29 mar 2020

Ir a contenido

TRADICIÓN IMPORTADA

La mayor comunidad china que ha tenido Barcelona se vuelca en su Año Nuevo

Con casi 20.000 residentes, ya son la segunda nacionalidad extranjera más numerosa en la capital catalana

Este sábado celebrarán con un gran desfile y espectáculos en el Eixample su festividad más importante

Patricia Castán

Ensayo de los espectáculos del Año Nuevo chino en Barcelona, en un local de Badalona.

Ensayo de los espectáculos del Año Nuevo chino en Barcelona, en un local de Badalona. / MARTÍ FRADERA

Un mes y medio después del Fin de Año local, llega el Año Nuevo lunar que la cultura china celebra a lo grande en medio mundo. Convertida desde el 2017 en la segunda comunidad extranjera más numerosa de Barcelona (por detrás de la italiana), no es de extrañar que sus costumbres se abran paso sin prisa pero sin pausa y su celebración vaya ganando lustre, como se demostrará este sábado en los saraos que tendrán lugar sobre todo entre la Estació del Nord y el Arc de Triomf. Casi 1.400 personas participarán en el gran desfile donde convivirán en armonía dragones chinos y catalanes. Una integración que tras casi dos décadas de lenta expansión en Barcelona se ha saldado con casi 20.000 chinos residentes.

Mientras que en los últimos años la comunidad paquistaní retrocedía y se apeaba del segundo puesto, la china ha cobrado peso y tomado la delantera en el último recuento del 2017. Esta última es muy visible por su innata vocación comercial, pero también ha multiplicado los vínculos de negocio entre países, como quedó constatado en la reciente gala previa de Año Nuevo chino en el Hotel Palace, donde la cónsul Li Nan y el ministro Liu Qi brindaron alegremente con políticos catalanes, representantes de empresas exportadoras y miembros de más de 30 entidades chinas establecidas en la capital catalana. 

Y es que en Catalunya ya suma 58.159 personas de esta nacionalidad asiática, con Barcelona a la cabeza, seguida por Santa Coloma de Gramenet (4.714), Badalona (3.755) y L'Hospitalet (2.735). De hecho, el 40% de las inversiones chinas en España se han concentrado en Catalunya en los últimos dos años. 

Más arraigo

Esa presencia ha propiciado la interculturalidad en tanto se salvan las distancias lingüísticas. La catapulta ha sido la escolarización de los niños inmigrados y el aprendizaje forzoso de la lengua desde cientos de mostradores de sus comercios. En la actualidad, aunque las franjas de edad más amplias van de los 40 a los 64 (31,3%) y de los 25 a los 39, más de una quinta parte son niños de menos de 14 años. Un 13,2% del total han nacido en la ciudad. 

Gaëlle Patin Laloy, responsable del Programa Diversidad e Interculturalidad de Casa Asia, destaca que los nacidos aquí o llegados jóvenes "son muy conscientes de que de que su participación es muy importante para romper tópicos y estereotipos" cara a "construir una sociedad diversa y enriquecedora". Su papel, agrega, también es de puente con su país, al que dan una imagen "positiva y cercana de la ciudad". Los comercios más modernos (de menaje, moda...) y otros negocios suelen estar liderados por esas nuevas generaciones. En paralelo, más de un 31% tienen ya bachillerato, formación profesional de segundo grado o estudios universitarios, en Barcelona.  

Fort Pienc es el barrio donde su presencia comercial es más poderosa, con restaurantes, agencias de viajes y de seguros, inmobiliarias, tiendas y más servicios, cuya cohesión se ha alentado desde el programa XEIX de dinamización. Pero su pista se sigue por barrios de casi toda la ciudad. El Eixample concentra a un 29,4% del total, seguida por Sant Martí (3.831 chinos) y Sants-Montjuïc.

Muchos autónomos

No hay datos sobre cuántos negocios regentan, pero sí es revelador que sean más numerosos los chinos autónomos (13.142 en Catalunya) que en el régimen general de la Seguridad Social, tal es su naturaleza emprendedora a la hora de buscarse la vida. Entre los asalariados, conviven quienes trabajan en negocios familiares, o bien en talleres y otros servicios.

El germen integrador en ese barrio ha hecho que entre las novedades del desfile de este sábado figure la incorporación de los alumnos de la Escola Fort Pienc, que llevarán impreso el carácter chino que se lee como "fu" y significa buena suerte, buena ventura y felicidad, explica la mediadora que trabaja habitualmente con la comunidad, Begoña Ruiz de Infante. Habrá cabida también para proyectos de encuentro cultural musicales, exhibiciones de artes marciales, danzas y trajes tradicionales,  combinados con 'castellers' y diablos, en un cierto mano a mano cultural, propulsado en este acto por la propia comunidad china (que lleva meses ensayando, explica la coordinadora de las entidades, Shufen Chen), el ayuntamiento, Casa Asia, el consulado, más de 50 entidades de toda Catalunya y más de 200 voluntarios, sobre todo estudiantes.

Barcelona también es un imán para universitarios chinos o para turistas que optan por viajar estos días. Dan fé en el hotel de lujo de origen chino Mandarin Oriental del paseo de Gràcia, que en su comida del domingo incluirá exhibición de dragones, y que toda la semana -con farolillos rojos incluidos- ha creado un menú (día y noche) chino para vivir la celebración en Barcelona.

La agenda de las celebraciones

La Nochevieja china se ha vivido la madrugada del viernes, cuando se celebran sobre todo cenas familiares, llenas de simbología. Este año la llegada del año del Perro (uno de sus 12 signos astrológicos) ha sido el 16 de febrero, pero las celebraciones se prolongan durante 15 días, en el seno familiar y de amistades. En Barcelona, además del desfile de las 11.30 horas del sábado (desde la Estació del Nord), habrá numerosas actuaciones de 12.30 a 14.00 horas y de 16.00 a 19.00 horas en el paseo de Lluís Companys, así como una feria gastronómica y cultural todo el día.