26 feb 2020

Ir a contenido

USO INTENSIVO

El paseo de las Aigües estrena nueva señalización para mejorar la convivencia

Los usuarios piden más vigilancia y un mayor control del uso del espacio por parte de los ciclistas de descenso

La ordenanza del parque prohibe bajar en bicicleta por las llamadas 'trialeras' o sendas con una fuerte inclinación

Luis Benavides

Uno de los nuevos paneles del paseo de las Aigües

Uno de los nuevos paneles del paseo de las Aigües / RACC /CPNC

El paseo de las Aigües sufre los efectos de la saturación durante los fines de semana pero los ciudadanos le ponen buena nota (un 8,5 sobre 10). Esta es una de las conclusiones del estudio realizado por el RACC y el Consorci del Parc Natural de Collserola para analizar la opinión, los hábitos y el perfil de las personas que visitan a diario este valioso espacio natural.

El paseo de les Aigües, con más de 2,3 millones de visitas al año, la mayoría durante los fines de semana, ha recibido un 8,5 sobre 10 por parte de los usuarios consultados. Entre los aspectos a mejorar, según se desprende del estudio, se encuentran la vigilancia y la convivencia entre los peatones y ciclistas de descenso, con un 6,2 y un 6,8 respectivamente.

La modalidad del ciclismo  de descenso, que consiste en bajar a toda velocidad  por terrenos complicados y con una fuerte pendiente, está “prohibida por las ordenanzas del Parque” por varios motivos. A saber: supone una degradación de la vegetación, afecta a la fauna del parque y puede resultar peligroso para los viandantes y demás deportistas.

Según el estudio, el 31% de los ciclistas entrevistados  ”circulan por caminos no permitidos”, ya que utilizan el paseo únicamente para acceder a las llamadas ‘trialeras’. El descenso por estas sendas, cuya pendiente es tan pronunciada que se puede bajar pero no se puede subir montado sobre la bici, está prohibida: la normativa del parque no permite la circulación de bicicletas por caminos de menos de tres metros de ancho.

La ordenanza del parque insta a los ciclistas a ceder el paso a los peatones y circular únicamente por la denominada 'Xarxa d'Ús ciclista del Parc'. Asimismo, la normativa ciclista en todo el parque de Collserola, aprobada  y en vigor desde el 2000, prohíbe superar los 20 kilómetros por hora y realizar carreras entre ciclistas.

Señalización divulgativa

Para evitar conflictos entre los diferentes usuarios del parque y mejorar así la experiencia en esta concurrida área del Parc Natural de Collserola, las dos entidades impulsoras del estudio han diseñado una nueva señalización de carácter divulgativo cuyo objetivo es “fomentar buenas prácticas y mejorar la convivencia entre las personas que van a pie, corriendo y en bicicleta”. La nueva señalización, situada en los accesos al paseo y en varios puntos estratégicos a lo largo de su casi 8 kilómetros, consta de diferentes paneles, normas y consejos de civismo.

Dos de cada tres personas que circulan por el paseo de las Aigües van a pie (corriendo o caminando) y más de la mitad (51%) van en familia. Las visitas se concentran durante el fin de semana, sobre todo el domingo, y el horario de máxima afluencia es entre las 12.00 y las 14.00 horas.  El estudio también detalla que el 79% de los visitantes son vecinos y vecinas de la ciudad de Barcelona, de los cuales el 62% provienen de los distritos más próximos al espacio natural: Horta Guinardó, Nou Barris i Sarrià-Sant Gervasi.

El tramo más concurrido es el comprendido entre la plaza de Mireia (Esplugues de Llobregat) y la carretera de la Rabassada pues concentra el 72% de la afluencia al paseo. El tramo norte, entre la Rabassada y el Mirador de Torre Baró (Nou Barris), recibe el 27% de las visitas.