Ir a contenido

memoria histórica

Colau limpia la estatua del negrero Antonio López a tres días de su retirada

El esclavista será desahuciado el próximo domingo en medio de una fiesta ciudadana amenizada por Els Comediants

Unos operarios limpian la estatua de Antonio López, este jueves.

Unos operarios limpian la estatua de Antonio López, este jueves. / MARTÍ FRADERA

Del mismo modo que el condenado a muerte tiene derecho a una última cena de rechupete, la estatua dedicada al negrero Antonio López (1817-1883), marqués de Comillas, será retirada este domingo en perfecto estado de revista. Operarios del Ayuntamiento de Barcelona limpian este jueves la imagen de López en la plaza del mismo nombre, en la confluencia de la Via Laietana con el paseo de Isabel II. El nombre de la plaza, por cierto, también tiene los días contados: una de las iniciativas ciudadanas que aspira a presentar a la multiconsulta ciudadana impulsada por el equipo de la alcaldesa Ada Colau la próxima primavera plantea cambiar el nombre por el de Idrissa Diallo, joven guineano fallecido en el CIE de la ciudad.  

Además de reluciente, la estatua del famoso esclavista tendrá su fiesta de despedida, organizada por Els Comediants. El desahucio da respuesta a una vieja reivindicación de entidades y movimientos ciudadanos, que piden también la retirada de otros monumentos no menos polémicos como la estatua de Colón, a cuyos pies hay una figura de un indígena arrodillado a los pies de un cura.

El marqués de Comillas -a quien esta ciudad ya quitó en el 2010 una vía, la hoy avenida de Ferrer i Guàrdia- fue un "hombre de negocios" que amasó su fortuna con el tráfico ilegal de personas desde las costas africanos hacia Cuba, pese a que su entrada en la Wikipedia aún le define como "empresario, banquero y filántropo". 

Además de la retirada de la estatua el domingo se inaugurarán en la plaza dos atriles informativos a fin de que la ciudadanía conozca la historia de la plaza.

0 Comentarios
cargando