Ir a contenido

DERECHO AMENAZADO

Desencuentro entre oferta y demanda en los precios de alquiler en Barcelona

Las vivendas más buscadas están por debajo de 800 euros, mientras que la gran mayoría de anuncios está por encima de los mil euros y quedan fuera del alcance de mucha población local

Patricia Castán / Helena López

Piso en alquiler en Ciutat Vella, en Barcelona.

Piso en alquiler en Ciutat Vella, en Barcelona. / CHRISTIAN MORALES

El desencuentro entre lo que el bolsillo de muchos barceloneses puede permitirse y demanda a la hora de alquilar un piso, respecto a lo que ofrece el mercado inmobiliario parece cada vez mayor. En la Barcelona del 2017 la demanda más frecuente se situaba entre los 600 y los 800 euros mensuales, señala el Observatorio Metropolitano de la Vivienda de Barcelona, mientras que la oferta mayoritaria se encontraba por encima de los 1.000 euros al mes, con un auge de los que superan los 1.300.

Carme Trilla, presidenta del observatorio, defiende que este fenómeno puede apuntar a un "techo de mercado", ya que las necesidades de vivienda asequible no se alcanzan pero el producto más caro no da en la diana de clientes y "tarda en ser colocado". A su juicio, "este desajuste está llevando a fenómenos nada deseables y ya superados, como el realquiler, para poder acceder a la vivienda", agrega. En el resto del área metropolitana el desajuste es menor, pese a que la demanda pide también precios más bajos que los ofertados. No obstante, todavía se constata un volumen significativo de oferta por debajo de los 800 euros.

Más alquileres, sin fronteras

Pese a los precios, el 2017 fue un año récord de contratos de alquiler en Barcelona, casi 50.000, según registró el Incasol. Recientes datos anuales de la Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona también destacaban que la franja con más contratos (11.861, una cuarta parte) a lo largo del 2017 fue la de 600 a 750 euros, seguida (23%), por la de 750 a 900 euros. La gran pregunta para cualquiera que busca piso de alquiler es ¿dónde se encuentran estos precios? Si uno se pone a buscar hoy mismo una vivienda disponible en el portal de anuncios con más oferta, Idealista.com, descubrirá desolado que entre las 8.734 opciones actuales, apenas 200 cuestan menos de 750 euros. Y estirando la manga hasta 900 euros, se opta a un millar de pisos (sobre el 11,5% del total), casi todos pequeños y poco céntricos.

Pero los contratos firmados no distinguen los nuevos de las renovaciones, por lo que cabe deducir que pese a la tendencia alcista aún hay propietarios que optan por subidas suaves para mantener a un buen inquilino. Los precios contenidos, además, no llegan a publicitarse porque las agencias tienen sus propias listas de espera, o los propietarios buscan conocidos de confianza.

Así que por encima de los contratos firmados y las necesidades, el inquilino que busca piso se enfrenta a una carrera a contrarreloj para encontrar algo a su medida. Fernando Encinar, jefe de Estudios de Idealista.com, destaca la creciente presión del residente temporal extranjero (no cuantificado en ninguna encuesta) que llega a Barcelona, "por trabajo, estudios o para pasar una temporada" y puede pagar precios altos, porque siguen estando muy por debajo de otras grandes ciudades europeas de moda. Absorbe un tramo de precios inasequible para muchos barceloneses, que deben resignarse a ampliar su mapa para adaptarse a sus ingresos y contribuye a alimentar la franja más alta.

Según el observatorio, se necesitan ingresos mensuales superiores a los 2.000 euros en un hogar para encajar sin estrés un alquiler en la mayoría de los municipios del área metropolitana de Barcelona. Algo por encima de las posibilidades de muchos jóvenes y familias con integrantes en el paro. En los distritos y municipios más caros, ls ingresos necesarios alcanzan los 4.000 euros. 

0 Comentarios
cargando