Ir a contenido

la gestión del sinhogarismo

Arrels: "Los recursos municipales son insuficientes y por eso la gente duerme en la calle"

El director de la fundación defiende la apertura de "pequeños espacios" donde puedan dormir los sintecho

Cada día unas 2.200 personas pernoctan en servicios municipales, pero más de 1.000 lo hacen en la calle

Beatriz Pérez

Desalojo de la acampada de sintecho este miércoles en la plaza de Catalunya.

Desalojo de la acampada de sintecho este miércoles en la plaza de Catalunya. / JOAN CORTADELLAS

La pugna dialéctica entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Acampada X Drets ha sido constante desde los inicios de la reivindicación, en febrero, hasta el desalojo de la misma, que se produjo este miércoles a primera hora de la mañana. El primero afirma que los acampados han rechazado en todo momento hacer uso de los servicios municipales, mientras que los segundos opinan que estos son insuficientes. "Hay suficientes servicios para atender la demanda, pero falta que ellos [los acampados] quieran", han insistido fuentes municipales esta misma mañana durante el desalojo.

Sin embargo, también la Fundació Arrels niega que esta última afirmación sea verdad. "Los recursos municipales son insuficientes y por eso la gente duerme en la calle", certifica Ferran Busquets, director de esta entidad. "Nosotros defendemos que cada persona tenga una vivienda, pero mientras eso no llega presentamos propuestas, como la apertura de espacios pequeños". Un ejemplo es el Pis Zero, un recurso de baja exigencia (los sintecho, por ejemplo, pueden entrar con sus mascotas) con capacidad para 10 personas situado en el Raval que ofrece alojamiento nocturno a personas conocidas por la entidad y que hace mucho que duermen en la calle. Para Arrels lo idóneo sería que cada barrio de Barcelona tuviera un piso de estas características.

Los recursos municipales para las personas sin hogar (en Barcelona hay 3.400) son variados. Hay centros de primera acogida, de media estancia, centros de día, pisos de inclusión, centros de higiene y comedores sociales (uno por distrito). El ayuntamiento lo resume afirmando que unas 2.200 personas duermen cada día en dispositivos municipales o de la Xarxa d'Atenció a Persones Sense Llar (XAPSLL). Pero no hay que olvidarse de las otras entre 1.000 y 1.100 que pernoctan directamente en la calle, de las más de 400 que lo hacen en asentamientos irregulares, ni de las 2.000 que dependen de los recursos públicos y privados para pasar la noche.

Albergues y duchas

Desde Arrels insisten en que los albergues municipales están hoy por hoy "masificados" y "no dan abasto". Además, la entrada en ellos "no es inmediata" y la estancia en los mismos, solo "temporal". Lo mismo ocurre con las duchas municipales. "Son pocas y por eso las personas sin hogar no se duchan cada día", asegura Busquets, quien insta al consistorio a no escudarse en que parte de los sintecho de Barcelona proceden de fuera ("algo que es verdad, vienen aquí porque en Barcelona hay más recursos"). "Pero ese no es el problema -insiste Busquets-. Se pueden abrir nuevos espacios". Según él, "todos los gobiernos que ha tenido la ciudad, sin excepción, podían haber hecho mucho más" con respecto a las personas sin hogar.

El director de Arrels, además, carga contra la estigmatización habitual del colectivo. "Una cosa es que la gente no quiera hacer uso de los recursos municipales y otra es que las soluciones propuestas no sean buenas". Busquets llama a no olvidar que quien está en la calle lo hace porque "no tiene más remedio", no porque así lo desee. "A menudo se les ofrecen soluciones inadecuadas y por eso la gente no las acepta". Un ejemplo es precisamente animar a la gente a que acuda a albergues masificados, donde no pueden entrar con sus mascotas y donde a menudo se ven obligadas a convivir con otras personas con problemas de alcoholismo o toxicomanía.

La Acampada X Drets entregó hace dos semanas a Ada Colau un manifiesto en el que recogía una serie de propuestas a corto y medio plazo. Las principales eran la construcción de un hotel social para gente sin hogar, una T-Mes gratuita (actualmente a este colectivo le cuesta 10,9 euros) y el libre acceso a las duchas de gimnasios y polideportivos municipales.

Desde Arrels no ven con malos ojos estas medidas. "En cuanto al hotel social, nosotros apostamos por espacios más pequeños", dice Busquets, quien sí se muestra partidario de una T-Mes con coste cero para sintecho. "Es difícil, pero debería hacerse". El director de Arrels tampoco se cierra al libre acceso a las duchas de gimnasios municipales, aunque con matices. "Esto debería estudiarse. No sé cómo funcionaría a nivel logístico".