Ir a contenido

EN UN ESPACIO MUNICIPAL DEL GÒTIC

Ciutat Vella se pone 'jove'

El nuevo 'casal' autogestionado empieza a andar en el ala recién reformada del palacio que acoge Ca la Dona

"Queremos que este sea un punto de encuentro y resistencia, queremos quedarnos en el barrio", señalan

Helena López

Una de las salas del Casal de Joves Autogestionat de Ciutat Vella.

Una de las salas del Casal de Joves Autogestionat de Ciutat Vella. / JOAN CORTADELLAS

Su jardín romántico es una suerte de precioso oasis. Un vergel elevado rodeado de grandes lonas publicitarias, de sofisticadas terrazas de hotel y de turistas apuntando con sus iphones sin piedad hacia el beso de Fontcuberta, en la colindante plaza de Isidre Novell. Por muy romántico que sea el jardín, estamos en el corazón -salvaje- del Gòtic, a un paso del desalmado portal del Àngel. En él, charlan, diseñan estrategias y, por qué no, sueñan, Mariona, Joana y Maria, tres jóvenes del recién inaugurado Casal de Joves Autogestionat de Ciutat Vella, espacio "de organización y resistencia" impulsado por la Assemblea de Joves (de la que forma parte Mariona) y por el Agrupament Escolta Ermessenda (del que es 'cap' Joana), cuyo objetivo es abrirse y llegar a jóvenes del barrio a los que las lógicas de Ciutat Vella han desarraigado (como Maria). 

"La turistificación y la gentrificación no son dinámicas ajenas a los jóvenes, más bien todo lo contrario"

Mariona

Assemblea de Joves de Ciutat Vella

"La turistificación y la gentrificación no son dinámicas ajenas a los jóvenes, más bien todo lo contrario. Problemas como el acceso a la vivienda digna, la masificación y la privatización del espacio público, además de la falta de espacios de relación no mercantilistas y la precariedad laboral, afectan a los jóvenes más que a cualquier otro sector del vecindario; una realidad que provoca desarraigo y éxodo", contextualizan las impulsoras del 'casal'. Desde hace pocas semanas, luchan para revertir esta situación desde este espacio patrimonial rehabilitado en la plaza del 8 de març que el ayuntamiento les ha cedido, en una una ala del palacio que ocupa Ca la Dona.

Necesidad de un espacio propio

Mariona tiene 20 años y es hija del Gòtic. En su caso, 'expulsada' al barrio del Congrès por la imposibilidad de independizarse en el suyo. Pese a la obligada mudanza, Mariona sigue arraigada a su barrio, por el que pelea y al que no quiere renunciar. "Como Assemblea de Joves nos reuníamos en La Negreta, pero es un espacio muy poco juvenil. Veíamos la necesidad de un espacio propio, así que cuando nos enteramos de que el distrito tenía este espacio reformado en busca de un uso tuvimos claro que era una oportunidad", señala la joven.

"Hay futuro. Ya hay chicos del 'cau', de los mayores, los de 16 años, que partipan en las asambleas del 'casal'"

Joana

Agrupament Escolta Ermessenda

En paralelo, el Agrupament Escolta Ermessenda, en aquel entonces al otro lado de la Via Laietana, se encontraba en una situación parecida. Tenían un espacio en el Centre de Sant Pere Apòstol, pero no era, tampoco, un espacio 'juvenil'. Propio. 

Miembros del Casal de Ciutat Vella divididos en grupos de trabajo / JOAN CORTADELLAS

Había lazos de amistad entre 'caps' del Ermessenda y miembros de la Assemblea, así que decidieron unirse y apostar juntos por la (auto)gestión del espacio, combinación del espacio que contó desde el primer momento con el visto bueno del distrito y que está funcionando. "Ya hay chicos de los mayores del Ermessenda, los de 16 años, que participan en las asambleas del 'casal'", señala Joana sin ocultar su orgullo. "El 'cau' es también un espacio de transformación social", reivindica. 

Algunos de los retos

Las jóvenes quieren que el 'casal' que acaba de empezar a andar y que ya hace semanas que acoge las actividades del 'cau' (y a sus 70 niños) se convierta en espacio de referencia para los jóvenes "desvinculado de dinámicas mercantilizadas". Y en eso andan. En ese contexto se enmarca la campaña 'Ciutat Vella, posa't jove'. "Tenemos el espacio, un espacio que impresiona, y ahora lo queremos llenar de vida", señalan las tres jóvenes.  Entre los muchos retos que se plantean está llegar "a todos" los jóvenes. "Ahora somos todas de un mismo perfil, universitarias y todas del mismo instituto. No queremos que este sea nuestro micromundo. Queremos romper la burbuja, que aquí estén representados todos los perfiles de jóvenes del barrio, queremos llegar a las migradas", resumen.

0 Comentarios
cargando