Ir a contenido

PATRIMONIO

El Born no se "consagrará" solo al 1714

La directora del espacio presenta el modelo "híbrido" para el centro cultural

Ernest Alós

Panorámica del yacimiento del Born.

Panorámica del yacimiento del Born. / JOSEP GARCÍA

Desde que el Ayuntamiento de Barcelona pasó de CiU a Barcelona en Comú empezó la desacralización patriótica del Born, no sin reacciones tan furibundas como la que acabó con una estatua de Franco por los suelos. Este proceso seguirá, si la política no dice lo contrario, hasta el año 2025, según el plan director del Born Centre de Cultura i Memòria que ha presentado Montserrat Iniesta, su directora desde el pasado mes de septiembre. El Born, ha dicho hoy, "no se consagra a una cronología determinada", sino que debe recoger de forma "integral" e "inclusiva" todo lo sucedido en el lugar, desde los enterramientos romanos hasta la actualidad, y no debe ser tratado como un monumento. "El monumento lo tenemos afuera", ha dicho, en referencia a la bandera que ondea sobre el mástil de 17,14 metros de la plaza Comercial. "1714 es el Born... también", ha apuntado el comisionado de programas de memoria, el historiador Ricard Vinyes.

Simbología al margen, desde el punto de vista más práctico el plan director se plantea un reto: que de los 1,5 millones de visitantes anuales (cifras del 2017) muchos más visiten las exposiciones temporales o permanente, o circulen por las calles derrumbadas para levantar la Ciutadella, en lugar de entrar y limitarse a dar una vuelta por el paseo elevado. El año pasado, solo 79.000 de ese millón y medio de visitantes entraron a las exposiciones o bajaron al yacimiento, mientras que 24.000 participaron en otras actividades programadas en el espacio. En particular, ha apuntado Iniesta, las visitas a la exposición permanente sobre la Barcelona de 1714 bajan año tras año.

Para solucionarlo, la directora se plantea permitir la visita autónoma del yacimiento arqueológico, limitada ahora solo a una o dos visitas guiadas en grupo por día (el año pasado participaron en ellas 41.000 visitantes). Aun así, la idea está en estudio, ante las precauciones que se deben tomar para garantizar tanto la seguriadd de los visitantes como de los restos. También replantear en lo (presupuestariamente) posible la exposición permanente, que por otra parte por motivos de conservación está encerrada en un espacio opaco que a muchos visitantes les puede pasar por alto.

"Re-habitar el Born"

 El plan director, con el lema de 're-Habitar el Born', define el Born como la "institución memorial de Barcelona", un "equipamiento híbrido" con un doble valor patrimonial, el "yacimiento urbano" que permite explicar Barcelona desde el siglo III hasta el XXI y sigue abierto cada verano a nuevas excavaciones arqueológicas y el edificio comercial de Fontserè. Más un programa educativo y cultural y una programación específica sobre la memoria contemporánea.  

Próximas exposiciones

La actual exposición temporal en el Born, 'Montserrat Roig, 1977. Memòria i utopia', se prolongará hasta el verano, para dar pasado desde julio hasta diciembre a 'Una infància sota les bombes', dedicada a conmemorar el efecto sobre los niños de los bombardeos fascistas que sufrió Barcelona a lo largo de 1938. Le seguirá, en febrero del 2019, 'Josep Renau, art i compromís', la primera retrospectiva que se celebrará en Barcelona sobre la obra del cartelista valenciano y directyor general de Bellas Artes durante la guerra civil.

Rechazo del PDeCAT

El portavoz del grupo del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Ciurana, ha mostrado su preocupación por la posibilidad de que se pueda bajar libremente al yacimiento del Born. Según Ciurana, en la presentación del plan director no hay ninguna idea nueva "más allá de esforzarse por intentar disminuir lo que se había hecho anets, y llenar su discurso de palabras y conceptos vacíos".

Ciurana considera que continúan siendo válidos "los cuatro ejes que conformaban el proyecto del Born bajo el mandato de Xavier Trias", su reconocimiento como "un gran centre cultural, un yacimiento arqueológico de 8.000 metros cuadrados, una magnífica muestra de la arquitectura y ingeniería del siglo XIX y un testimonio de la Barcelona del siglo XVIII y de 1714 en particular".

El Born y el Museu d'Història, sin tienda durante varios meses

La liquidación de la cooperativa de librerías Bestiari ha dejado al Born y también al Museu d'Història de Catalunya sin librería y tienda de venta de recuerdos. Y seguirán así, cerradas y vacías, durante varios meses. El en caso del Born, Bestiari, fundada por 18 librerías de diversas ciudades catalanas, renovó la concesión del espacio hace pocos meses. El contrato deberá cancelarse antes de sacar de nuevo a concurso la concesión. En el del MHC, el contrato con Bestiari ha quedado ya resuelto por mutuo acuerdo pero el proceso de nueva concesión llevará aún un tiempo. Estos dos centros culturales eran de los pocos en Catalunya que no tenían adjudicada la explotación del espacio a las dos librerías que se han especializado en gestionar tiendas de museo, La Central y Laie.

  

0 Comentarios
cargando