Ir a contenido

EL FUTURO DE BARCELONA

El gobierno municipal pide a la oposición "unidad" ante Agbar

"Una multinacional pretende prevalecer sus intereses económicos por encima del derecho de los vecinos", dice Pin

Solo ERC ha explicitado su apoyo al gobierno municipal en el pleno extraordinario sobre la multiconsulta de este martes

Víctor Vargas Llamas

Imagen virtual del complejo Luxa, en la confluencia de las calles de Badajoz y Tànger, que tendrá a Amazon entre sus inquilinos.

Imagen virtual del complejo Luxa, en la confluencia de las calles de Badajoz y Tànger, que tendrá a Amazon entre sus inquilinos.

El Ayuntamiento de Barcelona considera que la batería de recursos judiciales presentados contra la multiconsulta con la que se quiere abordar la opinión de los vecinos sobre varios proyectos de futuro de la ciudad representan "un ataque" contra el que deben plantar cara todos los partidos con representación municipal, en tanto que dejan "la democracia municipal" en manos de "intereses de las multinacionales". La advertencia ha corrido a cargo de la concejala de Participación, Gala Pin, apenas unas horas antes de que el pleno extraordinario dirima si avala las cuatro cuestiones que se pretende trasladar a la ciudadanía. 

Las cuatro cuestiones están relacionadas con ampliar hasta el 30% el suelo dedicado a vivienda pública en las zonas del 22@ donde no arranca la actividad económica, el uso del solar situado junto al Hotel Rec Comtal, el cambio del nombre de la plaza de Antonio López por el de Idrissa Diallo, el joven que perdió la vida tras ingresar en el CIE de Zona Franca, y la remunipalización del servicio del agua, estas dos últimas a raíz de iniciativas ciudadanas.

Pin ha dedicado buena parte de su intervención a la gestión de los recursos hídricos y ha acusado a Agbar de estar detrás de los recursos que se han presentado para evitar la múltiple consulta ciudadana. En su opinión, si la pregunta sobre la gestión del agua no estuviese en la multiconsulta "no existiría la batería de recursos judiciales" que afectan a la multiconsulta, que este lunes han llegado a 10, presentados por la Delegación del Gobierno en Cataluña, la Cámara de Concesionarias y Empresas Vinculadas al Sector Público (CCIE), la Asociación para la Transparencia y la Calidad Democrática, la asociación Abogados Catalanes por la Constitución, Aguas de Barcelona (Agbar), la Sociedad General de Aguas y la sociedad 3CS Cambios Estratégicos.

Costes

ERC ha sido el único partido que ha explicitado su apoyo a Ada Colau, al menos en tres de las cuatro consultas. Trini Capdevila ha avanzado el apoyo a las propuestas que parten del vecindario y al proyecto del Rec Comtal, y la abstención en cuanto al proyecto de viviendas "por la confusión con que se formuló". Capdevila ha enfatizado la preocupación por el desembolso que puede acarrear la multiconsulta.

Desde las filas de la CUP, Maria José Lecha ha avanzado que votará en contra del proyecto de remunicipalización del agua de Colau -"porque se tendría que haber resuelto antes"-, y se abstendrá en el del 22@, al juzgarlo "insuficiente". No lo tendrá fácil Colau para sumar apoyos después de que en los últimos días PSC, PP y C's le hayan pedido explicacioners por los aspectos legales de la multiconsulta cuestionados (como la legalidad del reglamento de participación o la cesión de datos del padrón municipal) por la decena de denuncias tramitadas desde distintas plataformas y asociaciones.

Los sindicatos de Agbar han cuestionado el proyecto de remunicipalización hídrica por "poner en riesgo" sus prestaciones, alertando de un aumento del coste y una pérdida de la calidad. "La intención de la consulta va mucho más allá de lograr una gestión 100% pública, y parece dirigida a que Barcelona salga del Área Metropolitana de Barcelona [ente del que depende la gestión] a los efectos de la prestación", han declarado.