Ir a contenido

Tres detenidos

Una familia obligaba a prostituirse a una mujer con la que compartían piso en el Raval

La víctima, de 31 años, recibía palizas si no trabajaba y les daba el dinero que conseguía

El Periódico

Momento de la detención, en el Raval.

Momento de la detención, en el Raval.
Una detención por parte de un agente de los Mossos.

/

Agentes de los Mossos, con la colaboración de la Guardia Urbana de Barcelona, ​​han detenido a tres personas por obligar a prostituirse a una joven con la que compartían vivienda en el barrio del Raval. Los hechos se remontan al día 5 de diciembre, cuando la policía municipal informó a los Mossos de que una mujer de 31 años se había puesto en contacto con ellos para denunciar que estaba siendo obligada a ejercer la prostitución en las calles de Barcelona.

La mujer informó a la policía de que en el mes de septiembre del 2017 había alquilado una habitación en un piso del Raval, en Ciutat Vella, en un domicilio en el que vivía una familia compuesta por matrimonio con sus tres hijos. Pocos días después de estar viviendo en este domicilio comenzó a recibir amenazas y coacciones por parte de uno de los hijos del clan familiar para que ejerciera la prostitución y que les diera el dinero que consiguiera con esa actividad.

Huída del domicilio

Desde entonces la joven se vio forzada a prostituirse y entregarles todo el dinero que fue obteniendo a lo largo de tres meses. Según su testimonio, cuando no lo hacía era golpeada por uno de los miembros de la familia con la que compartía la vivienda. Finalmente, el pasado 2 de diciembre decidió irse del domicilio. Unos pocos días después se puso en contacto con la Guardia Urbana para denunciar los hechos.

Los Mossos iniciaron entonces una investigación que permitió detener a tres miembros del clan familiar el día 11 de diciembre, el matrimonio y una de las hijas. Los arrestados delitos de amenazas, lesiones y proxenetismo y prostitución de mayores pasaron a disposición judicial el 13 de diciembre y el juez decretó libertad con cargos. El resto de familiares se habían ido a Rumanía y están en busca y captura, según informa la Guardia Urbana.

El juez ha dictado también una orden de alojamiento de los arrestados hacia la víctima. Es decir, no pueden acercarse a la mujer ni comunicarse a ella en ningún momento.

En los últimos años la policía ha realizado numerosas actuaciones contra redes de prostitución rumanas que operaban en el distrito.