Ir a contenido

PROCESO JUDICIAL

Siete 'mossos' se sentarán en el banquillo por aporrear manifestantes dentro de un portal

Los agentes serán juzgados en Barcelona por presuntos malos tratos a tres jóvenes en las protestas de Can Vies

J. G. Albalat

Protesta por el desalojo de Can Vies, el 29 de mayo del 2014.

Protesta por el desalojo de Can Vies, el 29 de mayo del 2014. / Toni Albir (EFE)

Siete miembros de los Mossos d’Esquadra se sentarán el próximo 30 de abril en el banquillo de los acusados por supuestamente haber participado en la agresión a tres jóvenes en una manifestación convocada el 27 de mayo del 2014 por el desalojo de Can Vies, en el barrio de Sants. Mientras la fiscalía solicita para cinco agentes penas de entre uno y siete años de cárcel, la acusación particular, en nombre de los afectados, reclaman más de 15 años de prisión a siete de ellos.

Dos de los perjudicados, junto con su abogado, David Aranda, y la diputada de la CUP, María Sirvent, han denunciado este lunes, durante la presentación del escrito de acusación y la fecha de la vista, la represión policial que sufren algunas personas por el mero hecho de “disentir”.

Los hechos ocurrieron durante la noche del 27 de mayo de 2014, un día después del desalojo de Can Vies, cuando grupos que protestaban por el desalojo del centro ocupado se dedicaron a cruzar contenedores a modo de barricadas, incendiarlos y lanzar objetos contra la policía.

Los tres jóvenes, junto con otros vecinos y una periodista, estaban cerca del portal del número 10 de la plaza de Sants y, todos ellos, al ver que los 'mossos' comenzaron a correr hacia ellos, se metieron rápidamente en el edificio. Los agentes acusados accedieron "bruscamente", incide la acusación pública, a la finca y cerraron la puerta exterior. Al identificar a una periodista como tal, por llevar el brazalete de prensa, la echaron del portal, según el escrito de la fiscalía.

Golpes de porra

Tras ello, según la acusación, dos de los 'mossos', Jesús Antonio Z. y Francisco Javier G., comenzaron a golpear "repetidamente" en brazos, piernas y manos a uno de los jóvenes que se intentaba proteger acuclillándose en el suelo y cubriendo su cabeza con los brazos. Otros dos policías, Daniel M. y David V., para quienes la fiscalía reclama siete años de cárcel, pegaron con la porra a otra de las víctimas en la pierna, provocando que cayera al suelo, donde continuaron su agresión, impactándole un golpe en la cabeza. Un tercer joven recibió goles en el brazo cuando estaba de pie: le dieron en el hombro y el tórax, y un último golpe en la cabeza.

El mando del operativo, el sargento Luis Miguel V., presenció las agresiones "sin hacer nada por impedirlas ni recriminar las conductas a sus subordinados", según sostiene la fiscalía. Luego, dio la orden de desalojar el portal y, una vez fuera, los jóvenes no fueron identificados ni los policías redactaron atestado alguno. El incidente fue grabado por una cámara y la cinta será utilizada como prueba de cargo contra los agentes de la policía autonómica.

Los 'mossos' que se sentarán en el banquillo están acusados de varios delitos, entre ellos uno contra la integridad moral y lesiones. La fiscalía también reclama la inhabilitación de los agentes durante dos años y tres meses, así como el pago de diversas cantidades a las víctimas como responsabilidad civil.

La versión de los agredidos

Los abogados que representan a las tres víctimas han negado que estas personas participaran en los desórdenes en la manifestación por Can Vies. Uno de ellos ha explicado este lunes la injusticia que han sufrido. Una jueza de Barcelona les condenó en el 2016 a penas de meses de prisión. La sentencia señala que los altercados se produjeron durante una concentración convocada por "colectivos antisistema y anarquistas" a la plaza de Sants y que con la "finalidad común de alterar el normal desarrollo de la vida cotidiana", diversos grupos tiraron contenedores e hicieron barricadas.