Ir a contenido

ZONA MUY CONCURRIDA

Dos semáforos de Les Corts llevan medio año tapados con plásticos

Los vecinos no se explican por qué las señales están cubiertas con bolsas de plástico seis meses después de acabar las obras

Los peatones dudan si cruzar y muchas veces se producen conflictos con los vehículos, que no respetan la preferencia de los viandantes

Cristina Buesa

El semáforo de la calle de las Corts con Travessera, tapado con una bolsa de plástico.

El semáforo de la calle de las Corts con Travessera, tapado con una bolsa de plástico. / ELISENDA PONS

El semáforo para los peatones que hay en la calle de Les Corts en la confluencia con la Travessera está tapado con bolsas de plástico. Los viandantes levantan la vista, ven que está inutilizado y siguen caminando. Si hay coches parados, lo hacen tranquilos. Si un vehículo atraviesa la acera a mayor o menor velocidad, se detienen. Como ocurre en toda la ciudad en los pasos de peatones, en ese duelo vial se mezcla la educación del conductor, la determinación con la que el ciudadano cruza, las prisas de ambos, la agudeza visual.

"Un día ocurrirá una desgracia", vaticina Gema de Porrata, con vistas privilegiadas al semáforo capado. Trabaja en la agencia inmobiliaria que hay justo delante. Confirma que, desde que acabaron las obras en este lugar el verano pasado, la señal está parcialmente cubierta con bolsas negras. Según cuenta, hay sonoros golpes de cláxon, gente que se increpa, insultos a veces. Pasan muchísimas personas por este punto: está el mercado delante, un colegio, es una zona residencial densa.

Una vía de apenas 400 metros

"Cuando me saqué el carnet de conducir me enseñaron que la prioridad es siempre del peatón", prosigue la comercial, que añade que esta máxima se incumple constantemente. Así lo confirma otra vecina de un edificio cercano, Cristina Domènech, que asegura igualmente que los trabajos de peatonalización y construcción del badén y zona 30 de esta calle de apenas 400 metros se completaron hace meses.

"Vivo en Sants y trabajo en Les Corts. Paso siempre por ahí", relata Mónica Izquierdo. Esta barcelonesa, que contactó con la sección Entre Todos de EL PERIÓDICO, detectó las bolsas de plástico en el brazo pequeño del semáforo unas semanas después de la culminación de las obras, según ella en septiembre. Transcurrieron las semanas y, cansada de que no las sacaran, escribió un tuit a la Guardia Urbana. Era el 27 de octubre del año pasado.

No obtuvo respuesta. Seguía pasando por ese lugar y seguían pasando los meses. Nada. "Está junto al metro, es un sitio muy concurrido y los días de partido en el Camp Nou, todavía más", prosigue la mujer. "Da muy mala sensación, ha pasado demasiado tiempo, es un olvido seguro y querría que se subsanara", defiende. Cansada de la falta de solución, escribió una queja en la web del ayuntamiento, dando todo lujo de detalles y adjuntando una foto.

Trabajos por acabar

Desde el ayuntamiento responden a este diario que la reforma de este sector no está acabada. Que no ha habido descuido alguno. Describen que se trata de una "acera pasante", es decir, de una de esas plataformas cada vez más habituales en la ciudad que comparten viandantes y vehículos. Y que, como en el resto, la prioridad es siempre del ciudadano que va a pie.

Fuentes municipales prosiguen que efectivamente meses atrás se ejecutaron obras para acondicionar el "camino escolar", de manera que los alumnos de la escuela que hay unos metros más allá disfrutan de señales especiales, pintura en la calzada o ralentización de la velocidad en la zona. Pero que aún faltan obras en el alcantarillado y los imbornales.

"Es un sinsentido"

Pese a las explicaciones del consistorio, que añade que cuando acaben con esa segunda fase se retirarán los brazos de los semáforos y las antiestéticas bolsas, los vecinos, comerciantes y habituales no entienden que se mantengan. "Es un sinsentido", opina el quiosquero Ismael Salamanca.

   

0 Comentarios
cargando