Ir a contenido

BALANCE

El puerto potencia los cruceros de invierno y gana un 51% de pasajeros en enero y febrero

Este año recibirá unas 800 escalas, incluidos los estrenos del año

Patricia Castán

Cruceros en el muelle Adossat, en enero del 2018.

Cruceros en el muelle Adossat, en enero del 2018. / JORDI COTRINA

La estrategia del Port de Barcelona de tratar de desestacionalizar los cruceros para descongestionar la afluencia en temporada alta sin perder el impacto económico que generan en la ciudad se ha saldado con un incremento de 51% de pasajeros en enero y febrero, respecto al mismo periodo del año anterior. Se trata meses de poca actividad, ya que en el Mediterráneo la oferta es mínima en invierno, pero se ha conseguido que esas rutas tengan inicio y final desde la capital catalana o ganen escalas.

A lo largo de estos meses fríos han mantenido la actividad importantes navieras como MSC Cruceros, Costa Cruceros y NCL, entre otras. El objetivo es redistribuir la actividad a lo largo del año, ya que entre noviembre y marzo se puede ganar cruceristas porque las llegadas de pasajeros son más modestas.  Así, por ejemplo, en febrero diariamente se producen entre ninguno y tres atraques de cruceros. El puerto quiere incidir en su faceta de puerto base, cuando los viajeros empiezan o finalizan ruta, de modo que resultan más rentables y sostenibles para Barcelona.

Así lo ha explicado la delegación del Port desplazada a la Seatrade Cruise Global 2018 que tiene lugar anualmente en la meca de los cruceros, Florida (EEUU). Según Mar Pérez, responsable de Cruceros del Port de Barcelona, a lo largo de este año se esperan unas 800 escalas de 35 navieras, que pueden conllevar un ligero aumento de pasajeros en función de la ocupación que registren los barcos. En los últimos cinco años la cifra de viajeros está estabilizada en torno a los 2,6 millones de movimientos (2,1 millones de cruceristas netos).

Año con novedades

Consolidado como primer puerto de Europa, la infraestructura catalana se prepara con nuevas inversiones para acoger los barcos de nueva generación y más sostenibles, especialmente para poder suministrar gas natural licuado, el combustible del futuro.

A lo largo de este año, 10 buques recalarán por primera vez en el puerto barcelonés, entre ellos figuran los estrenos más importantes del año, encabezados por el Symphony of the Seas. Este barco de Royal Caribbean llegará a la ciudad a final de mes y realizará 30 escalas en el puerto durante la temporada. También vendrán el MSC Seaview y el Carnival Horizon, entre otros. 

  

0 Comentarios
cargando