Ir a contenido

BROTE EN EL CENTRO DE INTERNAMIENTO

32 internos con sarna en el CIE de la Zona Franca

Los inmigrantes llegaron en patera a la península y fueron trasladados el lunes de Motril a Barcelona

La entrada del CIE de la Zona Franca.

La entrada del CIE de la Zona Franca. / DANNY CAMINAL

El centro de internamiento para extranjeros de la Zona Franca detectó a principios de esta semana que seis internos recién llegados estaban afectados por un brote de sarna. Los seis formaban parte de un grupo de 41 personas, de origen guineano, que llegó en patera a la península. Los inmigrantes fueron trasladados desde la localidad andaluza de Motril a Barcelona el pasado lunes.

Cuando les hicieron la revisión médica que corresponde por protocolo, se detectaron los primeros seis casos. Finalmente, los servicios médicos del CIE de la Zona Franca diagnosticaron la enfermedad a 32 de los 41 internos llegados de Motril.

Visita de la Agencia de Salud Pública

A la vista del diagnóstico, la Agencia de Salud Pública de Barcelona, que ha recibido este mismo martes el aviso de que se había producido el brote, ha enviado a la instalación a un médico y a una enfermera del organismo. A los 32 internos con sarna se les ha aplicado el tratamiento tópico preceptivo previsto en el protocolo, informa Europa Press. Una vez se ha iniciado el tratamiento, la enfermedad deja de ser contagiosa.

El brote de sarna del CIE de Barcelona se suma a otros siete brotes de la misma enfermedad que han tenido lugar en Catalunya en lo que va de año. Un total de 59 personas se han visto afectados por la enfermedad. La comunicación de que existen casos de sarna solo es obligatoria si se produce en forma de brote, pero no si es individual.

Tuberculosis

En marzo del 2017, se declaró una alerta en el CIE de la Zona Franca por casos de tuberculosis. En realidad solo se confirmaron dos casos. El primero, el de un interno, llevó a que se hiciera una prueba a 190 personas, entre inmigrantes del centro y policías que lo custodian. El segundo afectado fue un empleado del CIE. De las 190, 127 personas dieron un positivo inicial por tuberculina que después debía confirmarse de forma radiológica, lo que no sucedió en ningún otro caso más allá de los dos contagiados iniciales.

El primer positivo puede darse simplemente porque la persona ha estado en contacto con la enfermedad, porque está vacunado o porque la padeció anteriormente, y no tiene por qué significar que padece la enfermedad.