Ir a contenido

CONFERENCIA EN EL TEATRE VICTÓRIA

Jordi Graupera, el alcaldable de Twitter

Jordi Graupera propone al PDECat y ERC unas primarias conjuntas del soberanismo en BCN y se postula como candidato

Filósofo, tertuliano y buen orador, llena el Teatro Victoria en dos charlas consecutivas sin apenas discurso de ciudad

Toni Sust

Graupera muestra un casquillo de pelota de goma lanzada el 1-O en la presentación de su propuesta de candidatura soberanista a las elecciones municipales de Barcelona.

Graupera muestra un casquillo de pelota de goma lanzada el 1-O en la presentación de su propuesta de candidatura soberanista a las elecciones municipales de Barcelona. / JORDI COTRINA

Jordi Graupera es un buen orador, un tertuliano destacado. Filósofo, ha vivido en los últimos años en Nueva York, donde ha trabajado como profesor. También es conocido por su intensa actividad en Twitter. Además, quiere ser alcalde de Barcelona. Graupera ha presentado su propuesta este martes en un acto en el Teatro Victoria, acompañado de un gran éxito de convocatoria. Tanto, que ha llenado dos veces el teatro y ha pronunciado dos veces, de forma consecutiva, la conferencia con la que ha anunciado sus intenciones: Una propuesta para Barcelona. La principal duda sobre Graupera es, ahora mismo, si es el alcaldable de Carles Puigdemont o sí solo quiere serlo. La semana pasada viajó a Bruselas para exponerle su proyecto.

Los problemas de verdad

El filósofo apenas ha hablado de ciudad, de su día a día. Y no ha escondido que ese no es el motor que alimenta su empeño en participar en las municipales de junio del 2019: “Estas elecciones no van solo del precio del alquiler, de la recogida de la basura y del tranvía. Quien se centra en esto solo lo hace para ocultar el reto de fondo”. Lo que hay que corregir, en su opinión, es la “anomalía” de que Barcelona no sea capital de un Estado. Pese a todo, ha asegurado que su idea no es convertir el ayuntamiento “en un ariete independentista”.

Graupera ha expuesto la tesis de que el catalanismo murió el día antes del referéndum del 1 de octubre. En el momento en el que la gente no se apartó cuando la policía le pegaba, ha dicho el ‘prealcaldable’, se acabó con la naturaleza del catalanismo: no desafiar al Estado español, adaptar su discurso a los límites que no hay que traspasar:

Está por ver si Graupera es el candidato de Puigdemont o si quiere serlo

“Es el miedo convertido en forma de vida”. “El 1-O se produjo la ruptura política entre la política institucional y de los partidos y la gente, que dejó de ser catalanista para ser catalana”, ha proclamado.

Soberanistas, podemos gobernar Barcelona

Su propuesta es la celebración de unas elecciones primarias abiertas a todo el mundo en las que participen el PDECat, ERC y Demòcrates. Primarias que dice que ha explicado a los presidentes de grupo del PDECat y ERC en el ayuntamiento, el exalcalde Xavier Trias y Alfred Bosch, y al líder de Demòcrates, Antoni Castellà. Graupera, que obviamente se postula como candidato de la lista saliente, propone también que los que no ganen pero logren un apoyo del 15% estén también en la candidatura. Conviene recordar que ERC ya ha confirmado a Bosch como candidato y que el PDECat ha abierto primarias entre Neus Munté y Carles Agustí, por lo que deberían rectificar sus planes para dar satisfacción a la propuesta del tertuliano.

Graupera ha asegurado que si el voto soberanista se concentra, no tiene rival: “Si el soberanismo se presenta junto, gobernará Barcelona. No nos podemos permitir que gobierne Colau, el catalanismo o incluso Ciutadans”. Una equiparación que probablemente no producirá satisfacción en exconvergentes y republicanos. Ha anunciado el inicio de la recogida de firmas para las primarias. Ante la presumible resistencia de los partidos, un número elevado de apoyo ciudadano podría servirle como argumento para sacarles los colores.

Considerado cercano en el pasado a destacados dirigentes de CDC, como Lluís Prenafeta y Macià Alavedra, Graupera mira ahora hacia un soberanismo que no parece representado por ninguno de los partidos tradicionales.

300 cuentacuentos itinerantes

Pese a que no ha entrado en temas ciudadanos, más allá de cuestionarse si se plantearía ahora un tranvía si no estuviera hecho ya parcialmente, ha lanzado una propuesta. Ha defendido la inversión en guarderías en la ciudad -que de hecho es competencia de la Generalitat- y ha lanzado la idea de que 300 cuentacuentos trabajen de forma itinerante en Barcelona estimulando a los niños.