Ir a contenido

EL FUTURO DEL PATRIMONIO DE BARCELONA

Palo Alto: El tractor de los Mariscal

Los creativos presentarán candidatura para renovar su vínculo con el proyecto del emblemático recinto del Poblenou

Víctor Vargas Llamas

Aspecto de Palo Alto antes de los trabajos de reforma. 

Aspecto de Palo Alto antes de los trabajos de reforma.  / FUNDACIÓN PALO ALTO

Cuando el Ayuntamiento de Barcelona habla de "proyectos tractores" para el futuro de Palo Alto piensa en planes del ámbito creativo que se conviertan en un polo de atracción para el recinto de Poblenou. Un perfil que encaja con el clan MariscalJavier y Pedrín, uno de los actores más reconocibles a la hora de entender la redimensión de un espacio, el de la antigua fábrica Gal i Puigsech,  que ha pasado de estar ruinosa a convertirse en un referente del sector del diseño y la innovación artística.  "Mucha gente le decía a Javier que estaba loco, que a dónde iba instalándose en un lugar a punto de derrumbarse; asumió un riesgo muy grande, pero él creyó en un proyecto que se ha hecho realidad", resume Pedrín.

"El nuevo proyecto debe atender las necesidades sociales", dice Pedrín

Ahora, a punto de finiquitarse la concesión municipal, los Mariscal subrayan su aportación en la revalorización del recinto. "Somos un proyecto pionero del reciclaje de patrimonio industrial, que ha permitido la rehabilitación autofinanciada del espacio", expone el creativo. La reivindicación del pasado para afrontar el futuro: los hermanos confirman que integran uno de los dos proyectos tractor que optarán a la futura explotación del espacio. Por el momento, hay otro aspirante que cumple el perfil, según revelan fuentes municipales.

En los planes de los creativos no se contempla la fórmula de explotación íntegramente municipal, como se pide desde sectores de la oposición. "Hay que proteger Palo Alto como espacio para la innovación artística, un eje de cultura, creación y diseño que dé coherencia al proyecto en su totalidad. Para eso es imprescindible que quienes lo gestionen sean profesionales de la creación y el diseño, aunque integrando a vecinos y  asociaciones", expone.

Pie de foto / AUTOR FOTO (FUENTE)

Nuevo paradigma

A falta de que se perfilen los pliegos municipales, avanzan un esbozo de su nueva apuesta. "Hay un cambio de paradigma, amplificado por la crisis, en el que cobran relevancia una serie de necesidades sociales, especialmente de colectivos vulnerables. Hay que adaptar el proyecto a las nuevas demandas del entorno", expone Pedrín. Las otras dos directrices que se marcan tienen que ver con la voluntad de  "consolidar Palo Alto como centro cultural y creativo" e "impulsar una relación intensa con el distrito".

Colau rechaza que se cobre entrada en el mercadillo al ser un espacio municipal

Una relación que no ha estado exenta de polémicas, como la que acompaña a Palo Alto Market, el mercado creativo de periodicidad mensual que se celebra en el recinto y que cobra entradas de entre 3 y 4 euros, un extremo que no satisface a Ada Colau. "La idea fue del alcalde [Xavier] Trias, por el conflicto que suponían las largas colas que se montaban al inicio –sostiene Pedrín, director del proyecto-. Además, sin esos ingresos no se puede dar la oportunidad al millar de jóvenes artistas que hemos incluido en nuestra programación. Y que nadie olvide que se cobra entrada en eventos que se celebran en espacios públicos, como el festival de los jardines de Pedralbes, e incluso cuando proceden de iniciativas municipales, como el Grec".