Ir a contenido

EXAMEN A barcelona

Los profesionales extranjeros critican el bajo nivel de inglés y el precio de la vivienda

Elogian la capacidad de atraer talento de Barcelona y apoyan la candidatura para la Agencia Europea del Medicamento

Albert Figueras, de Banc Sabadell, y Mateu Hernández, de Barcelona Global, en la presentación de la encuesta.

Albert Figueras, de Banc Sabadell, y Mateu Hernández, de Barcelona Global, en la presentación de la encuesta. / ACN / Lucia Blanco

Barcelona, para los profesionales extranjeros que trabajan y residen en ella, es una ciudad global, abierta y capaz de atraer talento, aunque debería mejorar el precio y la disponibilidad de la vivienda, así como la presencia del inglés en la calle y en la educación. Así lo asegura el International Talent Monitor 2017, la tercera edición de una encuesta que impulsa Barcelona Global, una plataforma privada que busca convertir la capital catalana en una de las mejores urbes para atraer talento.

La encuesta, que se elabora cada dos años, ha sido respondida por 817 profesionales internacionales residentes en Barcelona, de una comunidad integrada por unas 20.000 personas, entre los pasados meses de mayo y junio. Y su percepción avala la candidatura de Barcelona como "ciudad idónea para albergar la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y a sus 900 trabajadores", según el consejero delegado de Barcelona Global, Mateu Hernández.

Según sus datos, Barcelona es una ciudad global (con una puntuación de 5,5 sobre 7) y su capacidad para atraer talento internacional es bastante satisfactoria (5 sobre 7). Asimismo la capital catalana saca buena nota en la integración social de los expatriados (5,2).

Para los profesionales internacionales, el clima, la gastronomía y el sistema sanitario son los factores más valorados (un 5), así como la oferta artística, el ambiente deportivo y el atractivo cultural, mientras que la seguridad recibe un 5,2. Entre los puntos que deberían mejorar, la comunidad internacional destaca la falta de dominio del inglés entre los trabajadores locales (3,5) y de los funcionarios públicos (2,4), y encuentran también a faltar un mayor uso del inglés en el sistema educativo.

De hecho, el 46,5% de los profesionales internacionales con hijos los llevan a escuelas extranjeras, seguidas por las concertadas (25,2%). El uso del catalán como lengua cooficial no es percibido como una barrera ya que un 32% de los encuestados no creen que esta lengua les afecte de manera relevante y el 28,5% aseguran que este idioma "enriquece su experiencia".

Otros de los factores que creen deben mejorar son la burocracia, que ven excesiva, y la fiscalidad, que consideran también muy alta. Y se quejan de que el nivel de vida ha aumentado, en especial el precio del alquiler y de la vivienda de compra.