10 ago 2020

Ir a contenido

Barcelona roza la tragedia con 56 heridos en un accidente ferroviario

El convoy de Rodalies ha chocado contra el tope de la vía 11 de la Estació de França

Las cajas negras serán decisivas para averiguar si ha fallado el sistema de frenos o el conductor

Guillem Sànchez / Barcelona

Los equipos de emergencia atienden a los pasajeros heridos en el andén de la Estació de França.  / ALEX R. FISCHER

El aparatoso accidente ferroviario de la Estació de França que en la mañana de este viernes ha movilizado a todos los cuerpos de emergencia de Barcelona y ha activado a las autoridades catalanas y españolas se ha saldado sin ninguna víctima mortal. Sin embargo, el balance final de 56 heridos, tres de ellos de gravedad, da la medida de lo cerca que ha sobrevolado la tragedia a los pasajeros que viajaban en el convoy. 

El tren era de Rodalies, el 'R2 sud', que había salido a las seis de la mañana de Sant Vicenç de Calders (Baix Penedès) y a las 07.15 horas estaba entrado en la Estación de França. El conductor ya había iniciado la maniobra de frenada y los pasajeros se habían levantado del asiento para acercarse a las puertas de salida de los vagones. Pero el convoy, por causas que todavía se desconocen, no se ha detenido a tiempo y ha chocado contra el tope de la vía 11.

El efecto acordeón ha provocado que los vagones se agolparan y que el pasaje entero, la mayoría de pie, cayera al suelo. Debido al impacto, muchos de los viajeros han salido despedidos hacia delante y se han lastimado contra los agarres, los asientos o directamente al chocar entre ellos. Aunque el tren se desplazaba a poca velocidad, el golpe ha sido brusco. 

Eficaz despliegue de emergencias 

Los cuerpos de emergencia llevan meses formándose para activar el protocolo AMV (Accidente con Múltiples Víctimas), debido al contexto de alerta por terrorismo yihadista. El accidente de la Estació de França ha servido para llervar la teoría al terreno práctico. En cuanto han empezado a hervir los teléfonos del 112, se ha dado la orden a los principales hospitales de la zona para que se preparan para recibir heridos.

Las imágenes captadas por pasajeros que han presenciado el accidente muestran a bomberos, técnicos el SEM, agentes de la Guardia Urbana y de los Mossos d'Esquadra repartiéndose para atender a todos los heridos.

Tras el choque, las puertas del tren han permanecido cerradas durante dos o tres minutos. Al abrirse, los afectados han salido al andén conmocionados por los golpes, con brechas en la cabeza y heridas en las extremidades. Los primeros auxilios han llegado enseguida y los sanitarios han atendido a los usuarios por orden de gravedad.  

Pie de foto / AUTOR FOTO (FUENTE)

Hubiera podido ser un percance "desastroso", ha reconocido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, valorando la suerte de que se haya saldado el incidente sin ningún muerto. El susto ha provocado incluso que dialogaran los presidentes Carles Puigdemont Mariano Rajoy. El jefe del Gobierno español ha llamado al 'president' para interesarse por lo sucedido y el catalán le ha reconocido el gesto a través de su cuenta particular de Twitter. 

Investigación en marcha

Se trata de un tren relativamente nuevo que había pasado la última revisión el pasado 18 de julio. La carrocería del convoy, además, según remarcan fuentes policiales, ha funcionado correctamente al arrugarse para absorber la fuerza del impacto. El conductor, sin embargo, ha quedado aprisionado dentro de la cabina y ha sido liberado gracias a los bomberos. Presenta una contusión en el tórax.

El tren ha entrado en la estación iniciando la maniobra de frenada. Lo que significa que el conductor pilotaba manualmente, explican fuentes de Renfe. Pero esto no remite obligatoriamente a un fallo humano, avisan las mismas fuentes. 

Agentes de la Divisió de Transport de los Mossos se han hecho cargo de una investigación que instruye el juzgado número 11. Este viernes le han tomado declaración al conductor, que ha dado negativo en la prueba de alcoholemia y drogas. Los policías, con la ayuda de un dron, han filmado desde el aire la trayectoria que ha seguido el empotramiento de los vagones. La policía científica, por su parte, se ha hecho cargo de la inspección ocular. Los Mossos avisan de que las conclusiones definitivas sobre la causa del accidente tardarán días en llegar. 

Este mediodía se han volcado los datos de los dos cajas negras que llevaba el tren y se analizarán durante los próximos días. Los investigadores también le echarán un ojo a la actividad que presentaba el teléfono móvil del conductor en el instante del impacto. Esta información resultará decisiva para saber si ha fallado el tren o si se ha despistado el conductor, un hombre de 31 años con siete años de experiencia.