Ir a contenido

MOVILIDAD SOSTENIBLE

El nuevo Bicing: servicio 24 horas y con reserva anticipada

El sistema será compatible con la T-Mobilitat y se podrá pagar por usos, pero no se abrirá a los turistas

Carlos Márquez Daniel

Una de las estaciones de Bicing eléctrico de la Rambla de Catalunya, este viernes. 

Una de las estaciones de Bicing eléctrico de la Rambla de Catalunya, este viernes.  / FERRAN NADEU

El nuevo Bicing trae debajo del brazo golosas novedades para los usuarios de la bicicleta pública de Barcelona. Aunque algunas no deberían oler a nuevo, ya que estaban en el pliego de condiciones del primer contrato, si bien jamás se cumplieron. 

El sistema funciona de lunes a jueves de 05.00 a 02.00 horas, una hora más el resto de días y los festivos. La idea es que el servicio pase a estar operativo todo el año de manera ininterrumpida. Buena cosa, pero también debió de ser así en el 2007 y nunca lo fue. Se espera que ahora, con las empresas Cespa y PBSC al frente, sea de verdad. El Bicing permitirá a los usuarios, a través de la aplicación móvilreservar la bicicleta con cinco minutos de antelación, de modo que al llegar a la estación ya sepan cuál es su máquina y no pierdan tiempo en solicitarla en la pantalla informativa. 

El mismo chasis

El Bicing 2.0 será, además, compatible con la T-Mobilitat, el título de transporte destinado a sustituir la infinidad de tarjetas de metro, bus y Rodalies que hoy están en circulación. Debería empezar a implantarse a finales del año que viene, pero como arrastra tres años de retrasos, mejor no fiarse de ninguna promesa con forma de plazo. 

Una usuaria del Bicing cruza Rambla Catalunya / FERRAN NADEU

El sistema contará con 7.000 bicicletas, 1.000 de las cuales serán eléctricas. El reparto actual es de 6.000 mecánicas y 300 con batería. El contrato prevé la posibilidad de ampliar hasta 8.000 unidades y de variar la proporción entre unas y otras, en beneficio, seguramente, de las que ayudan al pedaleo. Todas las bicis, sean el modelo que sean, tendrán el mismo chasis (ahora son distintas). Solo se diferenciarán por el cuadro de mandos para el manejo de las marchas.

Estaciones mixtas

Las estaciones -es otra de las diferencias- serán mixtas, mezclando ambos modelos, y se pasará de 465 párkings actuales a 519. Cada uno tendrá una capacidad media de 27 anclajes y se buscará, según reza el ayuntamiento, "el mínimo impacto en el espacio público". Las que están en superficie se mantendrán, pero las que están en el subsuelo, sobre todo en aparcamientos públicos de BSM, desaparecerán. Una manera de admitir que no han acabado de funcionar por estar demasiado escondidas.  

El Bicing también renueva su sistema de tarifas. El precio seguirá dependiendo de lo que dictamine el ayuntamiento, pero al margen de la cuota anual, se añade la posibilidad de pagar por usos. Esta opción, que todavía se está perfilando, no abrirá la puerta a algo que ahora ya está prohibido: el uso por parte de los turistas. Así lo confirma un portavoz municipal. Los negocios de alquiler de bicis parece que han logrado una vez más (lo consiguieron en el 2007) excluir a los forasteros del invento.

Problemas del pasado

Si se repasa el historial de problemas del Bicing en sus inicios, llama la atención la infinidad de dificultades técnicas e informáticas que arrastró el sistema en sus primeros años. Acumuló días de parón a consecuencia de un éxito que sobrepasó las previsiones del consistorio, que no pudo dar abasto ante tanta demanda. En el 2009 llegó a rozar los 200.000 abonados. A día de hoy son poco más de 106.000. De hecho, el peso de la bicicleta pública en la movilidad a pedales ha ido disminuyendo conforme el ciclismo urbano se ha ido haciendo un hueco en la calle. Ahora son mayoría las bicis particulares que pedalean por los carriles bici, cuya red debería cerrar el mandato con un total de 309 kilómetros. O esa es la promesa. 

Con la finalización del contrato del Bicing también vence el acuerdo de publicidad subscrito con una empresa de telecomunicaciones británica que estampa su sello en el guardabarros de las bicicletas. El ayuntamiento todavía no ha decidido si los nuevos modelos llevarán el sello de alguna compañía. El pliego de condiciones no lo descarta. Se verá. Según convenga.

0 Comentarios
cargando