Ir a contenido

POLÍTICAS CONTRA EL MACHISMO

Colau pide a las salas de fiestas no usar criterios sexistas de acceso

El Ayuntamiento de Barcelona impulsa un protocolo pionero contra el acoso sexual en el ocio nocturno

Las grandes discotecas y festivales de la ciudad se unen a la iniciativa bajo el lema 'No callemos'

Helena López / Barcelona

Colau y la edila Pérez, junto a representantes de salas y festivales.

Colau y la edila Pérez, junto a representantes de salas y festivales. / DANNY CAMINAL

Aquello de normalizar, cuando no aplaudir, las actitudes del 'amigote' o amigo que se va rozando por la escalera de la discoteca con la primera mujer que se cruza en su camino tiene los días contados. Al menos eso -entre otras muchas cosas- es lo que persigue el protocolo 'No callemos' contra las agresiones y el acoso sexual en espacio de ocio nocturno privado de la ciudad, presentado este jueves por la alcaldesa Ada Colau, la concejala de Feminismos, Laura Pérez, y representantes de las principales salas y festivales de ciudad. Una medida "pionera" en España, según ha asegurado la alcadesa, quien ha insistido en que "no puede haber impunidad ante esas acciones" y "es imprescindible que nos corresponsabilicemos para hacer visibles y castigar estas actuaciones".

"Queremos disfrutar de forma relajada y sin miedo a que nos pase nada", ha asegurado la alcaldesa, quien ha explicado que el objetivo tanto de la campaña de comunicación -carteles con una boca bien abierta y un 'No callemos', como del protocolo es "aumentar la concienciación y abordar mejor estos casos y a sus víctimas".  El protocolo busca evitar actividades que fomenten la desigualdad de género, como códigos de vestimenta diferenciados por sexo, o que muestren faltas de respeto a las personas por razón de género o diversidad sexual. Algo que, de hecho, ya no hacían las salas que se han sumado al protocolo o y que no está obligado a cumplir el resto de salas, para las que solo son recomendaciones.

Por el momento, se han sumado Sala Apolo, Razzmatazz, Plataforma, Sidecar, Tarantos, Arena, Jamboree, Marula y  Moog y los festivales Primavera Sound, el Sónar el Cruïlla.

Responsabilidad compartida

El proyecto dota a los responsables y trabajadores de estos locales de herramientas para detectar situaciones de posible acoso y para atender a las víctimas de agresiones, en corresponsabilidad con el conjunto de la ciudadanía, a quien se pide "no callar" ante estas situaciones. En este sentido se ha formado al personal de las salas para saber qué es una agresión, cómo atender a las víctimas, detectar al agresor y conocer las derivaciones del caso, "según la voluntad de la persona y el grado de agresión".

Además, las salas y festivales que se han sumado al protocolo realizarán acciones de prevención, como evitar criterios sexistas de acceso al espacio -como precios diferenciados por sexo-, limitar la entrada a personas con actitudes irrespetuosas, y evaluar las zonas oscuras o escondidas para priorizar su vigilancia. 

Casi un tercio de las barcelonesas han sido víctimas en algún momento de su vida de actos de violencia machista muy graves. Según esta encuesta, los tocamientos con o sin violencia se producen sobre todo en el espacio público, el transporte y los espacios de ocio. El 55,2% de los tocamientos sexuales con violencia se dieron en el espacio público y el 22,23% en los espacios de ocio. En lo referente a los tocamientos sexuales sin violencia, el 42,34% se dieron en el transporte y el 31,20% en el ocio nocturno.

La iniciativa también quiere dar continuidad a los estands antimachistas que ya se instalan en las principales fiestas de la ciudad y en la zona del Frente marítimo durante los meses de verano.

0 Comentarios
cargando