Ir a contenido

PROYECTO DE 137 MILLONES

Barcelona convence a Fomento para ampliar la Ronda Litoral sin crear un embudo

Los carriles aéreos se destinarán a la circulación urbana y los inferiores, a la entrada y salida rápida de la ciudad

Los 43 millones que costará el traslado de la estación ferroviaria del Morrot correrán a cargo del puerto

Carlos Márquez Daniel

La Ronda Litoral a la altura del Morrot.

La Ronda Litoral a la altura del Morrot. / JULIO CARBÓ

Nueva visita del ministro de Fomento a Barcelona. Iñigo de la Serna ha pasado revista este jueves a las obras de la Sagrera y ha aprovechado para informar de un nuevo proyecto que el Gobierno tiene previsto acometer en Catalunya en los próximos años. En este caso se trata de una infraestructura por la que la ciudad lleva luchando desde los tiempos de Jordi Hereu: la ampliación de la Ronda Litoral. Ya se dijo que se haría, pero había cierta greña sobre el trazado ideal, que no es ninguna tontería porque este es uno de los puntos de la capital catalana con más problemas de circulación. La novedad es que se tomará como bueno el dibujo que defiende la ciudad, esto es, manteniendo el viaducto entre la Zona Franca y el Morrot para un tráfico más urbano -incluyendo el transporte público y quién sabe si también la bicicleta- y creando cuatro carriles a nivel de suelo, en terrenos del puerto, para la vía rápida. Es, según los expertos municipales, la única de las dos alternativas que no colapsa la arteria.

El 19 de enero, Fomento sorprendía con la licitación del estudio informativo de la ampliación de la Ronda Litoral, pero con una propuesta muy alejada de la pretensión barcelonesa. El gobierno sacó a exposición pública el planteamiento de la duplicación del viaducto, creando uno gemelo al actual, de manera que la vía pasara a tener cuatro carriles por sentido en el tramo intervenido. El problema, y eso es lo que comunicó el consistorio en sus alegaciones, es que aquello iba a causar un tapón monumental en la zona del Port Vell, al ser incapaz ese punto de absorber todo el tráfico de entrada al núcleo urbano. En resumen, la  propuesta no mejoraba un conflicto, sino que lo trasladaba e incluso podía llegar a agravarlo.

El propio estudio informativo, en el punto en el que compara ambas propuestas, deja claro cuál de las dos puede ayudar más a la circulación: "En líneas generales, las dos alternativas mantienen el mismo modelo, por lo que la permeabilidad y conectividad no se verán sustancialmente modificadas. Sin embargo, la propuesta de la alternativa 2 sí que genera una mayor distribución del tráfico de la Ronda Litoral sobre la red viaria local al incrementarlo de forma significativa sobre el eje Paseo Josep Carner / Carretera de Miramar y sobre la actual calle de los Motores. En resumen, podría afirmarse que la alternativa 2 presenta una mayor permeabilidad puntual con la red viaria, no tanto en el número de conexiones como en la distribución del tráfico". El territorial, sin embargo, es el único criterio en el que la opción municipal gana a la del Gobierno, ya que tanto en el aspecto ambiental como en el económico y en el funcional (seguridad vial y calidad del trazado) se impone la propuesta de Fomento, que es la recomienda en sus conclusiones el propio estudio informativo.   

Sin Blau@Ictinea 

Para poder pasar de un proyecto al otro, del de Fomento al del ayuntamiento, el puerto deberá hacerse cargo del traslado de la estación ferroviaria del Morrot hasta la zona de Can Tunis, que era uno de los puntos más controvertidos del plan. El caso es que el gobierno de Xavier Trias sí tenía la intención de desembolsar los 43 millones por la terminal para, además de ampliar la Ronda Litoral, acometer un nuevo barrio, el Blau@Ictinea que brotó de la cabeza del teniente de alcalde de Hábitat Urbano Antoni Vives y que se convertiría en un polo residencial, comercial y de investigación junto al mar. La oposición se lo tumbó. Y nada de aquello tiró adelante. Bueno, la voluntad de mejorar la ronda, sí perduró. Ahora, según ha informado De la Serna, será el puerto quien pague ese dinero a Adif. Salvado este escollo, la ronda podrá desplegarse sobre los terrenos que ahora ocupan las vías sin que suponga problema alguno para el entorno.

Toda la obra, según ha avanzado el ministro, tiene un coste de 137 millones de euros, 18 más que en la versión defendida en primera instancia por Fomento. El ministro no ha querido hablar de calendario, pero el propio estudio informativo cita el 2020 como año previsto para la puesta en servicio de la infraestructura. El tramo que va del cementerio hasta la Zona Franca, donde la Ronda Litoral no va elevada, no se añadirían dos viales por sentido como estaba previsto, sino que se conectarían con el viaducto en esa suerte de nueva conexión urbana entre barrios marítimos. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.