Entrevista

Tair Assimov: "Barcelona necesita más centros de formación tecnológica"

El fundador y CEO de Dockbit vive desde hace cuatro años en Barcelona

Tair Assimov, fundador y CEO de Dockbit. 

Tair Assimov, fundador y CEO de Dockbit.  / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
Blanca Calvo / Barcelona

Tair Assimov tiene 35 años y hace cuatro que vive en Barcelona. Su familia es de Kazajstán, aunque ha vivido muchos años en Finlandia. Antes de venir a Barcelona estuvo dos años en Dubái. Ha dedicado la mayor parte de su carrera a crear herramientas para desarrolladores. Estando en Barcelona fundó la 'startup' Dockbit, una plataforma web para facilitar el trabajo de los programadores.

-¿Por qué escogió Barcelona? En Dubái estaba trabajando online con un equipo de casi cien personas para una empresa finlandesa de desarrollo de programación. Por tanto, cuando decidimos cambiar, podíamos ir a cualquier sitio. Buscábamos una ciudad dinámica en Europa con un estilo de vida atractivo, buena gente, buena comida y en desarrollo en temas de startups y tecnología. Barcelona cumplía estos requisitos y todo lo que habíamos oído sobre la ciudad nos hizo decidir ciegamente. Ya estando en Barcelona fundé la 'startup' Dockbit. Es una empresa americana, pero trabajamos remotamente desde muchos lugares del planeta. Actualmente, también hago de mentor en IronHack, un centro de formación ('bootcamp') para programadores que está teniendo muy buenos resultado en Barcelona.

-¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? El transporte es genial. Nosotros vivimos en Sant Just Desvern y es muy tranquilo y familiar, pero a la vez es fácil moverse hasta el centro, a la playa o a la montaña, todo es muy accesible. No creo que haya muchas otras ciudades que ofrezcan tanto en un solo paquete.

-¿En qué tiene que mejorar Barcelona? La cantidad de coches, sin duda. A veces salgo a correr en San Just y, aunque ahí no hay muchos coches, mientras hago deporte puedo sentir la contaminación.

-¿Cuál siente que es su ciudad? ¿Qué es lo que más echa de menos? Ahora mismo mi ciudad es Barcelona, me siento muy bien aquí. A veces echo de menos las montañas de Kazajstán, pero aquí hay de todo.

-¿Cuáles son las grandes carencias de la ciudad en el campo del emprendimiento? Aunque me muevo principalmente en el mundo de la tecnología, aún hay muchas cosas a las que no puedo acceder hablando inglés. Está bien para la comunidad local, pero es importante que se hable inglés para atraer y retener talento internacional. Hay aspectos como abrir una cuenta bancaria o empezar un negocio que aquí son muy complicados. A veces se opta por abrir empresas en Irlanda o en Estados Unidos porque es más simple y puede hacerse en un día. Algunos países europeos han creado plataformas para hacer gestiones ágilmente y con ello han atraído a muchas 'startups'. Si hubiese un paquete para emprendedores que ayudara a simplificar la parte administrativa, en Barcelona lo tendríamos todo: calidad de vida y posibilidad de negocios.  Por otro lado, aunque están empezando a salir 'bootcamps' para la formación de programadores -como IronHack-, Barcelona necesita desarrollar más centros de formación tecnológica, intensivos y focalizados en el mercado laboral. 

Noticias relacionadas

-¿Y en qué destaca positivamente? La gente está más dispuesta a correr riesgos, a crear empresas y a probar cosas que en otros países europeos. También son más abiertos. Si pretendes ofrecerles algo, estarán preparados para discutirlo: esto es un rasgo cultural muy positivo. Por otro lado, Barcelona tiene mucha actividad en sectores como el e-commerce. Pero en otros más técnicos como la inteligencia artificial, el desarrollo de herramientas o el 'cloud computing', casi no existe actividad: es necesario potenciar las empresas de estos sectores.

-¿Recomendaría a un amigo venir a vivir a Barcelona? Absolutamente, y lo hago muy a menudo. No creo que exista el lugar perfecto, pero Barcelona tiene un buen equilibrio.