Ir a contenido

CRÍTICA VECINAL

Los vecinos hacen una "enmienda a la totalidad" al Espai Barça

La FAVB denuncia que el plan está hecho "a medida" del club y no en beneficio de la ciudadanía

La modificiación del PGM incluye la reconversión de 10.000 metros de equipamientos a suelo hotelero

Helena López / Barcelona

Simulación informática de una vista aérea del proyecto acutal del Espai Barça.

Simulación informática de una vista aérea del proyecto acutal del Espai Barça.

La presidenta de la FAVB, Anna Menéndez, ha presentado este miércoles junto a Adela Agelet, presidenta de la coordinadora de entidades de Les Corts, sus alegaciones a la modificación del plan general metropolitano (PGM) para el Espai Barça, acordada entre Colau y el club. Alegaciones que son una "enmienda a la totalidad". "En todo el proyecto no queda justificado el interés público de la operación. Se trata de una nueva modificación del PGM hecha a medida, para beneficiar a un promotor privado, en este caso, el Barça", ha resumido la presidenta de la FAVB, quien ha pedido a Colau "hacer un reset" e iniciar un nuevo proceso participativo. "El que se hizo [se hizo uno] estuvo marcado por la falta de diálogo. Tuvo muchas deficiencias. No se pudo trabajar con un documento base. No vimos el proyecto final hasta que se presentó el acuerdo con el club", ha denunciado Agelet, quien también critica que pese a haber pedido vía portal de transparencia un dictamen que justificara la legalidad del proceso este no se les ha entregado. "Este ayuntamiento sigue mostrando servidumbre hacia el Barça", prosigue la reconocida líder vecinal de Les Corts.

Pese a todo lo planteado en el párrafo anterior, Menéndez señala que tanto el ayuntamiento como el club "han hecho un esfuerzo para reducir considerablemente el aprovechamiento urbanístico que tenía el proyecto Barça 2000 [la propuesta anterior, que quedó solo en proyecto]". "No se puede hablar de pelotazo, como en el caso del campo del Espanyol en Sarrià, por ejemplo, pero sí de una modificación urbanística en la que el interés privado prima sobre el público", prosiguen los representantes vecinales poniendo sus denuncias en contexto.

El principal punto del proyecto urbanístico en el que basan su crítica las entidades vecinales es la transformación de 30.000 metros cuadrados de suelo que pasan de ser calificados como equipamiento deportivo a ser de uso hotelero (10.000 metros) y de uso terciario, para oficinas y comercios, otros 20.000.

El urbanista Ferran Navarro, asesor de la FAVB en la redacción de las alegaciones, ha acompañado a los activistas vecinales en la presentación de los motivos por los que, a sus ojos, el plan es un "engaño urbanístico". "Es insultante que se consideren aceras anchas como zonas verdes", ha asegurado Navarro.

Agelet ha señalado también la pérdida de masa forestal que supondrá la ampliación del campo. "Es una modificación de parte, no se ha tenido en cuenta el impacto sobre los vecinos que tendrá la operación", ha concluido.    

Participación "decisiva"

Tras escuchar lo expuesto este miércoles en la sede de la FAVB sorprende mirar la hemeroteca reciente (el acuerdo se hizo público este verano). En la rueda de prensa de presentación del proyecto, la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz subrayó que la participación vecinal había sido "decisiva" para lograr un acuerdo inicial y que el proyecto, que cuenta con un presupuesto de 122 millones, lo pagará el club, y el consistorio ingresará hasta 5,4 millones derivados del aprovechamiento urbanístico. 

Sanz ha destacado también este miércoles, horas después de la exposición vecinal, que el plan es "beneficioso para toda la ciudad" y llega "tras meses de negociaciones con la junta más abierta a escuchar a los vecinos de la historia del club". "Conviene recordar que se trata de unos terrenos privados y que, además, era un objetivo compartido por toda la ciudad mejorarlos; es un espacio que no está bien como está", ha zanjado la edila, insistiendo en que "es bueno para toda Barcelona que el Barça se quede en la ciudad".

0 Comentarios
cargando