31 may 2020

Ir a contenido

Temporada de baños

Playas de Barcelona: menos chiringuitos, parasoles y hamacas para evitar la saturación

El proyecto del ayuntamiento ha reducido ya la presencia de sombrillas en un 75%

A partir del 1 de junio los chiringuitos deberán utlizar vasos reutilizables

Felipe Valenzuela

Playa de la Barceloneta, 16 de julio. 

Playa de la Barceloneta, 16 de julio.  / ELISENSA PONS

Las playas de Barcelona tendrán menos chiringuitos, hamacas y sombrillas para evitar la saturación de estos espacios. Estas medidas, junto con la obligación de utilizar vasos reutilizables en los locales y la apuesta por los valores naturales del litoral barcelonés forman parte del plan de acción para la temporada de baños de Barcelona que el comisionado de Ecología Frederic Ximeno ha presentado este jueves, que incluye 77 iniciativas, entre ellas un aumento del 5% de la presencia de Guardia Urbana a partir del 29 de mayo, que incrementará el control de "actividades lucrativas" sin permiso. 

"Somos conscientes de que se tratan de playas urbanas, pero al igual que son espacios de ocio también son zonas naturales frágiles", ha explicado el comisionado. El Pla d'Acció de Platges 2018 se implantará durante la temporada alta de baño (26 de mayo - 16 septiembre), para controlar a tiempo los altos niveles de presencia en las playas. De acuerdo con datos del ayuntamiento, las playas de Sant Sebastià Sant Miquel son de las más ocupadas, con una media de 10.944 visitantes por dia en 2016. Las playas de la Barceloneta y de Llevant están al límite, con 2.806 y 3.390.

Para evitar la sobreocupación del espacio, la playa debería ofrecer 8 metros cuadrados de arena por persona, y por debajo de 4 metros se consideraría saturada. En las playas de Sant Sebastià y Sant Miquel solo quedan 3,16 metros cuadrados por usuario; en la playa de la Barceloneta, 6,90 metros cuadrados y en la de Llevant, 4,95 metros cuadrados.

Espacios naturales con menos chiringuitos

Ximeno ha recalcado la importancia de cambiar la perspectiva que se tiene sobre las playas como espacios dedicados al ocio, y comenzar a verlas también como zonas de espacio natural. Por ello este año se instalarán nuevas señalizaciones que expliquen el ecosistema marino de cada área y una guía de prácticas para evitar la introducción de residuos en el mar. 

Otro de los elementos a proteger es la colonia de cormoranes moñudos en la playa del Bogatell, donde se instalarán boyas para garantizar la presencia de esta ave marina, que formó un dormidero en la isla artificial del espigón hasta que la presencia de bañistas la ahuyentó. Otra novedad importante es el uso de vasos reutilizables en los chiringuitos. A partir del 1 de junio todos los emplazamientos con licencia del ayuntamiento deberán comenzar a servir con estos vasos para prevenir la creación de residuos.

Este año se reducirá la presencia de chiringuitos en un 25% (de 20 a 15), de parasoles en un 75% (han pasado de 2.300 a 575) y de hamacas en un 50% (de 2.300 a 1.150). El espacio para perros en la playa de Llevant se mantiene con un aforo de 100 animales debidamente identificados. En cuanto a la accesibilidad para personas con movilidad reducida, el servicio de apoyo al baño, con vestidores, grúa, parasoles y chalecolas salvavidas, se extenderá, a partir del 1 de junio, a cuatro playas: Llevant, Barceloneta, Nova Icària y zona de baños del Fòrum. El ayuntamiento aumenta el número de papeleras a 274 para todas las temporadas e implanta un sistema de limpieza diario entre el 1 de junio y el 30 de septiembre, con 26 equipos de trabajo formados por 43 operativos.

Agua entre excelente y buena

"El agua de las playas de Barcelona es excelente", ha afirmado el comisionado Ximeno. Dos playas, Barceloneta y Nova Icària, han perdido este año la distinción de la bandera azul, que concede a nivel europeo la Fundación de Educación Ambiental y la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor. 

En estas dos playas, además de la del Somorrostro, "el nivel del agua se quedó en buena, muy cercana a excelente eso sí", apuntaba Ximeno. Para que la calificación de la calidad del agua baje basta con un temporal que arrastre materiales. Los años 2014 y 2017 fueron muy lluviosos. "Y lamentablemente, para otorgar las banderas azules se observan los datos de cada cuatro años. El 82% fue excelente, el 5% fue buena pero el 7% restante no lo fue tanto", concluye el comisionado.

Este año los ciudadanos podrán tener información del estado en tiempo real del estado de las playas en la web del Ayuntamiento y de las aplicaciones iBeach, platgesCat y Infoplatges.