Ir a contenido

Colau anula una subvención del gobierno de CiU al archivo de Paul Preston

El consistorio considera que la ayuda se dio para tareas que carecen de "interés municipal" y recupera 60.000 euros

En el convenio, firmado por Antoni Vives, incluía el traslado de los fondos del historiador al Monasterio de Poblet

J. G. Albalat

El abad de Poblet, Josep Alegre, el alcalde Xavier Trias, Paul Preston y Antoni Vives, durante el acto en que se ratificó la cesión del archivo del historiador.

El abad de Poblet, Josep Alegre, el alcalde Xavier Trias, Paul Preston y Antoni Vives, durante el acto en que se ratificó la cesión del archivo del historiador. / JULIO CARBÓ

El Ayuntamiento de Barcelona ha anulado parte de una subvención otorgada en el 2014 por el equipo de gobierno de CiU que estaba vinculada a la donación y traslado de material del archivo del historiador Paul Preston al Monasterio de Poblet. El motivo, las sospechas en torno a esta iniciativa y la falta de "interés municipal" sobre su finalidad. El consistorio ha conseguido recuperar 60.000 euros de los 120.000 que se entregaron a la Universitat de Barcelona, con la que se firmó el convenio. "¿Qué tiene que ver Barcelona con el Monasterio de Poblet?”, se preguntan las fuentes municipales consultadas por EL PERIÓDICO. Esta anomalía ha sido detectada a partir de una denuncia presentada en la Oficina para la Transparència y les Bones Práctiques.

La operación fue diseñada por el que era durante el gobierno municipal de CiU teniente de alcalde de Urbanismo: Antoni Vives. El 26 de mayo del 2014, el Institut de Paisatge Urbà i Qualitat de Vida (IMPU), entonces presidido por Vives, firmó un convenio con la Universitat de Barcelona relacionado con la donación de los archivos de Preston. El acuerdo establecía una financiación de 120.000 euros para una serie de trabajos que el centro docente se comprometía a realizar ese mismo año y en el 2015. Entre estas tareas se encontraba una sobre el traslado de fondo Preston a la Abadía de Poblet. En ningún momento, según fuentes municipales, se mencionaba ese traslado, ni se justificaba el interés municipal para hacerlo.

Vives, que al margen de este asunto está siendo investigado por el 'caso 3%' de donaciones irregulares a CDC, fue uno de los impulsores del traslado de los fondos de Preston a Poblet. El 20 de abril del 2015, en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, el historiador y el abad del monasterio formalizaron ante notario la donación de la biblioteca y el archivo del profesor. Uno de los testigos fue, precisamente, Antoni Vives. El teniente de alcalde escribió entonces en un diario: "El legado es consecuencia de la voluntad de Preston y de las gestiones hechas por el Ayuntamiento de Barcelona, y permitirá que el profesor se asegure de que sus papeles, producto de 50 años de investigaciones, estarán al alcance de los investigadores catalanes y españoles".

Dinero destino a Londres

La documentación justificativa entregada por la Universitat de Barcelona al ayuntamiento, a petición de este, desglosa los 120.000 euros en dos partidas concretas. 30.788 euros (25,6%) corresponden a gastos de la "ruta modernista, exposición y reparación del Pabellón de la República" (una de las tareas previstas en el convenio). El resto, 89.221,89 euros (74,4%), se destinó a tareas ligadas al fondo Preston. De este importe, 60.000 euros se otorgaron a la CBC-London School of Economics, donde ha sido profesor el historiador, para hacer los protocolos y el traslado del archivo al Monasterio de Poblet. Según el consistorio, este desembolso no está justificado y se hizo sin el permiso del ayuntamiento. De ahí que el actual gerente de Paisatge Urbà dictara una resolución que acordara el reintegro parcial de la subvención otorgada a la Universitat de Barcelona. Este centro docente devolvió a finales del 2017 los 60.000 que recibió más 6.548 por intereses de demora, tras haberse rechazado las alegaciones que presentó durante la tramitación del expediente

No es la primera vez que la London School of Economics aparece en la trayectoria de Vives. A finales del 2015, el Ayuntamiento de Barcelona decidió anular la celebración de unos cursos de élite para la cúpula de Urbanismo que el exteniente de alcalde contrató como responsable de esta área y que organizaba la LSE. El gobierno de Xavier Trias firmó el contrato solo tres meses antes de las elecciones. El programa estaba presupuestado en 332.000 euros. El actual ejecutivo municipal lo anuló al estimar que el curso no era "ni de interés, ni adecuado".

El curso, especialmente diseñado para la ocasión, se titulaba 'Global trends, local impacts (Tendencias globales, impactos locales) y analizaba los retos de las urbes en cuestiones como la movilidad, la vivienda o la sostenibilidad. Cuando se anuló el contrato ya se había hecho parte del seminario y faltaba otra que tenía un coste de 112.175, que no se realizó.

126 investigaciones de la Oficina de Transparència

La Oficina de Transparència i les Bones Pràctiques del Ayuntamiento de Barcelona investigó durante el 2017 un total de 126 denuncias recibidas a través de la Bústia Ética y se está pendiente de valorar la viabilidad de otras 126, según el balance de este servicio que ha sido presentado este viernes. Este departamento se puso en marcha en noviembre del 2015 con el objetivo de mejorar y reforzar los servicios fiscalizadores existentes y crear una estructura de control de gestión, auditoría y análisis de todos los órganos municipales.

Una de las primeras acciones de esta oficina fue poner en funcionamiento, en diciembre del 2015, el portal de transparencia. Durante dos años ha recibido alrededor de 14.000 visitas mensuales de media, que representa un 5% del total de las entradas en la página de internet del Ayuntamiento de Barcelona. También se han registrado 275 peticiones de información pública. Solo en 13 casos se ha desestimado la petición. Las temáticas sobre las que se solicita información son variadas, pero se aprecia más interés por la contratación pública, expedientes de servicios sociales, licencias de obras y actividades y temas de urbanismo.

Este departamento, además, ha realizado seis auditorías de diferentes ámbitos municipales y 11 informes. La labor de transparencia del consistorio barcelonés ha estado avalada por el Sindic de Greuges de Catalunya, la Universitat Autónoma de Barcelona y de la organización Transparencia Internacional.

0 Comentarios
cargando