Ir a contenido

Muere el activista, teólogo y político Jaume Botey

Fue hace 15 años uno de los impulsores de la plataforma Aturem la Guerra

Su figura recibe el reconocimiento de instituciones y entidades sociales catalanas

El Periódico

Jaume Botey.

Jaume Botey. / ALEJANDRO GORDO

Jaume Botey, activista, teólogo, político, profesor y uno de los impulsores de la plataforma Aturem la Guerra y de las campañas por la renta mínima garantizada, murió este jueve a los 78 años, lo que ha generado un alud de reconocimientos a su trayectoria desde partidos políticos y entidades sociales de Catalunya. 

La capilla ardiente estará abierta en el tanatorio de L'Hospitalet Ronda a partir de las 12 del mediodía del sábado 15 y durante todo el domingo. El funeral en su memoria se celebrará el lunes a las 10.30 en la parroquia de Santa Eulàlia de Mèrida, en la plaza del Ajuntament de L'Hospitalet.

Botey, que nació en Barcelona en 1940, falleció ayer coincidiendo con el 15º aniversario de la manifestación en la capital catalana contra la guerra de Irak, convocada por la plataforma Aturem la Guerra, de la cual fue uno de los principales impulsores.

Se estableció como sacerdote en el barrio de Can Serra de L'Hospitalet, ciudad de la que fue el primer concejal de enseñanza de la democracia (1979-1983) por el PSUC y, posteriormente, concejal en la oposición (1987-1995) en las listas de Iniciativa per Catalunya.

Promotor de numerosas iniciativas

Muy vinculado a los movimientos sociales de esta ciudad, Botey fue promotor de las escuelas de adultos, de la Casa de Reconciliación, de la Asociación de Vecinos de Can Serra y del Centro de Estudios de l'Hospitalet.

Jaume Botey fue profesor del instituto de bachillerato Torras i Bages de Can Serra, entre 1968 y 1975 y, después, profesor de Historia de la Cultura y de Movimientos Sociales hasta 2015 en la Universitat Autònoma de Barcelona, donde se doctoró en Filosofía.

Licenciado también en Teología y Doctor en Antropología, los últimos años fue miembro del equipo de Cristianismo y Justicia y presidente de la asociación 'Cristianisme al segle XXI'.

Su muerte ha generado reconocimientos desde partidos y entidades sociales catalanas como Església Plural, que ha dado las gracias en Twitter "por tantas luchas y esperanzas que este hombre bueno ha sembrado".

Reacciones

La alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, ha destacado que Botey fue una persona "comprometida con la paz, la justicia social y L'Hospitalet", un reconocimiento al que se ha sumado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha subrayado que "siempre estaba para ayudar, para animar y para construir".

"Amigo, compañero y cómplice de tantas y tantas viejas, actuales y futuras luchas. Unidos por el deseo de transformación revolucionaria en la construcción de un mundo justo, fraterno, igualitario y feliz", ha escrito la exdiputada de la CUP, Gabriela Serra.

El coordinador general de Catalunya en Comú y diputado en el Parlament, Xavier Domènech, ha recordado el legado que deja Botey "de toda una vida ligada a la historia de este país".  Josep-Lluís Carod-Rovira, a su vez, ha definido a Botey como un "referente ético y moral". Y David Fernández le ha despedido como un "mai marxaràs".

El sindicato CCOO ha lamentado la muerte de Botey, de quien recordó que estuvo cerca del sindicato en luchas como las de el No a la Guerra y la campaña por la renta garantizada de ciudadanía.

La Fundació Ferrer i Guardia ha recordado también como Botey, "desde sus convicciones cristianas", fue un defensor "de la justicia social y de la laicidad".

0 Comentarios
cargando