Ir a contenido

Movilidad

Uno de cada cuatro motoristas de BCN sufrió un accidente en el 2017

Aunque las motos representan el 14,7% de la circulación total, concentran prácticamente el 30% de los incidentes

El RACC propone que las motos circulen por el arcén en los accesos a la capital catalana

El Periódico

Una moto accidentada cerca de la plaza de Tetuan. / GUILLEM SÀNCHEZ / ACN

Una moto accidentada cerca de la plaza de Tetuan.
Motos en Barcelona.

/

Uno de cada cuatro motoristas que circula por Barcelona ha sufrido un accidente en el último año. Lo recoge el estudio del RACC  'Desplazamiento en motocicleta en los accesos de Barcelona' que constata, además, un aumento significativo de las personas que diariamente se desplazan hasta la capital catalana en moto: desde el 2008, el número de motoristas se ha disparado un 41%.

El informe apunta que el riesgo de sufrir un accidente grave o mortal que asumen las personas que deciden desplazarse desde el ámbito metropolitano hasta Barcelona sobre dos ruedas es cinco veces mayor al que incurren los conductores de turismos.

De hecho, aunque las motos representan el 14,7% de la circulación total, concentran prácticamente el 30% de los accidentes, porcentaje que asciende hasta el 41,2% si se pone el foco en los accidentes graves o mortales.

Algunos de estos accidentes son fruto de movimientos de riesgo que hacen los propios motoristas para sortear el tráfico en hora punta, por lo que el RACC pone sobre la mesa la posibilidad de que, cuando haya mucho tráfico, se disponga un carril exclusivo para las motos, y para ver si funciona o no apuesta por una prueba piloto. La compañía propone que se estudie la habilitación de los arcenes en algunas vías de acceso a la ciudad, como en la Diagonal, para que las motos puedan circular por ellos cuando haya mucha congestión de tráfico. 

La seguridad del motorista

El director de la Fundació RACC, Lluís Puerto, ha detallado que este carril, que aprovecharía los arcenes, deberá cumplir una serie de requisitos: estar ubicado en vías suficientemente anchas para garantizar la seguridad del motorista, estar bien señalizado, tener límite de velocidad y obligar a los conductores a ir en fila.

Esto excluiría a las rondas de Barcelona, que son la vía de acceso de la mitad de los 37.000 motoristas que cada mañana se desplazan hasta la ciudad, la mayor parte de ellos por motivos laborales.

"Lo de usar el arcén ya se hace en muchos puntos, se trata de regularlo", ha sostenido el presidente del RACC, Josep Mateu, que ha subrayado que la alta siniestralidad en motoristas obliga a tomar medida para aumentar su seguridad.

En esta línea, otra de las recomendaciones que hace la entidad es debatir sobre la alcoholemia 0 para motoristas, una iniciativa que el estudio recoge que verían con buenos ojos casi la mitad de los conductores de este tipo de vehículos, que consideran que ayudaría a prevenir accidentes.

"Los exámenes forenses que se hacen a los muertos en accidentes de tráfico desprenden que el 40 % tenían alcohol en sangre", ha destacado Puerto.

Conciencia de la fragilidad

Además de estas acciones concretas, el RACC defiende que hay que incidir en la concienciación de los motoristas para que sean conscientes de su vulnerabilidad y tomen precauciones, como extremar la concentración mientras conducen o usar ropa y complementos protectores.

También considera que debería haber un curso obligatorio de conducción de motos para usuarios procedentes del permiso B+3 y se deberían promover los cursos de conducción segura y perfeccionamiento para los motoristas.

Temas: Motos