BARCELONEANDO

La pandilla de la Derbi Variant

Moped Barna Crew, un grupo motero de Trinitat Vella, ha creado un club que rinde homenaje al ciclomotor

Quedan todos los miércoles para surcar las carreteras del Vallès y ya preparan el salto a la competición

Derbi Variant: la moto más gamberra sigue dando caña. / ZML

4
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Da gusto verlas. Ya sea porque tuviste una, porque tus amigos del pueblo te llevaban de paquete o porque te trasladan a tu adolescencia, cuando las veías pasar y tú querías una igual. Arrancan, escuchas su motor y regresas a los años 80 y primeros 90, a ‘El equipo A’, a Michael Knight, al Cine Exin, Naranjito, Mayra Gómez Kemp o los Juegos Olímpicos. Esos tubos tuneados, esas luces cuadradas, esas ruedas grandes y estrechas, ese reposapiés que ponía tus rodillas casi a la altura de las manos, esos pedales, ese arrancar al empuje. En nuestra ciudad existe una pandilla motera que rinde culto a esas máquinas ‘made in Martorelles’. Son los Moped Barna Crew de Trinitat Vella y entre las piernas, efectivamente, calzan motos Derbi Variant.

 La cita es junto a la prisión del barrio que a principios del siglo XIX albergaba una de las horcas que ajusticiaba a los malos de la ciudad. Como era la que estaba más alejada y era la número cinco, se acuñó la expresión 'la quinta forca' para referirse a cualquier cosa que estuviera a tomar por saco. Y hasta hoy. Pero vayamos al asunto.

Nuestros chicos suelen quedar todos los miércoles para darse una vuelta por las carreteras que conectan con el Vallès, con parada técnica siempre en la misma hamburguesería, el Rick’s , en cuya pared cuelga una Mobylette customizada cedida por esta cuadrilla. Terminan en el pequeño taller de Jose, en su Trinitat Vella. Es ahí donde dan forma a sus maravillas. Es ahí donde las customizan, y también donde las revisten de piezas originales durante unas pocas horas, cuando hay que ir a pasar el trago de la ITV

Chaleco con el emblema de los Moped Barna Crew / ADRIANA DOMÍNGUEZ

Jose es el jefe no declarado de esta banda. Se le conoce como Spike y hace 10 años que empezó a interesarse por los ciclomotores de toda la vida. Por orden de antigüedad, le siguen Cristian, Frankey, Xavi, Jordi, Oriol, Joaquín, Jaume, Jose y Eugeni. Este último todavía no tiene su propia Variant, pero está previsto ensamblarle una con piezas de aquí y de allí. "Te voy a ser sincero -le dice Spike-, todavía no me he puesto a ello". 

De la CBR al ciclomotor

Son tipos muy auténticos, muy de barrio en el buenísimo sentido de la palabra. Porque esto no se trata solo de ir en moto, también es un puñetazo en la mesa de una Trinitat Vella que solo saca la patita en la prensa cuando hay cosas malas o se habla de sus mucho pisos ocupados o se compara su nivel de renta familiar con la de las barriadas más pudientes

La historia de Jaume es quizás la que más y mejor explica la filosofía de los Moped Barna Crew. Tenía una Honda CBR 1000 de esas que salen volando en los semáforos. Se la vendió y la cambió por una de estas motillos. Y nunca ha sido tan feliz. Su novia no lo acabó de entender pero a él no parece quitarle el sueño. Jaume es también el piloto oficial del equipo, pero esa historia vendrá más adelante.

Jose (izquierda), líder de la banda, junto a otros miembros de los Moped Barna Crew / ADRIANA DOMÍNGUEZ

Cuenta Spike que para crear la banda se inspiró en las ‘moped gangs’ americanas. Por lo visto, en Estados Unidos se pirran por los ciclomotores, pero es un poco el mundo al revés: tienen unos clubs de la leche pero unas motos de chichinabo. Aquí, de momento, es al revés, básicamente porque las Variant, por ejemplo, se fabricaban a 13 kilómetros de Trinitat Vella y todavía hay estoc en garajes y graneros, donde acumulan polvo y recuerdos de adolescencia. De lo que se trata, añade Cristian Amaya, de los Amaya de toda la vida, es de "ser libre", de "aprender a improvisar, ensuciarte las manos". "Te ganas broncas familiares, pero compensa. Nos solemos centrar en el extrarradio de Barcelona para hacer esta movida tan auténtica y grande".  

'Hijos del agobio'

Joaquín tiene 47 años y es el más veterano del Moped Barna Crew. Trabajó en un concesionario Derbi y ha competido en varias carreras de resistencia a lomos de una Variant. Dice que el secreto de la supervivencia de esta moto está en el diseño, que no ha pasado de moda, y en un ensamblaje que permite que sea muy tuneable. La original no daba más de dos caballos de potencia, pero se ha conseguido que lleguen a los 15. Auténticos pepinos. “Recuerdo que en una ocasión rompí el cigüeñal y el variador salió volando”.

La mayoría de ellos son hijos de la inmigración extremeña y andaluza de mediados del siglo pasado. Es importante señalarlo, primero, por justicia histórica, y segundo, porque el club destila respeto a los orígenes. Tanto por la música que eligen en los vídeos que comparten en su página de Facebook como por el emblema del club, basado en la portada de un disco de Triana, ‘Hijos del agobio’, editado en 1977, el mismo año en el que nació la Derbi Variant. Llegaron al barrio sin apenas asfalto, "cuando nadie sabía ni dónde estaba esto". "Tampoco lo saben ahora", responde otro. Son de aquí y aquí se han quedado a vivir, pero por necesidad, sino porque este es su hogar, una "zona rica en calle".

Noticias relacionadas

la Variant, sacando pecho en el asiento / ADRIANA DOMÍNGUEZ

El futuro del Moped Barna Crew pasa por las carreras, además de intentar crecer en otros lugares de Barcelona y Catalunya. Jaume, como decíamos, es el piloto escogido para cuando tengan la Variant de competición preparada. Están en ello y la cosa promete. "Somos una escudería pequeñita, pero ojo: de Trinitat Vella". Están hermanados con un par de bandas americanas y con otras dos españolas: los Culebras de Murcia y los Garage Burro de León. No hace mucho les visitó un americano, un bombero de Chicago, de origen mexicano, del club Los Marranos. "Flipó con nuestras motos. Nos dijo que éramos unos cabrones pinche guey".