Ir a contenido

EDUCACIÓN

Barcelona estrena un récord de siete colegios públicos

El trasvase de alumnos de la concertada obliga a abrir seis escuelas y un instituto nuevos en la ciudad

Todos los centros que se inauguran este septiembre tienen proyectos educativos innovadores

María Jesús Ibáñez / Barcelona

Un operario ultima la instalación eléctrica en el nuevo colegio Cartagena, en el Eixample, el pasado jueves.

Un operario ultima la instalación eléctrica en el nuevo colegio Cartagena, en el Eixample, el pasado jueves. / ALBERT BERTRAN

Uno estará en una antigua biblioteca rehabilitada y el resto, en módulos prefabricados, instalados (en principio de modo provisional) en distintos solares de la ciudad. Barcelona estrenará este 12 de septiembre, con la vuelta al cole, siete nuevos centros educativos: las escuelas Eixample 1 (en las instalaciones de la antigua prisión Modelo), Eixample 2 (en la confluencia de Roger de Flor con Rosselló), CartagenaAnglesolaGràcia La Flor de Maig, así como el instituto de secundaria Martí Pous, en Sant Andreu. A ellos se suman los tres institutos-escuela anunciados hace meses -el Antaviana, el Trinitat Nova y El Til·ler- que surgen de la fusión o ampliación de equipamientos ya existentes. Todas estas aperturas convierten el 2017-2018 en el curso con mayor número de inauguraciones de nuevas escuelas de la última década en la ciudad. Y todas ellas son de titularidad pública.

La intensidad constructora que han vivido este verano los técnicos y los operarios del Consorci d'Educació de Barcelona se explica en buena medida por el trasvase de alumnos registrado en la ciudad de la escuela concertada hacia la escuela pública. Hace unos años que venía detectándose el fenómeno y en la pasada preinscripción escolar, en marzo, ya se marcó claramente la tendencia. Con la matriculación definitiva de alumnos, en junio, se acabó de confirmar que la escuela pública ha ganado reconocimiento y prestigio en Barcelona y es tenida en cuenta como una alternativa educativa de calidad.

Tanto que en estos momentos la enseñanza pública se sitúa a apenas cuatro décimas porcentuales para igualar a la privada (la primera escolariza al 49,6% de la población de entre 3 y 16 años y la segunda al 50,4%), lo que reequilibrará el histórico dominio de la concertada en la ciudad, que llegó a ser, no hace tantos años, 20 puntos superior a la pública. "Era la única gran ciudad europea en que se producía esta distribución mayoritariamente favorable a los centros de titularidad privada", reflexionaba hace un tiempo, en una entrevista con este diario, Miquel Àngel Essomba, comisionado de Educación en el Ayuntamiento de Barcelona, que calificaba la situación de "anomalía".

La escuela nueva

¿Qué explica este traspaso de estudiantes de una red a otra? La crisis económica fue un primer elemento determinante. Las cuotas que se pagan en muchos colegios concertados hicieron que numerosos padres renunciaran a enviar allí a sus hijos en los años en que las economías familiares no estuvieron muy boyantes. Ahora, sin embargo, el factor decisivo son los métodos de enseñanza innovadores que están implantando cada vez más escuelas públicas. De hecho, los siete nuevos centros educativos que se estrenan este curso van a aplicar, todos ellos, metodologías renovadoras, en las que el alumno se sitúa en el centro del aprendizaje.

Lo confirma, por ejemplo, Berta Mozas, directora de la escuela pública Cartagena, situada, pared con pared, junto al colegio Els Encants, inaugurado en el 2009 y convertido en uno de los pioneros de esta oleada de innovación pedagógica. En el nuevo Cartagena, "los niños trabajarán por ambientes, construyendo su aprendizaje a partir de sus intereses", detalla la directora. También el exterior del colegio (el patio, el barrio) serán "entornos en los que aprender", prosigue Mozas, que insiste en lo importante que es que los alumnos "adquieran autonomía, pero a la vez trabajen en grupo, mediante proyectos colaborativos". Su propuesta ha debido convencer a los padres del barrio, porque las tres clases que se ofrecieron en la fase de preinscripción escolar se llenaron.

Fuentes del Consorci d'Educació señalan que no solo la crisis y la innovación pedagógica explican que la pública esté de moda en Barcelona. Insisten en que desde hace un tiempo se está trabajando para redimensionar el mapa escolar de la ciudad, de manera que todas las familias tengan acceso en su propio barrio "a una oferta pública de calidad". Hay zonas, como el Poblenou, donde el fenómeno se produce, además, por razones demográficas, ya que se ha convertido en residencia de familias jóvenes con niños, subrayan las mismas fuentes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.