Ir a contenido

INFRAESTRUCTURA DIGITAL

Una 'app' guía a ciegos por cientos de tiendas y museos de Barcelona

La capital catalana estrena una red abierta de sensores de internet de las cosas, los llamados 'beacons'

La red está especialmente pensada para mejorar la vida de los invidentes

Carmen Jané

Una tienda de Sants con un beacon.

Una tienda de Sants con un beacon. / ALVARO MONGE

Los beacons son sensores de baja intensidad que emiten señales a través de bluetooth a un dispositivo móvil en las que puede viajar información. Son piezas clave en el desarrollo de la internet de las cosas (IOT en sus siglas inglesas), por las posibilidades que ofrecen de seguimiento, rastreo y emisión puntual. Pero también son una oportunidad para mejorar la vida de personas discapacitadas o con problemas. Con beacons se puede enviar a un móvil información, pero también recuperar objetos perdidos (maletas), o alertar de que alguien se aleja más de la cuenta de un punto establecido (como son las pulseras para que no se pierdan los niños).

Ahora Barcelona tendrá su propia red abierta de beacons gracias a una cooperativa de investigadores universitarios. Es la Xarxa Oberta Beacons Barcelona (XOBB), que se estrenó el pasado mes de mayo con una aplicación para los comercios del Eix Comercial Creu Coberta en Sants, llamada 'Aparadors Virtuals', pero que prepara ya su extensión a museos y edificios emblemáticos de la ciudad para finales de año.

La red permite ya ofrecer ofertas de venta a las tiendas pero trabajan para que otras aplicaciones puedan recopilar información sobre las obras de arte en los museos o descubrir puntos de interés en edificios abiertos o cerrados. A los ciegos, los 'beacons' les han permitido, por ejemplo, saber dónde hay un semáforo sin necesidad de acústica.

En el eje comercial de Creu Coberta, una red de beacons conectada a la app 'Aparadors Virtuals' convierte desde este verano el móvil en un lazarillo que indica qué hay en cada lugar. Hay operativos unos 250 sensores para otros tantos comercios, que emiten a través de un sensor instalado en la puerta qué ofrecen a sus clientes.

"Les elegimos porque habían hecho el esfuerzo de hacer un catálogo de tiendas en Braile y les gustó mucho nuestra propuesta”, explica Francesc Sol, uno de los cinco socios fundadores de la red, en la que uno de los miembros perdió la visión de forma sobrevenida. “Es una red en la que desde el principio de su diseño han participado discapacitados visuales para que fuera realmente útil”, señala. 

En el caso de los comercios, la app permite también seleccionar qué tipo de comercio se busca y el móvil avisa cuando llega delante del beacon. “Aunque el alcance de un beacon es mayor, hemos limitado el sistema de avisos acústicos a dos metros, porque no queríamos que se interfirieran los comercios de una acera y otra”, explica Sol.

Técnicamente, se apoya en un formato abierto desarrollado por Google, Eddystone, que admite cualquier tipo de aplicación. Además, los responsables de la XOBB han construido una plataforma de gestión de contenidos para que los comercios introduzcan sus datos y mensajes a los potenciales clientes.

Para Navidades, los responsables de la XOBB esperan disponer ya de unos 400 puntos activos en toda la ciudad, con otras aplicaciones.

La XOBB, que forma parte de la Xarxa d'Economia Solidària de Catalunya y del Ateneu Solidari de Barcelona, Coopolis, tiene por principio la utilidad social, porque está gestionada por una cooperativa sin ánimo de lucro y abierta a cualquier programador de internet de las cosas que opere con esa misma filosofía. 

0 Comentarios
cargando