Ir a contenido

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

El juez imputa a los agentes del 'crimen de los urbanos' la muerte de Montjuïc

El magistrado ha citado a declarar para el próximo viernes a Alberto López y Rosa Peral, encarcelados por el asesinato de un compañero

Una mujer recluida en la misma prisión que la agente ha declarado que el fallecimiento de el 'Boniato' podría no haber sido accidental

J. G. Albalat

La agente de la Guardia Urbana Rosa Peral, en una comida con amigos antes del crimen.

La agente de la Guardia Urbana Rosa Peral, en una comida con amigos antes del crimen.

El juzgado de Barcelona que investiga la muerte en agosto del 2014 del vendedor ambulante José Antonio González, el 'Boniato', durante una persecución de la Guardia Urbana, ha citado a declarar para el próximo viernes como imputados (figura sustituida actualmente por la de investigados) a Alberto López y Rosa Peral, los dos policías municipales encarcelados por asesinar al compañero y novio de ella, Pedro L, y quemar su cuerpo en una pista forestal del pantano de Foix. El cadáver fue hallado el 4 de mayo del 2017. Las confidencias de la agente implicada en el ‘crimen de los urbanos’ a una mujer también presa en el centro penitenciario de Wad-Ras ha permitido impulsar las pesquisas que, en un principio, fueron archivadas.

La versión oficial es que ese 9 de agosto del 2014, el 'Boniato' se cayó accidentalmente por un terraplén en la montaña de Montjuïc durante la persecución. Sin embargo, la declaración de la compañera de cárcel de Rosa Peral ha inducido a pensar no fue así. Y es que esta reclusa ha explicado que la agente le confesó que Albert, con quien había mantenido una relación sentimental, era capaz de matar por ella como sucedió con el matero de Montjuïc. “Dijeron que él solo se lanzó y no era verdad”, le comentó.

Tanto Albert López como Rosa Peral, que participaron en el operativo en Montjuïc, declararon en su día que el 'Boniato' se encontraba con otro mantero en la plaza del Hotel Miramar y echó a correr al verlos. Los dos agentes investigados y otro guardia urbano (fallecido después en un accidente de tráfico) le persiguieron por un sendero de tierra que rodea la montaña y lo interceptaron en la ladera que queda junto al parque de bomberos. Según ellos, el hombre sacó una navaja con la que hirió a Rosa Peral (existe un parte de lesiones) y trató a apuñalar a Alberto. Cuando este último llevó su mano a la funda de su pistola, según su versión, el 'Bonitato' “saltó de espaldas” por el precipicio de unos 30 metros. Murió más tarde en el Hospital Clínic.

Extrañeza de la familia

El fallecido era vecino de Utrillas (Teruel). Era una persona que con demasiada frecuencia se metía en problemas por culpa de la droga. De vez en cuando viajaba a Barcelona. En agosto del 2014, su hermana recibió una llamada que le notificó que había muerto. La familia no sospechó entonces que su muerte no fuera por accidente, pero no les cuadraba que el 'Boniato' estuviera vendiendo DVD piratas en la plaza del Hotel Miramar.

Los Mossos desempolvaron hace unos meses esta carpeta del 2014. Una de las hipótesis que han investigado es que el móvil que impulsó a Rosa Peral y a Alberto López a cometer en abril del 2017 el crimen de Pedro es que este, tras descubrir que eran amantes, les amenazó con revelar lo que sucedió en Montjuïc. En febrero del 2018, tras la declaración de la compañera de prisión de Peral, el juez de Barcelona reabrió el caso de la muerte del vendedor ambulante. Tres guardias urbanos han declarado como testigos. Fueron los que encontraron al 'Boniato' después de caer por el terraplén.

0 Comentarios
cargando