Ir a contenido

CITY NATURA CHALLENGE

La vida animal de BCN

Una competición reta a más de 70 ciudades de todo el mundo a explorar su flora y fauna

BCN se vuelca durante cuatro días en descubrir sorpresas entre su biodiversidad

Valentina Raffio

Participantes de la Biomaratón marina, gestionada por el proyecto Anèl·lides

Participantes de la Biomaratón marina, gestionada por el proyecto Anèl·lides / ALVARO MONGE

Poco a poco, Barcelona se ha convertido en sinónimo de masificación y contaminación. Por eso mismo son muchos los que creen que la ciudad, más allá de sus habitantes, alguna paloma y las ratas del metro, carece por completo de vida animal. Este fin de semana, la capital catalana lucha para desmentir este mito compitiendo con otras 70 ciudades en la City Nature Challenge, una competición entre metrópolis para demostrar quién tiene más biodiversidad. Desde el viernes hasta el próximo lunes, equipos de voluntarios tomarán las calles armados de cámara fotográfica para capturar todas las especies con las que convivimos, subirlas a la web y demostrar ‘la vida’ de las ciudades.

Mariposas en el parque Güell

Para hacer frente al reto, en Barcelona y su área metropolitana se han organizado más de treinta actividades guiadas por expertos para localizar, identificar y fotografiar fauna y flora. Durante la mañana del sábado, el Aula ambiental Bosc Turull y el Observatorio de mariposas urbanas uBMS han organizado una actividad para observar la biodiversidad en las cercanías del parque Güell. En unas pocas horas, los espacios verdes -que tan solo parecían hospedar turistas- se han empezado a llenar de mariposas de variopintos colores. Y no, no fue cuestión de suerte o magia: lo que cambió fue la mirada.

Cristina Sanagustín, participante en la actividad, añade: “Muchas personas creen que para ver un poco de biodiversidad hace falta alejarse mucho de la congestión de las ciudades. El problema es que muchas veces no sabemos buscarla o incluso si las tenemos delante, no somos capaces de verla”. Para aquellos que quieran descubrir un nuevo mundo sin alejarse de casa, Cristina aconseja: “En mi caso para encontrar mariposas suelo alejarme de los caminos marcados y me adentro en el bosque. ¡Es un nuevo mundo!”. En este mismo sentido, Aïda Martínez, también voluntaria de la Biomaratón, añade: “Hasta que no me interesé en la ornitología no tenía ni idea de la cantidad de especies de pájaros que hay en la ciudad. Es impresionante hasta que punto aprender y concienciarte te permite redescubrir tu entorno”.

Vida bajo el mar

El mismo sábado, mientras que en el parque Güell se buscaban mariposas, las playas de Barceloneta y Somorrostro se convirtieron en escenario para explorar la vida bajo el mar. De la mano de Anèl·lides, proyecto de educación ambiental impulsado para explorar el mar de la ciudad, los voluntarios de la Biomaratón han explorado la costa con una nueva mirada. Tan solo han hecho falta un par de horas para que, entre los 15 participantes en la actividad, se identificaran unas 30 especies diferentes de animales y más de 300 observaciones.

Andrea Comaposada García, cofundadora de Anèl·lides, explica: “La biodiversidad de Barcelona está bastante mejor de lo que pensamos. Aún así, para muchos sigue existiendo el falso mito de que en las playas de la ciudad no hay vida. Esto es algo que llevamos arrastrando desde el siglo XIX, cuando esta zona de la Barceloneta era un vertedero. Si fomentamos la idea de que ‘no hay vida’ en nuestras playas será mucho más difícil que aprendamos a respetar el medio en el que vivimos”.

Observar, conocer, proteger

Una de las participantes de la Biomaratón marina, Ester Monsonís Ferrer, explica: “Antes de hoy no tenía ni idea de que en estas playas había tanta vida. Es increíble que haya gente que se vaya tan lejos a buscar un poco de biodiversidad cuando aquí al lado tenemos ejemplares preciosos”. En el caso de Ester, ella misma reconoce que la experiencia de la Biomaratón ha marcado un antes y un después en su visión de la ciudad: “Ahora que sé lo que hay en las aguas de Barcelona creo que empezaré a concienciar a mi familia y amigos de la importancia de no contaminar nuestro entorno”.

Nuria Aparicio Camín, estudiante del máster en Biodiversidad de la UB y participante en la actividad, explica que para ella la Biomaratón marina se convertirá en el tema principal de su trabajo de fin de máster. Mediante los datos que se recojan en estos días, analizará el nivel de biodiversidad de las playas de Barcelona para conocer el estado de salud ambiental de la ciudad. Sobre este aspecto, la estudiante reflexiona: “Es realmente sorprendente la biodiversidad que tenemos. Cuando hemos buceado hemos visto muchísimas especies, pero también muchísima basura. Por eso creo que la gente debería sensibilizarse mucho más con el medio ambiente. Si a ti no te gusta que te echen la basura encima, pues tampoco es justo que lo hagamos con el mar”.

Judit Echevarria, colaboradora de la asociación Anel·lides, reflexiona: “En Barcelona la gente viene a la playa y piensa que solo es un poco de arena, agua y cuatro rocas. Pero cuando te sumerges parece que entres en un mundo paralelo lleno de especies que jamás te imaginarías encontrar. La gente paga para ir a lugares como Costa Rica para poder observar especies marinas, pero muchos no se dan cuenta de que lo que hay aquí mismo es increíble”.

Intensa participación y reñida hasta el final

A falta de pocas horas para que termine el segundo día de la competición, el City Nature Challenge ya ha registrado más de 9 millones de observaciones, 160.000 especies y 750 mil participantes a escala global. Según la página web oficial de la iniciativa (citynaturechallenge.org), San Francisco, San Diego y Hong Kong lideran la competición tanto en número en observaciones, como en especies y participantes.

A nivel español, a falta de que se actualicen los datos con las observaciones del día, Madrid se sitúa en primer lugar con un total de 531 observaciones, 86 especies y 31 participantes oficiales. Barcelona le sigue con 386 observaciones verificadas, 59 especies y 57 participantes. También destaca la participación de ciudades como Cádiz o Sevilla, donde se han registrado una gran cantidad de participaciones. Estos datos, aunque ofrecen una panorámica global de la iniciativa, tan sólo corresponden a una parte de las observaciones. 

En el caso español, la competición se gestiona a través de Natursfera (natusfera.gbif.es), una iniciativa del CREAF para medir la biodiversidad. Según los datos proporcionados por esta fuente, en España se han realizado cerca de las 50.000 observaciones, de 5.600 especies por parte de 3.542 voluntarios participantes en la iniciativa. En el caso de la ciudad condal, tan solo los datos registrados en la Biomaratón marina apuntan a un total de 400 observaciones de 60 especies diferentes.

A falta de dos días para que finalice la iniciativa, la competición podría dar la vuelta totalmente. De hecho, son muchos los que apuntan a la ventaja de Barcelona ante otras ciudades dada la posibilidad de explorar ecosistemas tan diversos como es el caso de ríos, mar y montaña. 

Temas: +Barcelona

0 Comentarios
cargando