Ir a contenido

ERC superaría a Colau en las municipales si se celebraran ahora

El turismo cae del primer al quinto lugar en la clasificación de problemas ciudadanos

La situación política de Catalunya es la principal preocupación de los barceloneses

Beatriz Pérez

Ada Colau y Alfred Bosch.

Ada Colau y Alfred Bosch. / DANNY CAMINAL

ERC derrotaría en este momento a Barcelona en Comú en la pugna por la alcaldía de la ciudad. Según el barómetro semestral del ayuntamiento presentado este jueves por el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, los de Alfred Bosch ganarían hoy las elecciones municipales con un 16,5% de los votos, dos puntos más que en la última encuesta. Por detrás estarían los 'comuns' con un 16,3% de los votos (un 0,6% más que en junio), seguidos del PSC (9,3%), Ciutadans (6,4%), PDECat (5,9%), CUP (3,6%) y PP (1%).

Barcelona en Comú crece en intención de voto, pero no tanto como ERC. Ada Colau sigue siendo la líder mejor valorada (los barceloneses le dan un 5,3 sobre 10), pero Bosch está justo detrás con un 5,2. Pisarello ha intentado restarle importancia al 'sorpasso' republicano. "El crecimiento de ERC se corresponde con el decrecimiento del PDECat", ha justificado. 

El siguiente líder mejor valorado es Xavier Trias por el PDECat (4,9), seguido de Jaume Collboni por el PSC (4,8), María José Lecha por la CUP (4,6), Carina Mejías por C's (3,1) y Alberto Fernández Díaz por el PP (2,4).

"La mejora de intención de voto de Barcelona en Comú, ERC y PSC demuestra que Barcelona es una ciudad progresista", ha dicho Pisarello, quien además ha lamentado que, en los últimos meses, se haya hablado "muy poco de los temas sociales". También ha destacado que el 52,5% de los barceloneses (dos puntos menos que en junio) creen que la gestión municipal es buena o muy buena.

Cambio de prioridades

Todo ha cambiado en Barcelona en el último medio año. Según este barómetro, la situación política de Catalunya es ya para los barceloneses el problema más grave de la ciudad. Tan solo seis meses atrás, el junio pasado, el turismo era la mayor preocupación de la ciudadanía. Esta problemática ha bajado ahora al quinto lugar, pasando de los 19 a los 7 puntos. El director de Estadística i Estudis d'Opinió del consistorio, Màrius Boada, ha constatado el "gran cambio en las prioridades de Barcelona" durante los últimos meses.

El atentado del 17 de agosto en la Rambla y, sobre todo, la inestabilidad política (movilizaciones ciudadanas, cargas policiales, detenciones) de los últimos meses han provocado una bajada del turismo. En octubre, el mes más convulso, la ocupación hotelera cayó un 7% y la facturación, un 13% con respecto al 2016. La ciudadanía percibe este descenso y lo atribuye al actual escenario político. Un 46,6% de los entrevistados en el barómetro consideran que este tiene un impacto negativo en la imagen institucional de Barcelona y, más concretamente, el 44,9% considera que afecta negativamente a su potencial turístico.

En global, el 52,6% cree que las consecuencias del contexto político en Barcelona son negativas. Pisarello ha destacado que el trabajo de campo de este barómetro, consistente en 800 entrevistas telefónicas, se realizó entre el 23 de noviembre y el 4 de diciembre, por lo que se ha visto "muy influido" por las elecciones del 21-D.

Contaminación e independencia

Por primera vez los barceloneses sitúan la contaminación en el 'top 3' de los problemas municipales. Le conceden el tercer puesto (un 9% de las respuestas, cinco puntos más que en junio), por detrás del encaje de Catalunya en España (en primer lugar, con el 11,3%) y de otros aspectos políticos considerados de manera general (de segundo, con el 9%). El paro, que hasta el año pasado era la mayor de las preocupaciones, ocupa ahora el cuarto lugar (7,3%).

Boada ha destacado que la situación de crisis institucional que se vive en Catalunya "ha trascendido" la esfera política e "incide" ya en el "día a día" de los ciudadanos. Por eso el encaje dentro de España es, además del principal obstáculo de la ciudad, el primer problema a nivel personal de los barceloneses (14,5% de las respuestas), seguido del paro (14,1%) y de otros aspectos políticos (10,4%).

Con respecto a la independencia de Catalunya, al soberanismo siguen sin salirle los números en Barcelona. Los barceloneses partidarios de que Catalunya sea un estado dentro de una España federal representan el 27,6% de los encuestados en este barómetro. Quienes prefieren que siga siendo una comunidad autónoma, un 19%. Estas dos últimas opciones suponen el 46,6% de las respuestas, frente a los ciudadanos que optan por que Catalunya sea un estado independiente, que representan el 33,6%. Solo un 9% cree que esta cuestión es indiferente para Barcelona y un 4,9% se muestra partidario de que lo mejor es que Catalunya sea una región dentro de España.

Pese a la pluralidad de sensibilidades y las nuevas preocupaciones, Pisarello ha finalizado la presentación del barómetro haciendo hincapié en el optimismo mostrado por la ciudadanía acerca de las perspectivas de futuro. El 62,4% de los encuestados (cuatro puntos más que en junio) creen que la situación mejorará en Barcelona y el 61,1% opinan que lo hará también en Catalunya.

'No' rotundo a los encarcelamientos

El barómetro también recoge el sentir popular sobre los recientes acontecimientos políticos. Así, el 58,8% de los encuestados se muestra de acuerdo con la convocatoria de las elecciones del 21-D frente al 35,9% contrario. Con respecto a la declaración unilateral de independencia, una mayoría clara (el 62%) está en desacuerdo con ella, mientras que el 32% la respalda. También es mayoritario el rechazo a la aplicación del artículo 155. El 74,9% de los barceloneses son contrarios a esta medida, frente al 18,9% que están de acuerdo. Por último, un 80,5% de los ciudadanos de Barcelona se manifiestan en desacuerdo con los aprisionamientos de políticos y activistas catalanes. Tan solo un 13,3% apoya que estén en la cárcel. "La ciudadanía está diciendo que esta situación no se resuelve con prisiones, ni fiscales, ni con decisiones unilaterales. Esto se resuelve con acuerdos políticos", ha reflexionado Pisarello. Según él, los datos que refleja el último barómetro municipal ofrecen una "fotografía muy plural y diversa" de la ciudad. "Es una llamada a que pongamos Barcelona en el centro de nuestras prioridades". Y, preguntado por la prensa, ha insistido en que la prioridad del gobierno ahora mismo es "retirar el 155 y recuperar el autogobierno", no el posicionamiento a favor de la independencia.