Ir a contenido

CONFLICTO URBANÍSTICO

Barcelona ejecutará por fin el veto al Hotel del Palau de la Música

El ayuntamiento inicia los trámites para dejar sin efecto la modificación del PGM que permitía el alojamiento

Los vecinos de Ciutat Vella mantendrán una ofensiva contra el procedimiento urbanístico municipal

Patricia Castán / Barcelona

Edificio contiguo al Palau de la Música en la calle de Sant Pere Mes Alt, donde se proyectó el fallido hotel.

Edificio contiguo al Palau de la Música en la calle de Sant Pere Mes Alt, donde se proyectó el fallido hotel. / FERRAN SENDRA

La titánica batalla que libran desde hace casi una década los vecinos del Casc Antic ha logrado, por fin, su objetivo. El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado hoy domingo que inicia los trámites para "dejar sin efecto" el planeamiento urbanístico aprobado durante el mandato del socialista Jordi Hereu que permitía la creación del polémico hotel del Palau de la Música. Una noticia muy esperada en el barrio pero que no evitará que siga adelante el procedimiento contencioso administrativo impulsado por los colectivos vecinales por presunta mala praxis urbanística en el consistorio.

La comisión de gobierno del ayuntamiento ha dado el primer visto bueno a una modificación del Plan General Metropolitano (PGM) que "reconsidera y deroga" otra modificación de ese mismo plan aprobada en julio de 2009 con objeto de impulsar un hotel junto al Palau. En esa fecha, se otorgó la calificación hotelera a las fincas en discordia, donde Fèlix Millet, entonces presidente de la Fundació del Palau de la Música, adujo que el alojamiento complementaría la actividad cultural del recinto.

La operación urbanística había comenzado en el 2007 y fue lo bastante turbulenta como para provocar la dimisión de la entonces concejala de Ciutat Vella, Itziar González, que se opuso al plan tras apreciar irregularidades. Durante años también ha batallado contra él en la sombra. 

El culebrón se ha prorrogado insólitamente por sus implicaciones políticas. Al destaparse el caso del Palau, la nueva dirección de la fundación ya descartó la necesidad de un hotel. Y en el 2010 hubo un primer acuerdo en el plenario municipal para revertir la operación urbanística, sin que este se hiciera efectivo en los siguientes años, ni bajo la batuta de Hereu, ni Trias, ni en los dos primeros años de Colau, pese a que en el 2016 el pleno volvió a aprobar otra propuesta para revertirlo. Además, se excedieron los cuatro años previstos para la ejecución de un plan de mejora urbana que permitiera desarrollar el proyecto hotelero, en Sant Pere més Alt. 

Por ese motivo, la Associació de Veïns del Casc Antic y la de Veïns en Defensa de la Barcelona Vella mantienen un pulso paralelo, por la vía contenciosa administrativa respecto al procedimientos urbanístico que ha acompañado al caso.

Liquidar un 'pelotazo'

La concejala de Urbanismo, Janet Sanz, ha explicado que con la medida de "dejar sin efecto" la modificación del PGM del 2009, el consistorio deshace "el legado urbanístico de Millet en Ciutat Vella" y "liquida el pelotazo urbanístico que pretendía hacer". Afirma que el ayuntamiento ha trabajado con la Generalitat para desencallar el tema y la voluntad es dar a las fincas una actividad acorde a las necesidades actuales del distrito.

Con la nueva esta modificación, la calificación de las fincas de la calle Sant Pere Més Alt 13b, 15 y 17 (propiedad de Olivia Hotels), y Amadeu Vives 2-8 (del Institut del Germans de les Escoles Cristianes), volverá a ser de equipamientos de carácter docente, como tuvo hasta el 2009. La de Ciutat, 1 (de la Generalitat) se mantendrá como zona de conservación de centro histórico. El trámite pasará por la subcomisión de Urbanismo para su supuesta aprobación en noviembre, calculan.

Para la concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, se salda así una deuda histórica con los vecinos, que "han luchado para que el casco antiguo tenga equipamientos en lugar de un hotel". No obstante, Maria Mas, del colectivo vecinal, expresa su "malestar" porque "después de tantos años" han sido informados por el consistorio vía telefónica apenas horas antes del anuncio y sin detalles. Y piensan que podría haber un proceso más rápido que esa modificación.

Daniel Jiménez, abogado de los vecinos, cree que es una "buena noticia" para Ciutat Vella, pero considera "censurable" la demora municipal y la falta de información. Teme que Olivia Hotels recurrirá la decisión y recuerda que había sentencias previas sobre la catalogación de las fincas.