Ir a contenido

REIVINDICACIÓN VECINAL

El Poble Sec, en pie de guerra contra más ladrillo en Montjuïc

El proyecto de otro equipamiento deportivo en la falda de la montaña moviliza a un grupo de vecinos del barrio

La nueva plataforma pide que se aprovechen zonas ya construidas e infrautilizadas en vez de introducir más cemento en este pulmón de la ciudad

Helena López

Solar de la polémica en la falda de Montjuïc.

Solar de la polémica en la falda de Montjuïc. / RICARD CUGAT

El terreno ahora en litigio está en el 25 del paseo de la Exposició, bajo el campo de fútbol de la Satalia. Un pedazo de tierra -de verde- por el que un grupo de vecinos del Poble Sec está dispuesto a batallar. Para que siga siendo eso, un pedazo de tierra verde. Sobre la mesa, un dibujo de un equipamiento deportivo de barrio proyectado en el lugar. Proyecto heredado sin fecha ni presupuesto pero que Barcelona en Comú ha sacado del cajón para ponerlo a debate en el marco del proceso participativo para elaborar el plan de equipamientos del Poble Sec.   

En gobierno anteriores, este mismo grupo de vecinos, ahora organizado en la Plataforma Salvem Montjuïc precisamente para evitar un ladrillo más en la montaña, pararon equipamientos de ciudad ya proyectados, como la polémica perrera y la Casa de Marruecos. "Pensábamos que la lógica de este gobierno era distinta. Que no estaban por poner más cemento en Montjuïc sino por aprovechar el ya existente y en desuso, pero parece ser que no. Tenemos claro nuestro objetivo: que esa parcela sea cualificada como zona verde para evitar que ni ahora ni en el futuro se construya en ella", resume Anna Menéndez, presidenta de la FAVB, de la asociación de vecinos de la Satalia y portavoz la plataforma.  

En la modificación del PGM del 2014 en el que se salvó de la piqueta la cuca barriada de pequeñas y no tan pequeñas torres -afectada urbanísticamente desde su construcción-, se calificó como equipamiento el pedazo de tierra ahora en juego. "La intención era ayudar a conectar el barrio con la montaña", asegura una voz municipal, que insiste en que ahora mismo ese equipamiento no está entre las prioridades del consistorio (encabeza la lista la también peleada recuperación del Palau de la Premsa).

Ubicación del solar de la discordia / EL PERIÓDICO

Entre las propuestas de la plataforma para evitar una nueva construcción en la montaña, destaca aprovechar equipamientos ya existentes, como los bajos de la piscina de saltos, algo que el consistorio asegura inviable. En pocas semanas han reunido más de 2.000 firmas y han iniciado un proceso de debate sobre el futuro de los equipamientos en el barrio paralelo al organizado por el consistorio. "No entendemos que sobre la mesa no hayan puesto, por ejemplo, el futuro de La Mangrana,  un gran equipamiento ya construido en la Satalia  y pendiente de uso", prosigue Menéndez.   

Algunas cifras

Los contrarios al equipamiento denuncian que se construyan 7.800 metros más en la ya saturada montaña con toda la superficie de equipamiento infrautilizado o cerrado que hay en el barrio. Y han hecho números, metro en mano. 9.686 metros de las piscinas de saltos, 13.353 del Palau d'Esports, 1.293 de las fincas de RNE y el antiguo Institut Botànic, más de 1.500 metros de techo de equipamiento derivados del PMU de la Satalia o una parcela de casi 200 metros edificables en la calle de Blesa, 1, repasan en su comunicado.

"Entendemos que el proceso participativo no ha estado bien planteado y por eso queremos seguir con el debate y lo haremos. El 19 de marzo hemos organizado un debate en la biblioteca", señalan desde Salvem Monjutïc, plataforma a la que se han sumado entidades como el AMPA Bosc-Montjuïc, el AMPA Jacint Verdaguer, el Centre d’Estudis de Montjuïc, el AFA Poble Sec, la FAVB Ecologistes en Acció. 

Fuentes municipales defienden que el proceso participativo, ya cerrado, ha sido abierto y transparente y ha contado con una gran participación. Pese a eso, tras una intensa movilización vecinal, en el pleno de Sants-Montjuïc celebrado la semana pasada el gobierno local aceptó, a petición de la CUP, abrir un nuevo espacio participativo con el objetivo de "acercar el valor de la sostenibilidad impulsado por el gobierno en el modelo de ciudad al barrio del Poble Sec, recogiendo la sensibilidad vecinal de protección de la montaña". El texto aprobado en el pleno prevé también "recoger, analizar y debatir las valoraciones técnicas de recuperación de equipamientos y edificios tipificados como tal que es encuentran en desuso". 

0 Comentarios
cargando