Ir a contenido

POLÍTICA MUNICIPAL

Colau se olvida del tranvía pero no renuncia a la multiconsulta

La alcaldesa aparca el plan ferroviario pero insta a las iniciativas ciudadanas a recurrir el 'no' a sus preguntas

La unión del Tram deberá esperar como mínimo al próximo mandato por culpa del "puro partidismo"

El Periódico

Ada Colau, durante el pleno del martes. 

Ada Colau, durante el pleno del martes.  / DANNY CAMINAL

Tras la derrota, la calma. Y las entrevistas. La alcaldesa de Barcelona ha tirado este miércoles de manual al dar la cara en la radio y la televisión un día después del severo mazazo que el pleno municipal asestó a dos de sus proyectos estrella para este mandato. Ada Colau ha admitido que el tranvía por la Diagonal deberá esperar como mínimo hasta el próximo mandato y, sobre la multiconsulta, ha lamentado que la oposición la tumbara alegando motivos jurídicos que, a su modo de ver, en ningún momento se concretaron. 

Fue un martes de palomitas para cualquier amante de la política contemporánea. El consistorio tenía sobre la mesa asuntos de ciudad que Barcelona en Comú había asumido como propios. ¿Quizás demasiado? "Vimos lo peor del puro partidismo", ha espetado Colau en Rac1, en referencia al pleno, "el más triste del mandato", según su criterio. La alcaldesa ha avanzado que el proyecto de unir el Trambaix y el Trambesòs queda "lamentablemente descartado en este mandato" (hay elecciones a mediados del 2019) después de que ERC votara en contra del protocolo que debía desencallar la obra ferroviaria entre Glòries y Verdaguer.

"Cálculo electoral" 

Sobre las preguntas para la multiconsulta del mes de mayo, que tampoco pasaron el corte, Colau ha recordado al resto de grupos municipales que eran iniciativas ciudadanas, no propuestas de su gobierno. Este fue el punto que más afectó a la líder de Barcelona en Comú, que hasta el último momento confió en que fuera aprobado. Pero no. "Partidos que debían votar a favor se echaron atrás a última hora para desgastarnos. El PDeCAT lleva años defendiendo referéndums y el martes nos dijo que la consulta no tenía garantías".

Este miércoles, como ya hiciera en el pleno, también ha insistido en sus críticas a Agbar. Recuerden: una de las preguntas planteadas versaba sobre la posible municipalización del agua en la capital catalana. En este sentido, la alcaldesa ha sostenido que "las presiones de esta empresa, que se juega mucho dinero", junto al "cálculo electoral", fueron definitivas en el resultado. En TV3 ha insistido en la comparación con el 'procés': "Los que han hecho una declaración unilateral de independencia con los letrados del Parlament en contra, ahora nos acusan a nosotros". 

En campaña

A pesar del revés, Colau ha animado a las iniciativas ciudadanas a realizar reclamaciones para que sus preguntas (también se rechazó la del cambio de nombre de la plaza de Antonio López) sigan su curso y finalmente puedan ser expuestas a la ciudadanía. "A mi se me cayó la cara de vergüenza", ha admitido.

A la hora de hacer balance sobre el devenir del pleno, la alcaldesa ha llegado a la conclusión de que en el plenario "ha empezado la campaña cara a las municipales" del año que viene. Preguntada sobre sus propias intenciones, dijo tener clara su voluntad de repetir como candidata de Barcelona en Comú, aunque confesó: "Algunos días te preguntas si esto vale la pena". 

La oposición no ha perdido la oportunidad de reaccionar también este miércoles al pleno. Jaume Collboni (PSC) ha acusado a la alcaldesa de "falta de liderazgo", Alberto Fernández Díaz (PP) ha propuesto al resto de grupos "un pacto de ciudad" al margen de Colau, y Carina Mejías ha censurado el "victimismo" de la líder de los 'comuns'.