Ir a contenido

EVOLUCIÓN INMOBILIARIA

Los pisos de menos de 800 euros al mes se extinguen en Barcelona

Ya solo un 5% de las miles de viviendas de alquiler anunciadas en la ciudad están por debajo de esa cifra

Ciutat Vella aglutina una tercera parte pero son minipisos, los más amplios están en Nou Barris y el Guinardó

Patricia Castán / Barcelona

Una inmobiliaria de Ciutat Vella.

Una inmobiliaria de Ciutat Vella. / CHRISTIAN MORALES

Lo que hace un año se convirtió en un dolor de cabeza es ya un infierno. Hallar un piso por debajo de 800 euros en Barcelona es estadísticamente improbable. Los anuncios de este tipo están en plena extinción: son solo un 5% del total de la ciudad y en muchos barrios ya ni existen. ¿Dónde pueden ir a vivir los barceloneses de presupuesto ajustado? Si se conforman con menos de 40 metros cuadrados y una habitación, por esa suma podrán vivir en pleno centro, ya que Ciutat Vella concentra un tercio de esta oferta. Si se necesitan más metros cuadrados, aún hay esperanza en algunos barrios de Nou Barris, Horta-Guinardó y Sant Andreu.

El experimento realizado por este diario hace justo un año sondeando los tres principales portales inmobiliarios reveló que ya solo uno de cada 10 pisos estaban por debajo de esa 'mínima' inversión para vivir en condiciones dignas. Pero actualmente la probabilidad se ha reducido a la mitad. Apenas 400 de las 7.200 ofertas publicadas en idealista.com o 310 de las 5.850 de fotocasa.es están en ese tramo de precios e incluyen estudios sin cédula de habitabilidad. Una coyuntura que complica la búsqueda en septiembre, uno de los meses sino el que más con mayor demanda del año, justo tras las vacaciones y con muchos estudiantes de regreso.

Cabe recordar que los informes de ambos portales detectan hace unos pocos meses una estabilización de precios o ligeros descensos en la mayoría de distritos, posiblemente tras haber tocado techo.  De hecho, en ambos casos se da la paradoja de que hay más oferta de anuncios que en los dos últimos años, lo cual podría deberse -apuntan- a que los altos precios hayan frenado muchas decisiones de alquiler en la ciudad. Ese argumento justificaría las pequeñas bajadas para dar salida a pisos disparatadamente caros para lo que ofrecen.

Algunos API especializados en distintas zonas consultados coinciden en que lo difícil no es encontrar piso (hay más oferta que en otras grandes urbes europeas), sino hallarlo a la medida de los ingresos de la mayor parte de la población local. Los precios más ajustados no llegan a publicitarse porque las inmobiliarias los colocan entre clientes en lista de espera, por lo que el precio medio oficial de Barcelona según el INCASOL era el pasado trimestre de 845 euros (superando el récord del 2008). En la práctica, ya solo un 18% de los pisos anunciados están por debajo de los 1.000 euros, por no hablar de los muchos requisitos de nómina, perfil y solvencia que deben acreditarse.

Una aguja en un pajar

En medio de esa búsqueda, los últimos precios 'asequibles' (aunque imposibles para parte de la población) se distribuyen en menos de la mitad de los distritos. En el resto (la zona alta, el Eixample o Gràcia), son anecdóticos, del orden del 1% al 3% de la oferta y limitados a bajos sin luz, pisos muy altos y pequeños sin ascensor y 'palomares' sin cédula.

Si el aspirante a inquilino busca piso en solitario o pareja por menos de 800 o 1.000 euros, donde más oferta hallará será en Ciutat Vella, pese a la aparente paradoja de que es el distrito con el precio por metro cuadrado más alto de España, según varios portales. Pero como sus pisos son pequeños (abunda la oferta a partir de 30 metros cuadrados tanto en la Barceloneta como el Born o el Raval) y es uno de los distritos con más cartera, copa un tercio de los anuncios por debajo de 800 euros.  Aunque por este precio solo se publiciten el 8% de sus viviendas en alquiler.

Dos terceras partes de los pisos en alquiler del Eixample se anuncian a más de 1.500€ al mes 

Buscando algo más de espacio, la única solución es desplazarse hacia la periferia. Una opción que no suele gustar a los barceloneses, que tienden a primar la ubicación o el arraigo a un barrio. Por entre 675 y 800 euros es posible arrendar pisos de hasta 85 metros cuadrados en casi todos los barrios de Nou Barris, donde esta franja representa casi la mitad de su oferta. En el caso de Horta-Guinardó supone una cuarta parte de sus anuncios, concentrados en el Carmel y el Guinardó.  Los escasísimos pisos por menos de 700 euros se concentran allí. Por 680 se puede aspirar aún a 60 metros cuadrados y dos habitaciones. Por ese precio en el resto de la ciudad llegan a anunciarse estudios de 12 metros cuadrados.

Entre una treintena de pisos (sobre el 8% del total) a menos de 800 euros en Sants-Montjuïc, abundan también los minipisos o sin ascensor o los ubicados en la Zona Franca. En Sant Andreu son una parte, en especial en el Bon Pastor, donde hay opciones hasta de unos 70 metros.

También es revelador que más de la mitad de los pisos en alquiler en la ciudad se anuncien a partir de 1.500 euros al mes. El Eixample es el distrito con más cartera de arrendamientos, pero dos terceras partes de su oferta están por encima de ese precio.

La Barceloneta lidera el precio por metro cuadrado

Los pisos de alquiler más caros de Barcelona se sitúan en Sarrià-Sant Gervasi, una parte de Les Corts y la Dreta del Eixample. Pero por precio el metro cuadrado el que resulta más desorbitado es el barrio de la Barceloneta, donde un informe de Idealista.com (única fuente que analiza la evolución mensual cada trimestre por barrios) lo situó el pasado junio en 22,5 euros el metro cuadrado, pese a haber registrado una significativa reducción de un 3% interanual.  Por detrás está Sant Pere-Santa Caterina i la Ribera (20,8 euros), seguido a una décima por la Dreta del Eixample, y despúes por el Gòtic y la Vila de Gràcia. 

El estudio no ofrece datos de algunos barrios de los distritos no centrales, ya que si la oferta anunciada no es suficiente no se considera estadísticamente válida. Pero si se pone el foco en la evolución de las zonas disponibles, llama la atención que los barrios donde más han subido los precios en un año, por este orden, son Sant Genís dels Agudells-Montbau (en Horta), el Parc y la Llacuna del Poblenou, Diagonal Mar y el Front Marítim, el Baix Guinardó, el Poble Sec, la Maternitat-Sant Ramon (en Les Corts) y la Nova Esquerra del Eixample.