Ir a contenido

FELINO TROTAMUNDOS

El lince Litio ya ha sido trasladado de Barcelona a Andalucía

Los Agents Rurals capturaron el miércoles al animal en Santa Coloma de Cervelló y ahora será liberado en su hábitat natural

Se descarta su reintroducción en Catalunya porque hacen falta 25.000 hectáreas para poder liberar un mínimo de 100 ejemplares

Carlos Márquez Daniel

Capturado Litio, el lince ibérico detectado en el área metropolitana de Barcelona. / DEPARTAMENT DE TERRITORI I SOSTENIBILITAT

Decía Pujol que es catalán todo el que vive y trabaja en Catalunya. No será el caso del lince Litio, el Marco Polo de los felinos, que tras ser atrapado el miércoles en Santa Coloma de Cervelló, a nada de Barcelona, ya ha sido trasladado a su lugar de origen, Andalucía. Será reintroducido en su hábitat natural en las próximas semanas, seguramente Doñana, o el sur de Portugal. La opción catalana ni se ha planteado ni es viable, pero no se descarta, más bien se espera, que el animal vuelva a iniciar un largo viaje hasta quién sabe dónde.

Litio, tras ser capturado en Santa Coloma de Cervelló / AGENTS RURALS

Los detalles sobre el presente y futuro de Litio se han dado a conocer este jueves en rueda de prensa. Falta por desvelar el pasado, estos dos años en los que Litio ha viajado por toda España sin que nadie diera cuenta de él. Solo los conejos que se ha ido zampando habrían podido dar testimonio de su presencia. Miguel Ángel Simón, director del programa Iberlince, ha sido generoso al no descartar de raíz que Catalunya sea rica en linces. Súbita e inesperada, la pasión de muchos por mantener a Litio en el lugar donde ha sido apresado. Ha quedado claro, de su extensa y clara explicación, que es algo que no está previsto y que, por ahora tampoco es muy viable. Por varias razones. Primero, porque son necesarias "zonas de contacto", es decir, que las distintas colonias de lince deben poder comunicarse. Complicado, si se tiene en cuenta que los compadres de Litio están en Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Portugal. Y segundo, porque son necesarias un mínimo de 25.000 hectáreas para poder introducir unos 100 ejemplares.

Chequeo y al campo

El biólogo especialista en mamíferos del servicio de Fauna i Flora de la Generalitat Santi Palazón ha sido el hacedor de decepciones: "Ahora está descartado". Para que eso sucediera, que no está en la mente de nadie, harían falta "muchos años de estudios".  Litio, nacido en el 2014 en un centro de cría en cautividad de Huelva, fue trasladado el miércoles al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Granada, donde está pasando un exhaustivo chequeo médico que, por ahora, ha certificado que el tipo está en un buen estado de forma. Pesa 14 kilos, parece que se ha alimentado bien y se está a la espera de los resultados del análisis de sangre para descartar cualquier enfermedad infecciosa. Cuando tenga el ‘ok’ de los doctores, podrá salir al campo de nuevo. Se le colocará, eso sí, un GPS de los buenos, no como el que llevaba, con un alcance de unas pocas decenas de kilómetros.

La revisión médica del felino. Por el momento, todo bien / AGENTS RURALS

Simón ha definido a Litio como "un culillo inquieto" y ha explicado que cada año se realiza un censo y que estaban a punto de darlo por fallecido. Pero no. "No estaba muerto, estaba de parranda", ha regalado, en voz baja. Ha detallado que los linces suelen moverse en espacios mucho más reducidos. Hay tres tipos. Los que no pasan de los 30 o 40 kilómetro, otros "más exploradores" que buscan nuevas áreas a 100 kilómetros de distancia y los linces "Marco Polo", entre los que Litio es por ahora el campeón. Alguno había llegado a Burgos, otro al norte de Lisboa, pero ninguno había sido capaz, sin que nadie le viera,  de ir tan lejos. Si hubiera ido en autobús de línea, a Litio le habrían salido 1.200 kilómetros entre Faro (Portugal) y Barcelona. Teniendo en cuenta que avanzar por la estepa es mucho más complicado, al aventurero felino le habrán salido muchos más.

"Un gato grande"

Ciara Escoda, técnica del Ayuntamiento de Santa Coloma de Cervelló, ha explicado que en el lince fue hallado en una finca privada de cerezos. Un par de días antes del primer avistamiento, un vecino advirtió de la presencia del animal. También semanas atrás, un cazador aseguró haber visto "un gato muy grande" que bien podría ser Litio en una de sus incursiones. No se sabe si llevaba días o semanas en el área metropolitana, pero sí parece que saltar el eje del Llobregat fue demasiada cosa para él, que iba tirando con los conejos que cazaba entre la finca (de secano, perfecta para la reproducción del pequeño mamífero de orejas grandes y largos dientes) y la montaña. Todo, muy cerca de la conocida Colonia Güell, la obra de Antoni Gaudí, otro ejemplar único.

Los otros felinos aventureros

Litio es el lince ibérico que más se ha alejado de su lugar de origen, pero no es el único aventurero de su especie. Los responsables del programa Iberlince, gracias al seguimiento de muchos de los ejemplares de este esbelto felino, han podido certificar otras excursiones de aúpa. Miguel Ángel Simón ha recordado este jueves que este animal puede recorrer en una noche más de 40 kilómetros, aunque no es habitual que se aleje en exceso del lugar en el que termina por establecerse.

En mayo del 2017, el lince Mundo, que había nacido en estado salvaje en el área de Doñana-Aljarafe, fue localizado a 170 kilómetros de distancia, concretamente en el término municipal de Serpa, en Portugal. Con este viaje se pudo comprobar la conexión efectiva entre dos poblaciones salvajes de lince ibérico en la Península, con la existencia de un corredor natural entre los dos países. Caribou (2010), Hongo (2013) y Kentaro (2015) también se dieron un atracón de kilómetros en busca de un nuevo hogar. Caribou tenía hasta la fecha el mayor registro, con un viaje entre el Parque Natural del Valle del Guadiana  y los Montes de Toledo. Litio ha pulverizado todos los registros con su paseo entre Faro y Barcelona (1.200 kilómetros en coche). Todas estas travesías son muy valiosas para los técnicos del programa Iberlince, ya que, una vez conocida la ruta del felino, pueden trazar nuevas áreas en las que establecer poblaciones de esta especie en riesgo de extinción.