidad", defiende la patronal. E insisten en que no están hablando solo del bajón del turismo vacacional del segmento alto, sino en especial del de negocios o incentivos. De convenciones de pequeño y mediano formato que habitualmente se desarrollan en hoteles y luego consumen otros servicios.

Hay que diferenciarlo de los congresos y ferias, que siguen batiendo récords porque se contratan (y pagan) con mucha antelación. Esta idea la reiteran algunos empresarios de restauración de media y alta gama. "Hemos dejado de responder 20 peticiones de información de cenas de grupos e incentivos al día a no recibir esa cantidad ni en un mes", dice uno de los conocidos operadores, que quiere mantener el anonimato, pero segura que sus reservas de grupo han caído un 80%. En el día a día, la situación es menos grave que en el primer trimestre, pero en ese segmento aún se habla de descensos de clientes "del 20% pero de tíquet medio del 30%", es decir que el comensal extranjero que llega viene con presupuesto menos holgado. Números que, si se prolongan son suponen pérdidas y menos empleo, se queja otro empresario con varios locales.

El Gremi de Restauració mantiene que tras un inicio de año "terrible" la situación empieza a normalizarse. Aunque los restaurantes céntricos, con más público foráneo y que trabajan con grupos son los que aún no remontan.

Promoción en internet

En algún caso, no ayuda la coincidencia poco acertada de factores. Como el Born, donde a la caída turística se ha sumado una intervención urbanística que complica el acceso a sus calles y se salda con descensos de ventas de hasta el 40% en algún comercio, se queja su presidenta, Marga Domingo. 

El ayuntamiento mantiene su política de no incrementar la dotación habitual en promoción turística -moderada de por sí-, más allá de campañas innovadoras pero de bajo prespuesto para difundir la "reputación internacional de Barcelona". La segunda acción del año comienza ahora centrada en el diseño (Barcelona Design Week) y la música (Sonar), con 115.000 euros a invertir en 300 medios 'online' de todo el mundo.