Ir a contenido

Prueba piloto

Las guarderías de Barcelona estudian ampliar su horario hasta las siete de la tarde

El ayuntamiento busca flexibilizar los centros infantiles para responder a las nuevas necesidades familiares

La medida, que se aplicará el curso próximo en la escuela Aurora, se extenderá luego a toda la red

María Jesús Ibáñez

Un niño hojea un cuento en una guardería de Ciutat Meridiana.

Un niño hojea un cuento en una guardería de Ciutat Meridiana. / NÚRIA PUENTES

Será de momento una prueba, pero la intención es que, si funciona, se acabe ampliando a toda la red municipal. Los padres que lleven a sus hijos a la nueva escuela infantil Aurora, que se estrenará en el barrio del Raval el próximo septiembre, tendrán la posibilidad de elegir horario para sus hijos hasta las siete de la tarde, dos horas más que ahora. "Se trata de flexibilizar el servicio, de que cada familia pueda escoger en función de sus necesidades y de las del menor: habrá quienes prefieran llevar al niño por la mañana y a mediodía o a quienes les resulte más cómodo hacerlo solo de tarde, por ejemplo", ilustra Laia Ortiz, teniente de alcaldía de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona.

En la misma guardería se habilitará también un nuevo espacio socioeducativo, similar al que se ha puesto en marcha en algunos centros de la zona norte de la ciudad, y en el que las familias que lo deseen podrán recibir asesoramiento y compartir conocimientos sobre la crianza de los niños, con apoyo si fuera necesario de los servicios sociales. "Y en coordinación también con el área de salud, porque la idea es que haya una atención integral", indica Ortiz, que este sábado participa en la jornada 'Construïm oportunitats per la petita infància', que se celebra en el Conservatori Municipal de Barcelona.

Las innovaciones que se van a llevar a la práctica el próximo curso escolar 2018-2019 en la escuela Aurora son fruto de "un proceso de reflexión en el que durante los últimos seis han participado educadores, pedagogos, psicólogos, trabajadores sociales y representantes del tercer sector, entre otros expertos", detalla la teniente de alcaldía. Entre todos ellos, "han repensado cómo se puede mejorar la red de atención a la pequeña infancia e identificado cómo se puede responder a las nuevas formas de vida de las familias".

Menos niños por aula

"Más adelante, en cuanto sea posible, abordaremos otro tema clave: la reducción de las ratios o número de alumnos por docente en las escuelas de los barrios donde hay más población vulnerable", agrega Ortiz. Así, la previsión es que de las 18 guarderías que hay entre Raval Sud, Gòtic Sud, La Marina, Trinitat Vella, Baró de Viver, Bon Pastor, Sant Genís, Teixonera, Besòs-Maresme, Trinitat Nova, Roquetes, Vallbona, Torre Baró y Ciutat Meridiana o bien se aumente la plantilla de educadores, o bien se reduzca el número de niños por grupo. El objetivo es que en las clases de alumnos de dos y tres (P-2 y P-3) haya un máximo de 18 menores, en lugar de los 20 actuales. "En el resto de barrios de la ciudad, las ratios serán flexibles, en función de las características de cada grupo", agrega la concejala.

"Estamos hablando de una etapa educativa, la de los cero a los tres años, que estratégica en el desarrollo de cualquier niño y que, lamentablemente, en los años de la crisis se vino abajo por falta de recursos y financiación", concluye Ortiz, que prevé que el modelo pedagógico que surja finalmente del proceso de reflexión ahora abierto se plasme, más adelante, en un libro blanco de las escuelas infantiles de Barcelona.

0 Comentarios
cargando