Ir a contenido

ENCUENTRO ANUAL

El comercio exige promoción turística para recuperar la imagen de BCN

Barcelona Oberta suma su voz a la de hoteleros y restauradores que reclaman a Colau más dinamización económica

Junto con los exalcaldes Trias y Hereu reivindican que la ciudad vuelva a confiar en la fórmula público-privada

Patricia Castán

Compradores en el paseo de Gràcia.

Compradores en el paseo de Gràcia. / JOAN PUIG

Si algo han constatado las turbulencias políticas de los últimos meses es que la economía local y en particular el turismo que la coalimenta no son inmunes a la coyuntura. Así, aunque Barcelona lleva más de dos años enfrascada en un discurso municipal y popular de frenar el turismo para no morir de éxito, de frenar nuevos focos de atracción de negocio o visitantes y también grandes eventos, en apenas unas semanas ha sufrido una purga de viajeros, de reuniones de negocios y de ingresos que puede prolongarse en los próximos meses. Con este panorama, el comercio representado en Barcelona Oberta se ha sumado hoy viernes a las voces de otros sectores económicos que piden al equipo de Colau una reacción rápida y una apuesta urgente por la promoción turística y económica antes de que el mal sea mayor. 

"La colaboración público-privada no significa privatizar beneficios ni socializar gastos"

Gabriel Jené

Presidente de Barcelona Oberta

El presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, incluso ha puesto sobre la mesa la eventual necesidad de revisar el PEUAT que pone coto al alojamiento turístico, así como el plan estratégico de turismo -hasta el 2020-, que descarta la promoción partiendo de la base de que a Barcelona le sobran viajeros. "La situación ha cambiado y partimos de premisas diferentes", ha dicho. Como mínimo, y como otros ponentes, ha exigido "volver a hacer promoción de la marca Barcelona y del turismo". Y ha sido rotundo al enfatizar que hay muchos temas en la agenda económica que "solo dependen del ayuntamiento" por encima de la situación política. Como la modificación de la polémica ordenanza de terrazas, mil veces postergada, o el proyecto de una nueva terminal de cruceros, a la que el consistorio pone trabas. El colectivo teme que el divorcio de Colau con el socialista Jaume Collboni paralice algunos planes.

Mantener alianzas

El encuentro anual que celebran los 16 ejes comerciales más céntricos y los vinculados al turismo se ha convertido en un clamor en favor de la colaboración público-privada, que tantos réditos -insisten- ha dado a la ciudad en las últimas décadas. Como ejemplos analizados, Turismo de Barcelona -que potenció sectores clave como el turismo de congresos, 'shopping', cultura y eventos, cuando estos eran inexistentes- o la Fira de Barcelona, así como la consecución de los JJOO y el congreso mundial de telefonía móvil. Los exalcaldes Xavier Trias (CiU) y Jordi Hereu (PSC) han defendido la fórmula a ultranza, al igual que representantes de otros ámbitos económicos.

"En BCN hemos de pasar de ser granjeros a volver a ser cazadores, como cuando se consiguieron los JJOO"

MATEU HERNÀNDEZ

Director de Barcelona Global

Especialmente contundente ha sido Pere Duran, exdirector general de Turismo de Barcelona y figura muy reconocida en el sector. La jubilación le permite exponer lo que en el consorcio mixto -donde el ayuntamiento quiere aumentar su propio peso- nadie se atreve a decir en público: que el organismo "necesita recuperar la confianza" que siempre habían depositado en él los anteriores alcaldes, cuya fórmula se copia en otras ciudades. "Se ha demonizado al turismo con demagogia y de un modo poco serio", ha dicho Duran, quien opina que se ha "bajado la guardia" en los últimos dos años, como si el filón funcionara solo, y ahora hay que "reaccionar".

En el Summit de Barcelona Oberta, celebrado en El Molino, no solo había comerciantes y políticos. También representantes de otros ámbitos, como Mateu Hernàndez, director de Barcelona Global, que promueve la captación de talento y actividad empresarial en la ciudad. El empresario ha reivindicado que el ayuntamiento se implique en positivo en la gestión del éxito turístico, como hacen otras ciudades europeas, e invierta en su proyección internacional. "Hemos de pasar de granjeros que cuidaban la ciudad a volver a ser cazadores, como cuando conseguimos los Juegos", ha dicho. También ha abogado por la profesionalización de Barcelona Activa, cuya directora, Sara Berbel, ha defendido "un liderazgo compartido".

Cambio de programa

A sabiendas de que Barcelona en Comú llegó a la alcaldía con cierta alergia a la colaboración público-privada y más interés en el protagonismo público, la jornada estaba centrada en ese debate, justo en un momento en que Colau vuelve a gobernar en solitario. Jené ha enfatizado que esa colaboración "no significa privatizar los beneficios y socializar los gastos". "Barcelona se ha dejado la piel en que el sector privado acompañase al público" para aportar profesionalización, ha insistido.

No obstante, el diálogo previsto al respecto entre Trias y Hereu -críticos con Colau- ha sido reconvertido, in extremis y a petición de la alcaldesa, en un posicionamiento de frente común en defensa de la candidatura de Barcelona como sede de la agencia europea del medicamento.

"Hacen falta más recursos y promoción. No se puede bajar la guardia precisamente en este momento"

Pere Duran

Exdirector de Turismo de Barcelona

Durante la jornada, en un audiotorio abarrotado, el comercio ha defendido también el plan piloto de implantación de zonas APEU en el Born y Sant Andreu, como nuevos modelos de gestión que implican más implicación de todo el comercio en acciones en sus propias zonas. Una fórmula que se expande por toda Europa, como ilustró el experto en su gestión en Liverpool Álvaro Costela,  y que sin Collboni y la concejala socialista Montserrat Ballarín ahora podría sufrir trabas.

La asociación de comerciantes no ha desaprovechado la presencia de Colau. Tras las trabas al proyecto del hotel Four Seasons, en el nuevo contexto reclaman vía libre a la terminal de cruceros de MSC por su "importancia estratégica", ya que fomentaría el turismo que inicia ruta en barco desde la ciudad y previamente pernocta, en contraposición con las escalas de unas horas.

Políticas de 'vacas gordas' cuestionadas

Los hoteleros fueron los primeros en plantear, esta misma semana, que Barcelona mueva ficha y active una promoción específica para reconquistar posiciones como destino turístico y de congresos y convenciones, después de que en octubre el sector haya perdido un 13% de ingresos respecto al 2016, que en algunos hoteles supera el 40%, amén de una sequía de nuevas reservas. Este colectivo defiende que la campaña de imagen salga de lo recaudado por la tasa turística, mientras que el ayuntamiento descarta esta vía y prefiere destinar el impuesto a paliar los efectos secundarios que se atribuyen al exceso de éxito turístico.