Ir a contenido

cabalgata alternativa

Reyes en manta voladora

La cabalgata solidaria del sindicato de vendedores ambulantes reivindica los derechos de los refugiados

Antón Rosa

El colectivo mantero recibe a los Reyes Magos. / VIDEOLAB

Unos Reyes Magos singulares escogieron ayer la librería Veus amb Veu para vestirse de gala. Concretamente la trastienda del local, ubicado en el barrio del Raval de Barcelona, que sirvió de camerino para MohamedMamadou y Sol. Tres manteros que se repartieron los papeles protagonistas de la segunda edición de la cabalgata que organiza el Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes. El objetivo de la rúa era reivindicar los derechos de los refugiados y acercar la figura del mantero a los ciudadanos.

"La grandeza de un rey mago está en su humanidad", explica Aziz. Este joven exmantero es uno de los promotores del sindicato y de la rúa. Ya ha dejado de vender en la calle pero no quiso perderse la cabalgata de este año, ni la cara de sus compañeros al ver los trajes que debían ponerse. Después de pintarse la cara de blanco, los dos reyes y la reina enfilaron las estrechas calles del vecindario camino de la Rambla. Atraparon no pocas miradas de curiosos.

Esta idea, la de convertir en reyes magos a manteros, surgió en una asamblea del sindicato hace apenas un año. A los vendedores ambulantes les incomodaba que en algunas cabalgatas, no en la de Barcelona, se representara a Baltasar camuflando la piel de un blanco con pintura negra. "Queríamos reflejar la violencia de este hecho haciéndolo al revés”, explica Ulises Cesar, uno de los organizadores. Bajo esta premisa, los manteros decidieron embadurnarse la cara de pintura blanca y montar una cabalgata a su manera en los aledaños de la fuente de Canaletas.

Lo que empezó como una anécdota se ha consolidado como un acto reivindicativo que visibiliza la situación de los colectivos vulnerables. "Vinimos para formar parte del desarrollo del país. Queremos ser protagonistas", afirma Aziz. Para el exmantero, las autoridades deberían modificar un sistema de control migratorio "caduco" que, dice, atenta contra la dignidad de las personas. "La diversidad y la convivencia son valores a los que no renunciaremos. Tenemos esperanza", subraya antes de instar a los países a intervenir y colaborar para que la actuación sobre el terreno no llegue demasiado tarde.

Sin carrozas fastuosas ni séquito opulento, pero con caramelos y la mejor de las sonrisas, esta segundo edición de la cabalgata ha conseguido contagiar la Rambla de un ambiente festivo que ha atraído a decenas de personas. Algunas no han dudado en sumarse a la comitiva. Entre ellas, también ha habido niños que se han acercado con timidez a saludar a Sus Majestades en busca de algún dulce que llevarse a la boca. Aziz sonreía desde una esquina observando la imagen y lo tenía claro: "No importa cómo vistas, lo verdaderamente importante es lo que llevas dentro".

La cabalgata contó con el apoyo de organizaciones como Casa Nostra, Casa Vostra, Espai de l'Immigrant, STOP Racismo, y también de la edil de la CUP María José Lecha.

0 Comentarios
cargando