19 feb 2020

Ir a contenido

REFERENDO EN LA CUERDA FLOJA

Nuevo revés a la multiconsulta de Colau

Una de las tres iniciativas populares que aspiraba a llenar las urnas esta primavera cae de la convocatoria

Las 20.000 firmas entregadas por #HabitemelSantPau no pasan la validación técnica

Helena López

Entrega de firmas de las plataformas ciudadanas para la multiconsulta.

Entrega de firmas de las plataformas ciudadanas para la multiconsulta. / FERRAN NADEU

Finalmente los barceloneses no podrán expresarse en las urnas sobre la iniciativa ciudadana #HabitemelSantPau. No: por el momento, quien lo impide no es ningún recurso interpuesto por la Delegación del Gobierno o por Agbar, sino el propio reglamento de participación ciudadana, que es claro y estricto. Para que una iniciativa ciudadana se eleve al pleno y llegue hasta las mesas electorales primero debe recoger 15.000 firmas, que deben ser validadas. La iniciativa #HabitemelSantPau entregó 20.650. Parecía que podían cantar victoria. Prueba superada. Pero no. Solo fueron dadas por buenas 15.080, recogidas en 500 hojas. En 31 de esas 500 hojas, cuenta el propio Ernest Morera, uno de los impulsores, se les "olvidó, dado el ajetreo y la tensión de la cuenta atrás en el recuento", poner por detrás la obligada firma del fedatario, con lo que el consistorio no puede darlas por válidas. 

Así, en el pleno del próximo 10 de abril, a falta de otro giro de guión o de que el gobierno municipal o algún grupo de la oposición se anime a presentar alguna otra pregunta, junto al no menos peliagudo asunto del tranvía se debatirá solo sobre la remunicipalización del agua -la más controvertida y que ha provocado la judicialización del reglamento- y el cambio de nombre de la plaza de Antonio López por el de Idrissa Diallo.

Más allá de la consulta

Ante la inminente reapertura del mercado de Sant Antoni y la implantanción de una súpermanzana en su entorno, que el tejido social interpreta como echar más leña a la hoguera gentrificadora que arde tanto en Sant Antoni como en los vecinos Raval y Poble Sec, la iniciativa #HabitemelSantPau plantea crear vivienda pública. "Es lo único que puede contrarrestar ese poder gentrificador, además de un tejido social vivo", resume Morera. Por eso planteaban una pregunta doble: "¿Está de acuerdo con que el ayuntamiento adquiera la parcela de Ronda de Sant Pau, 46, con el objetivo de contrarrestar la expulsión de vecinos mediante un proyecto piloto con la construcción de 50 viviendas públicas e inclusivas, y garantizar la continuidad de la acción solidaria y comunitaria del proyecto Gimnàs Social Sant Pau?".

Pese a que todo parece indicar que los barceloneses no podrán responder directamente a esas preguntas vía consulta, para Morera la campaña de recogida de firmas ha servido para que el apoyo que el proyecto ya tenía en el barrio se extienda a la ciudad. "Queremos que el proyecto se debata en el pleno del mes de mayo. Hemos hablado con prácticamente todos los grupos políticos y solo con que BC se sume al 'sí' tendríamos la mayoría para hacer realidad el proyecto", concluye el activista.