Ir a contenido

PLAN DE BARRIOS

Al volante (de un camión) contra la pobreza femenina

Ocho mujeres en paro de la Marina se están sacando el carnet de conducir vehículos pesados gracias a un plan pionero

El programa se extenderá al Bon Pastor, Baró de Viver y la Verneda, donde también hay polígonos industriales

Helena López

Silvia Pardo, una de las participantes en la iniciativa.

Silvia Pardo, una de las participantes en la iniciativa. / ALBERT BERTRAN

La idea, en un primer momento casi loca, de ser, por qué no, conductora de autobús le ronda por la cabeza desde hace tiempo. Tiene dos vecinas que lo son. Y no es que la animen a intentarlo, ni siquiera ha hablado con ellas sobre el asunto, pero el mero hecho de verlas salir y entrar de casa con el uniforme siempre le hacía pensar aquel 'y si...' La importancia de los referentes. Nunca se planteó ir más allá porque obtener el carnet de autobús es muy caro, y en su situación era inviable. "Claro que me veía al volante de un bus, y sí, me veía capaz, pero ni me lo planteaba. Por eso cuando me ofrecieron esta oportunidad, no lo dudé", explica Máxima Quiroga, vecina de La Marina, quien, a sus 41 años, ha empezado a sacarse el carnet D. Sí, el de autobús.

La oportunidad a la que se refiere Quiroga es el programa municipal 'Reconduce tu perfil profesional', dirigido a mujeres de La Marina en paro o en una situación de precariedad laboral que quieran reciclarse obteniendo los carnets de conducir de camión o de autobús, en el marco del plan estratégico contra la feminización de la pobreza y la dinamización de los polígonos industriales de la ciudad dentro del plan de barrios. 

Aunque la iniciativa -de momento, un plan piloto- estaba dirigida a mujeres mayores de 18, finalmente las ocho que se han acogido tienen todas alrededor de 40 años. Por cargas familiares, la octava baila y quizá acaben siendo siete. Cosas de la feminización de la pobreza. Quiroga, vecina de este industrializado extremo de la ciudad desde hace 15 años, cuando dejó atrás su Uruguay natal, es una de ellas. 

Lleva en paro desde hace dos años y medio, poco antes de que nacieran sus gemelas. Trabajó hasta que estuvo embarazada de seis meses, momento en el que se le acabó el contrato de sustitución que tenía en una empresa de servicios, en la que trabajaba como limpiadora. Mal momento para encontrar un nuevo empleo. Antes de hacerlo como limpiadora, había trabajado de casi todo. En Uruguay, principalmente de administrativa. Aquí, empezó de camarera. Llegó en época precrisis, en la que el trabajo no faltaba. Otros tiempos. Cuando se terminó el trabajo de camarera, trabajó de 'moza' de almacén, y después pasó a encargada de almacén hasta que la empresa de logística en la que trabajaba cerró. 

También en otros barrios industrializados

"Estoy ilusionada. Cuando me he sentado en el asiento del conductor para hacerme las fotos para este reportaje, he pensado, '¡qué bien se ve todo desde tan arriba'. Además sé que en TMB las mujeres tienen más oportunidades, por las políticas de igualdad para intentar disminuir la brecha entre hombres y mujeres en la plantilla", señala optimista. 

Quiroga a bordo de un autobús de la autoescuela en la que estudia / ALBERT BERTRAN

Machismo estructural

Xitlali Hernández, jefa de proyectos del plan de barrios, explica que el objetivo de la iniciativa es formar a las mujeres del barrio para que puedan encontrar trabajo en los polígonos del barrio. "Tendremos también una persona que hará de enlace para detectar las necesidades y oportunidades de la industria y ligarlas con los perfiles de las personas paradas", relata Hernández, quien apunta que la iniciativa 'Reconduce tu perfil profesional' se desarrollará asimismo en los otros barrios con polígonos industriales que formen parte del plan de barrios (Bon Pastor, Baró de Viver La Verneda). 

Silvia Prado es otra de las ocho -o siete- de La Marina. Vecina del barrio de toda la vida, tiene 43 años y lleva en paro desde noviembre del año pasado. "He trabajado de administrativa, en empresas de logística, de repartidora, ya llevando una furgoneta bastante grande... Quería 'resetearme' un poco, fui a Barcelona Activa, me ofrecieron la opción de los carnets profesionales y me lancé. Me encanta conducir y me gustan los trayectos largos. ¡Yo con este camión me iba a China!", cuenta la mujer. Explica también que cuando le plantearon las dos opciones, tuvo claro que lo suyo era el camión, "para desconectar de la ciudad". "El bus lo veo más estresante. Me gusta la libertad de la carretera. Con el camión iría adónde fuera, aunque, a ver qué sale, porque hay muchísimo machismo en la industria. Mucho. Yo tengo el carnet de carretillera, el de 'torera', el de retráctil, y estoy segura de que en muchas empresas no me han contratado por ser mujer, pese a tener la formación específica. Me dicen que es porque no tengo experiencia, pero... si no me dan una oportunidad, ¿cómo la voy a tener?", denuncia.

El plan quiere también acabar con eso.

Contra el 'suelo pegajoso'

Sara Berbel, directora general de Barcelona Activa, pone contexto. "Barcelona es pionera en ámbitos como el emprendimiento y las 'start ups', y nos gustaría que fuera también pionera en acabar con la desigualdad. Romper el techo de cristal, romper con la feminización de algunas profesiones y romper también con lo que llaman el 'suelo pegajoso'; que las mujeres con un perfil profesional más bajo puedan tener también un cierto recorrido laboral. Mirar hacia abajo, no solo hacia arriba", resume.

0 Comentarios
cargando